Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Cultura

Educación: fallos y aciertos

MADRID. A continuación unas simples reglas. . ESTO SÍ

MADRID. A continuación unas simples reglas.

ESTO SÍ

-Ponle normas y asígnale obligaciones acordes a su edad, para que tenga límites y para que el mismo adquiera responsabilidad.

-Comparte juegos con él, para que no se sienta solo y para enseñarle reglas sociales (esperar turno, ganar y perder...).

-Fomenta su encuentro con niños (actividades extraescolares, visitas, parque...) para que sepa relacionarse, compartir, pactar, defenderse..

-Déjale tomar decisiones y ayúdale a afrontar los retos que se proponga, para que tenga éxito. Acepta y respeta sus defectos y sus fallos.

-Cómprale juguetes para jugar solo (construcciones, muñecos...) y enséñale cómo hacerlo. Aficiónale a la lectura, leyéndole, y a todas las tareas creativas.

-Es normal que pida cosas, no le riñas por desearlas, pero ponle siempre una condición para que las gane con su propio esfuerzo.

-Si algo sale mal, resalta su acierto, no su error. Así tendrá autoestima y no se desanimará. Recuerda que solo es un niño.

ESTO NO

-No dejes que haga lo que quiera (creerá que no le importas) o que no haga nada (no se sentirá útil). Consentirle no es amarle.

-Evita ser muy absorbente con él, no le interrumpas cuando juegue a su aire y facilítale la relación con otros familiares para que sea más independiente.

-Que no esté siempre con adultos. Y cuando juegue con niños, dale libertad y, salvo si es necesario (si un mayor le pega), no trates de merdiar en sus disputas.

-No le controles todo el tiempo (no te manches, no toques, te vas a hacer daño...). No hagas por él lo que puede hacer solo y no le exijas la perfección.

-Limita el tiempo que pasa viendo la tele o jugando a videojuegos. Al no tener un hermano con quien jugar en casa, es más fácil que caiga en el exceso.

-No le compenses por no tener hermanos dándole todos los caprichos materiales; sino se volvería un niño caprichoso y consentido.

-Necesita tus elogios, pero ten cuidado: si en vez de decirle «lo haces bien», le dices siempre «eres el mejor», será un engreído. ©El PAÍS INTERNACIONAL.SC