28 de Nov de 2021

Cultura

Durante el embarazo se puede perder un diente

PANAMÁ. Las mujeres en el período de gestación se encuentran más propensas a sufrir de problemas dentales, como la caries o inflamación ...

PANAMÁ. Las mujeres en el período de gestación se encuentran más propensas a sufrir de problemas dentales, como la caries o inflamación de las encías, debido a los distintos cambios morfológicos propios del embarazo y la hipersensibilidad que afectan en el área bucal como a distintas partes del cuerpo. Existe la creencia de que en cada embarazo se pierde un diente debido a que el feto jala su calcio, pero es falso. ‘Durante el período de gestación existen las condiciones bucales ideales para una mayor actividad cariosa. El cambio en la composición de la saliva, las náuseas, los vómitos, la frecuencia en la ingesta hacen propicia la desmineralización del tejido dentario, favoreciendo que las bacterias encuentren este medio ácido y empiecen la formación de la caries’, explica la odontóloga Carolina Ramírez. Cuando se detecta la presencia de la caries, esta se debe curar ya que es una enfermedad infecciosa. ‘En esta etapa, las gestantes sufren transformaciones hormonales, en la saliva, los microorganismos de la cavidad bucal y la dieta entre otros factores. Esto hace propicio que se presenten las enfermedades en la cavidad bucal, el tejido dentario, los tejidos de soporte y sostén, que son los más vulnerables en ser afectados’, dice la experta.

Los cambios más frecuentes y marcados radican sobre el tejido gingival, dando lugar a la llamada gingivitis del embarazo, ‘padecimiento que se caracteriza por una encía aumentada de tamaño, de color rojo y que sangra con facilidad; también al granuloma del embarazo, que es otra alteración del tejido gingival ante la presencia de irritantes locales’, dice.

En el segundo mes de gestación comienzan los síntomas y signos inflamatorios, que se mantienen o aumentan durante el segundo trimestre, llegan al máximo al octavo mes, descienden durante el último, y remiten después del parto. Todas las fases de la vida de una mujer conllevan muchos cambios. ‘El tener una buena salud oral contribuye a tener un bienestar en general. La mujer merece un cuidado especial, un buen cepillado, el uso del hilo dental, una dieta equilibrada en el control periódico le va a permitir mantenerla en un buen estado’.

Para controlar y disminuir la presencia de estas enfermedades durante el embarazo es importante el control odontológico, los ginecólogos son los encargados de indicar a la gestante que debe hacer una consulta dental, para de esta manera lograr una salud bucal adecuada.

‘Las embarazadas pueden realizarse una limpieza bucal tranquilamente’, concluyó Ramírez.