Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Cultura

La imagen extrema

No me refiero exactamente a algo extremo, sino más bien? a la extremidad. O extremidades. Manos y pies? veamos un episodio de cinco minu...

No me refiero exactamente a algo extremo, sino más bien? a la extremidad. O extremidades. Manos y pies? veamos un episodio de cinco minutos en la vida de una mujer espectacular? casi: Vas manejando y repasas: hoy tendrás la gran reunión anual de Junta Directiva. Almorzarás en un elegante restaurante.

Seguirás toda la tarde en reuniones y finalizarás con un cóctel en el mejor lounge. Estás preparada. Un bello peinado, maquilaje profesional; traje sastre impecable, son tus colores, tu sonrisa es hoy más linda que de costumbre: encantadora. Los accesorios son ideales. Oh, nooooo.

Te bajas del automóvil en el edificio de las oficinas principales, ya son las 8 y media y ves con horror que olvidaste tus manos, no tienes manicura, el esmalte se saltó en los meñiques, y no podrás usar tus sandalias en la noche porque tus pies están peor aún.

Que no te pase. Reglas: no te comas las uñas; no las lleves demasiado largas en las manos ni muchísimo menos en los pies; usa por lo menos brillo; siempre ten una lima de uñas en la cartera y quitaesmalte en la oficina; la manicura francesa úsala con beige, no con rosa; si te gustan los colores oscuros, lleva en tu bolso el frasco de esmalte o quitaesmalte porque es mucho mas obvio cuando se descascara; las uñas redondas dan impresión de manos largas y estilizadas, las cuadradas no tanto; las unas de los pies deben estar pintadas siempre preferiblemente, y deben estar cortadas a ras del dedo; evita medias lunas y fantasía; esmaltes nacarados nunca se ven finos; usa las manos al hablar e interactuar, te ayudan a expresarte y proyectan seguridad y expresividad.

Comerse las uñas. Se ha elaborado mucho al respecto. Tiene connotaciones psicológicas, se ve mal, nos hace tener algo de vergüenza por el aspecto de nuestras manos.

Mas allá de esto, debo decir por experiencia propia dos cosas: SI es posible dejar de comérselas, es cuestión de ¡Decisión! Una decisión real y definitiva, enfocada y disciplinada. ¡Vale la pena! Lucir unas manos arregladas y sanas, con uñas bien cortadas y limadas es un signo de salud, higiene y estilo.

No olvidemos la cantidad de gérmenes que habitan en la boca. Morderse o comerse las uñas es hasta arriesgado en nuestros tiempos. Toma la decisión y ten unas manos bellas y bien cuidadas.