Temas Especiales

08 de Aug de 2020

Cultura

Expovino, una ventana comercial

Mas allá del éxito de la feria, hay que valorar que ya se llevan trece ediciones marcadas, todas ellas por asistencia masiva de público ...

Mas allá del éxito de la feria, hay que valorar que ya se llevan trece ediciones marcadas, todas ellas por asistencia masiva de público que acude a la cita anual a probar vinos para el consumo. Si bien es cierto que no se presentan súper vinos es una gran oportunidad para probar vinos de precios módicos, los conocidos como vinos de mesa o de diario que a la postre son los más vendidos en volumen en el mercado. Esta ventana comercial para los distribuidores locales hace que los vinos de gran consumo sean conocidos por la inmensa masa de compradores locales haciendo de esta feria un escaparate de lo que es el mercado nacional en el rubro vinos.

Lo inmenso de la feria es que además es socialmente conocida porque los beneficios económicos obtenidos de la venta de la copa suvenir se donan al Vicariato del Darién para que a través de sus programas se ayude a los muy necesitados darienitas. En definitiva, hay dos grandes beneficiados con Expovino los darienitas y los consumidores locales, unos por los aportes económicos y otros por la oportunidad de probar los vinos que podrán consumir en la comodidad de sus casas y en los establecimientos que los vendan. Pese a ello, la feria se encuentra anualmente a punto de extinguirse unas veces por la mezquindad de las autoridades encargadas de administrar Atlapa, otras por la falta de apoyo de los distribuidores locales, que después de todo son los que van vender en el mercado los vinos. Así pues, como cada año no sabemos si habrá próxima edición por falta de ganas de los organizadores, no será ahora falta que la nueva dirección de Atlapa y los distribuidores locales muestren el interés necesario para que la feria se lleve a cabo con el mismo éxito que estos últimos años.

Los organizadores sentimos falta de apoyo, pero no cejamos año a año en luchar para buscar la manera de hacer posible la feria, cada vez nos cuesta más y más, pero al final lo logramos, y prueba de ello son los 13 años que celebramos con esta edición, sin más beneficio que el cumplir con los preceptos de nuestra fundación: dar a conocer el vino y sus virtudes a la sociedad panameña para que el vino forme parte de la cultura individual de cada uno de nuestros ciudadanos, por el bien de su salud y de la cultura. Los esfuerzos se pagan, después de críticas, problemas, discusiones más o menos acaloradas, desayunos, llamadas telefónicas interminables, ceder y ceder a presiones, tenemos por fin que celebrar que un año más hemos hecho la feria Expovino y ha sido un éxito compartido por muchos de los panameños que la visitaron durante el fin de semana pasado.