03 de Dic de 2022

Cultura

Una mirada sobre el glaucoma

Durante la Semana Mundial del Glaucoma (7-13 de marzo), Centroamérica unió fuerzas para aumentar la conciencia sobre las consecuencias d...

Durante la Semana Mundial del Glaucoma (7-13 de marzo), Centroamérica unió fuerzas para aumentar la conciencia sobre las consecuencias de la pérdida de visión como resultado del glaucoma y su impacto en la vida diaria de los pacientes. De acuerdo con las investigaciones, los ejemplos de las actividades diarias que pueden dificultarse para los pacientes con glaucoma incluyen conducir, localizar objetos, subir y bajar gradas y reconocer los rostros. El glaucoma también puede causar que caminen más despacio, caigan y eviten conducir en situaciones difíciles, lo que puede impedir a los pacientes mantenerse al mismo nivel de libertad del que gozaban antes del diagnóstico de su enfermedad.

“Según la Academia Americana de Oftalmología el glaucoma es una neuropatía óptica multifactorial esto quiere decir, que el paciente sufre un daño a nivel del nervio óptico por múltiples causas entre ellas, la más importante, el aumento de la presión intraocular, que se manifiesta como una pérdida del campo visual periférico, pudiendo llegar a tener una ceguera irreversible. En otras palabras, le roba la visión de manera gradual”, afirma el glaumatólogo Roberto Dam. Además, el glaucoma puede llevar a la ceguera, pero la buena noticia es que con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la visión.

¿Cuál es el impacto y de qué actividades se priva una persona con esta anomalía? Un paciente con un glaucoma con daño leve y moderado puede realizar sus actividades normales diarias, pero en ciertas profesiones como por ejemplo: un piloto o un boxeador necesita muy buena visión periférica para poder ver otros aviones o un gancho respectivamente. En los casos de un glaucoma severo el paciente puede tener dificultades para deambular, puede tropezarse con objetos fijos, o personas que se encuentren a los lados.

Señala el especialista que el glaucoma no tiene cura, pero existen tratamientos para controlar la enfermedad. El tratamiento primordial es a base de la reducción de la presión intraocular. Para esto se utilizan medicamentos oculares tópicos que disminuyen dicha presión, llevándola a valores más seguros para deterner el daño. Si el tratamiento médico no logra detener el daño por glaucoma o llevarlo a presiones saludables, el paciente puede requerir algún tratamiento ya sea laser o quirúrgico, realizado por un glaumatólogo.

Es importante recalcar que las personas con mayor riesgo de desarrollar glaucomas son los mayores de 60 años, hispanos de edad avanzada, personas de ascendencia africana, los parientes de personas con glaucoma, las personas con miopías y diabetes, o quienes hayan usado esteroides oculares utilizadas de manera prolongada. Sin embargo, Dam recomienda que las personas con mayor riesgo de desarrollar glaucoma, sobre todo los de ascendencia africana mayores de 35 años y todas las personas mayores de 60 años, se hagan un examen ocular con la pupila dilatada cada uno o dos años.

Situación del glaucoma en Panamá.

“En Panamá no contamos con estudios de incidencia o prevalencia del glaucoma. En los estudios a nivel internacional se menciona que puede ser la prevalencia, o sea, los casos que existe en la población general que van de un 2% a 4%. Se sabe que los pacientes de raza negra, tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir de glaucoma. A mayor edad, hay más probabilidad de sufrir de glaucoma de ángulo abierto”, finaliza el especialista.