Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Cultura

El erotismo y las pulgas

n una breve conversación con Facetas, Guillermo Ledezma Bradley, escritor y columnista, habló de su reciente obra erótica ‘Memorias de ...

n una breve conversación con Facetas, Guillermo Ledezma Bradley, escritor y columnista, habló de su reciente obra erótica ‘Memorias de una pulga’, que será presentada la próxima semana en el marco de la VI Feria Internacional del Libro.

EN UN PAÍS Y UNA ÉPOCA DE ACONTECIMIENTOS SOCIALES TRASCENDENTALES, ¿POR QUÉ UNA NOVELA ERÓTICA?

Estoy de acuerdo en que todo intelectual debe estar comprometido con las reivindicaciones sociales. Refiriéndome a Memorias de una Pulga, creo que es injusto clasificarla como erótica, sólo porque en sus páginas haya sexo; la obra –que tiene aproximadamente 400 páginas- solamente dedica una tercera parte al sexo (y lo hace didácticamente). Las otras tres cuartas partes relatan un viaje científico que ocurrió en el siglo XVIII, con abundante información de la cultura universal.

ALGUNOS CRÍTICOS ASEGURAN QUE ESTAMOS ANTE EL NACIMIENTO DE UN NUEVO GÉNERO LITERARIO. ¿QUÉ OPINA COMO AUTOR?

Le dejo esa tarea a los críticos. Yo escribí una novela con pasión, tratando de que cada línea trascendiera lo mundano. Es cierto que en ella cada situación atrapa al lector para atraerlo hacia el conocimiento, pero eso no es diferente en otras artes o la propia realidad; depende de quién lee y quién vive. De allí a que yo haya querido fundar un nuevo género literario hay una distancia artística que no me atrevo a imaginar. Y en todo caso, habiendo un género erótico de amplia difusión, ¿cómo le llamaríamos a éste?

¿NO TEME TITULAR ESTA NOVELA CON EL MISMO NOMBRE DE LAS DOS ANTERIORES? ¿QUÉ PASA CON EL PLAGIO?

Yo pongo bien claro que es el Tomo III. Las otras dos novelas son anónimas, y del siglo XVIII. Me gustaría que sus autores pudieran demandarme, porque así sabríamos quiénes son. Ellos escribieron dos novelas pornográficas para llamar la atención y burlarse de una sociedad con instituciones que aparentemente se ajustaban a códigos éticos rígidos, pero cuyos representantes pugnaban en sus intimidades por satisfacer los deseos sexuales más inconfesables. Me alegra poder firmar mi obra... hoy; pero no niego que me hubiera gustado el reto de firmarla en el siglo XVIII.

SECRETOS PARA EL AMOR.

¿Para el amor o para el sexo?

PARA AMBOS.

Para el amor, ser auténticos y honestos. Para el sexo, creativos y respetuosos; ayuda mucho conocer la anatomía sexual, derrumbar mitos.

¿MITOS CÓMO CUÁLES?

El tamaño del pene, las fantasías sobre el clítoris, el punto G, las posiciones. Muchos mitos.

TAMAÑO DEL PENE, PUNTO G, EL CLÍTORIS, POSICIONES… ¿CÓMO ASÍ?

En la novela digo que la hembra no mide el tamaño del pene con sus manos, sino en las palabras que el hombre le dice al oído. Igual pasa con el punto G: las mujeres lo tienen en el oído, no dentro de la vagina. Y sobre el clítoris, en griego significa pequeña montaña, pero es la más difícil de escalar; solamente se deja cautivar de la mano respetuosa. Y las posiciones… bueno, únicamente sirven cuando son sexualmente satisfactorias para ambos.

¿CUÁNDO SE PRESENTARÁ LA NOVELA?

Está en la imprenta y debe estar lista en los próximos días. Se presentará en OZ, durante un happening el viernes 27 de agosto, a las 7 de la noche, como parte de las actividades que se realizan en torno a la 6ª Feria Internacional del Libro de Panamá. Lamentablemente no pudimos hacerlo dentro de ATLAPA, porque el montaje y duración del happening superaba el espacio de tiempo que nos ofrecía la Cámara Panameña del Libro.

¿OTRAS OBRAS?

Memorias de una Pulga es una obra colada, que no hizo fila, y que es producto de un reto amical. La escribí en el año 2005 para que la leyeran los amigos, sin ninguna pretensión literaria ni editorial; si ha visto la luz ha sido por una complicidad literaria de esos mismos amigos, que al final lograron el objetivo de que otros la leyeran.

O SEA, HAY OTRAS OBRAS.

Sí, y si las menciono no es para comprometerme a escribirlas, sino para resaltar que uno cree que puede contra lo inusual, vivir programándose y caminar de espaldas a los asombros, pero no. Memorias de una Pulga, Tomo III, nunca estuvo en una lista, como otras obras que ya terminé de pensar: La Especie Inconfesable y Cuentos de Peñoncito. Esta última obra cautivó todo mi amor, principalmente porque dice cuánto amamos a nuestros padres mis hermanos y yo.

¿ALGO MÁS?

Mucho; pero es suficiente -para empezar- el compromiso con la cultura y el conocimiento, y mejor si ellos nos cautivan danzando sobre la piel erotizada de una mujer... o dicho con más propiedad, de la pareja.