Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Cultura

¿Influye en exceso la música en los jóvenes?

PANAMÁ. La música interpreta y d efine la vida para los adolescentes. Sugiere respuestas apropiadas y legítimas a las distintas situacio...

PANAMÁ. La música interpreta y d efine la vida para los adolescentes. Sugiere respuestas apropiadas y legítimas a las distintas situaciones, problemas y oportunidades con los que se enfrentan. La música está muy bien preparada para proveerles de la información que necesitan. Están aprendiendo, aún cuando aprender no es la razón principal por la que escuchan música.

OPINIÓN DE EXPERTOS

La música es una disciplina que siempre se ha relacionada con el área intelectual, así lo explica la psicóloga Caroline Jane Cooke.

‘T anto la música como el canto siempre ha jugado un papel muy importante en el aprendizaje y la comunicación de la cultura. Los niños aprenden de los roles modelos de lo que ven y escuchan’ afirmó la psicóloga.

Según explica la especialista, en los últimos años la televisión en algunos niños, le ha ayudado porque a través de la mezcla de palabras, música y la animación han logrado el aprendizaje. De hecho hay niños discapacitados que escuchan música y es un complemento muy eficaz para su desarrollo.

EDAD MUSICAL

Se ha calculado que entre los 12 y los 17 años los adolescentes escuchan música durante 10 mil 500 horas, un tiempo solo ligeramente inferior al transcurrido en el colegio. Al contrario que la televisión, que a veces difunde programas culturales y está sujeta a cierto control por parte de los padres , la música esta a disposición de los adolescentes sin interferencias y una canción puede oírse tantas veces como se quiera.

A veces, la elección musical del joven puede ser un signo de alienación. Por ejemplo, Sandra K. Roe, investigadora de la Illinois State University, sostiene que existe una relación entre rendimiento escolar y preferencias musicales.

Según un estudio que realizó entre chicos de 11 a 15 años: los alumnos con buenas notas, comprendidos los pertenecientes a ambientes socioculturales desaventajados, prefieren un tipo de música más tradicional y se interesan menos por otros tipos, mientras que los que tienen un rendimiento escaso se identifican con música más agresiva y repetitiva, como antídoto contra los fracasos escolares.

Hay indicios, aunque no estén confirmados siempre por las estadísticas, de que los adolescentes que siguen la subcultura de alguno de estos estilos, corren mayor riesgo de ser toxicómanos o violentos.

¿DE QUIÉN ES LA CULPA?

Una preocupación que se presenta a toda aquélla persona que esté interesada en el desarrollo y crecimiento de los adolescentes es el delicado deterioro en los mensajes de alguna música.

‘Incluyendo algunos álbumes con éxito de ventas, los cuales son promovidos por las mejores y reconocidas empresas de música en el mundo con el único fin de llenarse los bolsillos’ comentó la psicóloga Cooke.

Así mismo lo explicó Martín Comas en su estudio, donde dice que en muchos países, la participación de la industria musical en la economía alcanza grandes proporciones, llegando a ser un pilar importante en varias naciones. Por esta razón, resulta lógica la preocupación por buscar, mantener y ampliar un mercado de consumidores . En este proceso, conocer y a su vez moldear, pero también amoldarse a las preferencias musicales de los jóvenes, tiene un papel imprescindible en las estrategias de las empresas. Para esto, los medios juegan un papel muy importante, ya sea para reforzar esta idea de que para pertenecer, es necesario tener, como también, para generar nuevos mercados, atribuyendo diferentes valores a la música, que son ajenos a ella.

UN ASUNTO DE HISTORIA

El escritor francés Paul Valéry afirmaba: ‘La música juega con nosotros, poniéndonos tristes, alegres, locos, pensativos; tomándonos a su voluntad más ardientes, profundos, más tiernos o más fuertes’.

Cada uno de los grandes pensadores de la historia le fueron dando un significado distinto a la música. Por ejemplo Aristóteles y Platón, en el siglo IV a.c., codificaron las virtudes terapeúticas que tiene la música. Estos filósofos la consideraban como una forma de higiene mental.

Pero en conclusión, estos historiadores llegaron a dos conclusiones, la primera es que ciertos tipo de música genera estados de relajación, otra clase provoca situaciones de estimulación.

Y la otra conclusión es que en la era contemporánea el ser humano necesita de la música tanto como de otros elementos vitales.

Al final de todo, solo se debe cuidar lo que se escucha y aprender a tener la madurez necesaria, como para no dejarse llevar por la letra de las canciones.