Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Cultura

Panamá y la primera cumbre de la gente

PANAMÁ. Se cerró la cumbre presidencial. Muchas cosas ocurrieron como se acostumbra en estos eventos. Pero en este evento en particular ...

PANAMÁ. Se cerró la cumbre presidencial. Muchas cosas ocurrieron como se acostumbra en estos eventos. Pero en este evento en particular ocurrió algo que para algunos pasó desapercibido: se promovió la participación ciudadana.

De forma paralela se llevó a cabo la cumbre de innovación ciudadana, con ejemplos de varios países donde se llevan a cabo procesos en los que el ciudadano es constructor de las políticas y garante de su cumplimiento.

Esto no es casual, el mundo esta lleno de ejemplos de ciudadanos que, por no sentirse representados por los gobernantes que eligieron, formaron grupos de interés para promover la participación más directa en los asuntos que les atañen de la esfera gubernamental.

Ser ‘ciudadano’ es una de tantas cosas que ha venido evolucionando en los últimos años, en parte empujado por el tsunami llamado ‘redes sociales’, que de una forma innovadora, ha empoderado a las personas y a equilibrado el poder de las plataformas comunicacionales.

Estamos viviendo el justo momento del cambio. La novedad pasó. Los mercados trataron de vendernos algunas cosas. Ahora comienzan a llegar las personas y organizaciones que de forma seria y bien pensada desean crear canales de interacción. Es apenas lógico que los gobiernos y los activistas sociales lleguen también.

Esta cumbre fue un excelente espacio para que muchos de estos ejercicios se encontraran, y sus gestores tuvieron la oportunidad de conocerse en persona, pues ya lo habían hecho hace tiempo en el ciberespacio. Estuve presente en varias de las sesiones y pude contrastar la diferencia de otros procesos parecidos. Una de las cosas más interesantes fue ser testigo de que, sin importar qué se imaginaron los promotores. Las organizaciones se conectaron y compartieron con su dinámica propia.

Los ciudadanos de hoy están conectados. Volver a la desconexión es imposible (o por lo menos muy difícil), por lo cual los entes estatales traten de fijar rutas puede ser algo complicado.

Las entidades de gobierno son ahora un jugador más. Deben ganarse un espacio como cualquiera, y esto en vez de ser un problema creo que es algo positivo. Lo que salga de este tipo de relaciones tendrá más posibilidades de crecer pues sera fruto de un consenso.

Creo que comenzaremos a ver este tipo de interacciones con mayor frecuencia, pues será la forma como los gobiernos trataran de tender un lazo con los nuevos ‘ciber-ciudadanos’. Será muy positivo y creará una nueva forma de pensar en el estado. Espero que nuestro país entré pronto en estas dinámicas. Si esto ocurre lograremos llamar al nuevo ciudadano a la participación y la colaboración.