Panamá,25º

18 de Nov de 2019

Cine

Otro intento de conquista

Home es una dulce historia que narra las intensiones de un grupo de extretarrestres por hacer del planeta Tierra su hogar

Las historias de conquista o visitas extrarrestres no son nuevas, de hecho por décadas. Uno de los personajes más famosos de los años 80 es el adorable E.T, el personaje del filme de Steven Spielberg que es olvidado por su nave y que se encuentra solo en la tierra, lleno de temores. Ya en un tono más agresivo, pero también de aquella época, John Mc Tiernan presenta en el 87 Depredador, con Arnold Schwarzenegger. Hoy Tim Johnson, de la mano de Estudios DreamWorks, presenta Home, una cinta animada llenada de ternura.

Como es común en los largometrajes para niños, la historia resalta valores importantes como la amistad y el amor por el prójimo. Fue justo la atención que le prestaban los hijos de Tim al libro The true meanning of Smekday, lo que lo hizo llevar a una adaptación de ese guión original a la pantalla grande.

Home se desarrolla a través de las experiencias de Oh y de Tip. Oh es parte de la equipo de Boov, que acaba de aterrizar en nuestro planeta y encuentran aquí un lugar perfecto para vivir. Mientras que Tip es un joven que trata de encontrar a su madre que ha sido exiliada por los Boov.

Entre terrícola y extraterrestre surge una amistad, pese a las diferencias de sus entornos y de las posiciones de los grupos a los cuales pertenecen. Aunque Oh es un chico listo y trabajador, tiene en sus adentros esos deseos de entablar un vínculo más cálido con sus similares, situación que no logra, pues su sociedad se concentra en la faena y son individualistas. Por su parte Tip tiene un gran vacío por la ausencia de su madre y así mismo está llena de dudas y de inseguridades. Y es así como —por encima de sus diferencias— Tip y Oh logran sostener su amistad y llenar esos vacíos que los invaden.

El filme resulta divertido y fuera de lo usual, ya que los Boov no utilizan la fuerza ni la violencia para conquistar a los humanos. Es decir, lo hacen por las buenas y con una gran sonrisa. Incluso, el líder es un cobarde, que le pide a las personas que se vayana a una colonia adecuada para ellos. De esta forma los Boov se quedan con el resto del planeta y con las casas de hombres y mujeres. También es cómico ver a los extraterrestres utilizar de forma inadecuada las artefactos humanos y hasta considerarlos inútiles, por lo cual los desechan.