Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Cultura

El lavado del cabello

L o primero que se debe considerar es la temperatura, la ideal debe ser tibia, es decir, ni muy caliente ni fría totalmente, porque si u...

L o primero que se debe considerar es la temperatura, la ideal debe ser tibia, es decir, ni muy caliente ni fría totalmente, porque si utilizas el agua muy caliente se resentirá la fibra queratínica del cabello.

Al elegir un champú, uno de los errores más comunes es adquirir uno de acuerdo con la recomendación que nos haya hecho alguien, no debemos olvidar que cada cabello es único y aunque puede tener algunas similitudes con otros, esto no significa que necesite que le aportemos lo mismo, por lo que debemos elegir un champú adecuado para cada tipo de cabello. Para ello debemos valorar el cabello, si es seco, graso, si es teñido, etc.

Lo ideal es que un experto evalúe el cabello y entonces recomiende el champú más adecuado para el mismo.

Para lograr un buen lavado es aconsejable aplicarte un champú, lavar y enjuagar, volver a aplicar el champú y realizar un lavado más profundo, realizando un suave masaje con la yema de los dedos de forma circular sobre el cuero cabelludo (esto es muy beneficioso para activar la circulación sobre el folículo capilar). Después del enjuagado, es aconsejable aplicar una mascarilla o tratamiento que no se tenga que enjuagar.

Estos tratamientos aportarán hidratación, protección contra el medio ambiente y, según la composición, irán reparando las cutículas.

En el mercado existen varias marcas de productos para este propósito y un profesional te puede explicar todas las opciones con las que puedes contar.

Cuando el cabello está maltratado por las condiciones ambientales como el sol, la lluvia, la contaminación o por planchas, pinzas calientes, procesos químicos de coloración y decoloración es importante prestarle un poco más de atención y cuidado.

Muchos de estos casos se pueden evitar, pero las modas imponen, por lo que es mejor proteger el cabello y en tal caso reparar el daño o maltrato ya hecho.

Sin importar cuál pueda ser la causa, generalmente puedes lograr que luzca mejor de lo que está en el momento o, mejor aún, recuperarlo gradualmente.

Existen champús, productos y tratamientos intensivos que te pueden ayudar a reparar el cabello maltratado, hasta un cierto grado, generalmente son productos que contienen polímeros, los cuales construyen una fina película sobre el cabello, reparando los daños y devolviéndole la uniformidad al mismo, recuperando el aspecto de su cabello sano, su brillo y color.

Si este fuera su caso, además de aplicar un champú adecuado, sería necesario realizar una combinación de tratamientos a nivel profesional para recuperarlo y mantenerlo sano y hermoso.