Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Cultura

Enlaceentre edades

U na de las tantas relaciones enriquecedoras que se pueden formar dentro del vínculo familiar es la que se genera entre nietos y abuelos...

U na de las tantas relaciones enriquecedoras que se pueden formar dentro del vínculo familiar es la que se genera entre nietos y abuelos. Por su gran conocimiento y apoyo, éstos tienden a ser considerados como segundos padres del niño.

Entre risas, historias y juegos, con su sabiduría y experiencia transmiten enseñanzas de vida que quedan plasmadas en las mentes y corazones de sus nietos; y lo más probable es que también éstos la transmitan a su descendencia. En la mayoría de los casos, debido a su prudente edad los abuelos tienden a ser personas pacientes y tolerantes.

Para la psicóloga clínica Caroline Jane Cooke los abuelos debido a que forman parte de la generación anterior de sus nietos se convierten en roles modelos y portadores en la familia de su historia y sus valores. Iluminan el camino de sus hijos, nietos y bisnietos brindándoles su amor y apoyo.

Por su parte, los estudios afirman que en ciertas etapas de la vida de las personas se presenta una necesidad especial de relacionarse con otras de una determinada edad. Por ejemplo, los abuelos y los nietos. Han descubierto que entre ambos se origina un complemento perfecto de necesidades conforme con sus talentos y recursos.

En general, los abuelos se vuelven locos por sus nietos, y más cuando son primerizos. Es como si vieran a sus hijos volver a nacer. Tratan de que exista un mejor trato con los nietos por las experiencias buenas o malas que pudieron haber tenido con sus hijos, de modo que no se repitan.

Se ha descubierto que la relación entre abuelo-nieto puede tener efectos duraderos muy positivos. “Entre las cosas que los nietos aprecian de sus abuelos, según estudios que se han realizado en este aspecto, se puede destacar que debido a que los abuelos son la historia de la familia, ayudan a los nietos a descubrir su propia identidad en un contexto más amplio; asimismo como son mentores y maestros se convierten en ‘los héroes’ que los niños buscan para imitarlos después. Por otro lado, de vez en cuando a los niños les gusta tener una nueva audiencia, es allí donde los abuelos se convierten en compañeros de juego de sus nietos”, explica la psicóloga clínica.

Cabe destacar que, a pesar que los abuelos transmitan valores importantes a sus nietos, ellos no tienen la responsabilidad de educarlos. Esta labor corresponde en su totalidad a los padres del niño. Por ende, conviene establecer una clara distinción en lo papeles de los padres y de los abuelos con relación a los niños.

Como en toda familia, es común que se presenten ciertos cambios y como consecuencia ante esta situación es muy probable que abuelos puedan sentir alguna pérdida en cuanto a su posición. Algunas situaciones como los suegros y otros abuelos forman parte del grupo, “la llegada de todos los parientes tanto de sus hijos como de la pareja, crean que los abuelos tengan que encajar y llevarse lo mejor posible con los otros parientes nuevos. Tampoco es de sorprenderse que se originen tensiones aún dentro de las familias más tranquilas, por ende los abuelos pueden sentirse un tanto confundidos en sus roles.

Se puede concluir diciendo que es posible que se produzca una unión maravillosa entre la primera y la tercera generación, debido a que ambos se necesitan para recibir y dar amor.