La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Cultura

El último set de María Sharapova

Una mirada a la vida de una tenista de élite, que podría dañar su reputación en los próximos días. Pero ¿podría vivir sin el deporte blanco?

Maria Sharapova, la tenista número 7 del ranking de la WTA, fue suspendida provisionalmente por dar positivo en un reciente control de dopaje.

La sustancia utilizada sería el Meldonium, un medicamento soviético que se utilizaba para tratar enfermedades cardíacas en la Unión Soviética, y que incrementa la resistencia y la habilidad de recuperación.

Según la BBC, además, este medicamento protege contra el estrés y mejora la activación del sistema nervioso central.

Pero hace 10 años que Sharapova lo usaba, y no fue hasta hace poco que la Asociación Médica Americana (AMA) la puso en su lista de sustancias dopantes.

EL REVÉS

Justo cuando creíamos que Enrique Iglesias se llevaba a la última rusa ícono del tenis a inicios de los 2000, apareció Maria Sharapova.

Al spotlight saltaría en 2004, luego de ganar su primer Grand Slam. Con tan solo 17 años, vencería nada menos que a Serena Williams, convirtiéndose en la primera tenista rusa en ganar Wimbledon.

Después, sin cumplir los 20 años, se alzaría en 2006 con el Abierto de Estados Unidos, dejando en segundo lugar a la belga Justine Henin.

A partir de entonces vinieron un cúmulo de títulos. Y con ello las marcas deportivas, de coches y vestimenta que pagaban porque ‘Masha' las represente. Pero un escándalo de antidopaje mancha la reputación de cualquier deportista.

Nike Porsche y Tag Heuer fueron los primeros en suspender los contratos con la rusa. ‘Lo que quiero es que ustedes, mis seguidores, sepan la verdad de los hechos', diría Sharapova en conferencia de prensa, explicando que había ingerido dosis bajas del medicamento, y recetado por su médico.

Así trataba de hacerle frente a la situación, pero cuando la imagen de un deportista es más grande que la persona que hay por dentro, todo el público parece estar de acuerdo con que se trata de un producto más, y que contratos van y vienen. Y, por supuesto, para una empresa una situación como la de Sharapova no es solo poco atractiva, sino también infecciosa.

HAZ FAMA

Sharapova había estado otra vez envuelta en polémica cuando sus colegas calificaban de ‘molestos' y ‘muy ruidosos' los gritos que suele lanzar la rusa en el preciso instante en el que golpea la pelota con la raqueta.

‘He sido la misma durante mi carrera', decía a la prensa. ‘Nadie que sea importante me ha dicho que cambie o que sea diferente'.

Los reflectores incluso han intentado meterse en los detalles de su vida personal. Como cuando se encendieron titulares por la ruptura con su novio el tenista búlgaro Grigor Dimitrov, luego de una relación de dos años.

Sin embargo, lo que hoy todos ponen sobre la mesa es la decisión que tomará próximamente la tenista de 28 años. ¿Dejará el tenis?

Un diario español indica que desde 2005, Sharapova ha generado ingresos por 8,3 millones de dólares, con lo cual podría retirarse si así lo decidiera. Además posee una tienda de dulces llamada Sugarpova.

Nacida en Niagan (Unión Soviética), un 19 de abril de 1987, Sharapova mide 1.88 metros de altura y pesa apenas 59 kilos. Ha sido hasta ahora una de las llamadas ‘deportistas de élite', por la que varias marcas han peleado, y hasta hace poco sostenía el título de la atleta femenina mejor pagada, pero hoy enfrenta su partido más difícil.

BIENES RAÍCES

En total ha obtenido 35 títulos en su carrera, incluyendo una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, en la categoría individual del deporte blanco.

¿Qué ha hecho con el resto del dinero? Lo ha invertido, entre otras cosas, en patrimonio inmobiliario. Su habilidad no parece ser solo con la raqueta, sino también en los negocios.

A los 20 años pagaría 2,6 millones de dólares por una mansión en Longboat Key, Florida, que posee cuatro habitaciones, puerto privado y piscina.

Una compra parecida fue en Manhattan, en 2010, cuando compró por más de 3,3 millones de dólares, la cual vendió al doble cinco años después. ¿Importa realmente el dopaje en este contexto? No realmente, pero quedaría manchada por siempre la imagen de una tenista de élite.

==========

Quiere volver a las canchas

‘Estoy decidida a defenderme. Una información decía que fui avisada cinco veces sobre la inminente prohibición de la medicina. Eso no es verdad y nunca ocurrió', escribió en su cuenta de Facebook. Sharapova, de 28 años y ganadora de cinco grandes, colgó el mensaje el mismo día que entró en vigor la suspensión provisional que le impuso la Federación Internacional de Tenis (ITF). La siberiana acusó a algunos medios de comunicación de ‘distorsionar, exagerar o ser incapaces de informar exactamente sobre lo que ocurrió'. ‘No estoy buscando excusas por desconocer la prohibición', agregó.

‘Estoy deseando que llegue la vista de la ITF en la que recibiré mi expediente médico en detalle. Espero que me dejen volver a jugar', subrayó.

==========

Ha perdido más de 100 millones

Además de la suspensión deportiva, Sharápova ha recibido otra bofetada, ya que su escándalo de dopaje ha llevado a varias multinacionales a romper sus contratos publicitarios con la que fuera número uno del mundo. De momento, Nike, Porsche y Tag Heuer han abandonado ya a la deportista con más ingresos del planeta con 6,7 millones de dólares en premios, a lo que hay que sumar 30 millones por contratos y negocios personales. Mientras otras compañías como Head ha dado su apoyo a la rusa, lo que le ha valido no pocas críticas, y Evian se lo está pensado, la prensa ya ha cifrado las pérdidas de Sharápova en más de 100 millones de dólares.