Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Cultura

Renace el Parque 5 de Noviembre en Colón

Detalles sobre los trabajos de restauración completados recientemente en uno de los monumentos históricos de Panamá

El 5 de noviembre de 1942, inauguró en Colón, entre calle 6 y 7 de Avenida Amador Guerrero y Herrera, el parque diseñado por el arquitecto colonense Luis Antonio Cruz.

A lo largo de los años, el espacio de recreación fue perdiendo su esplendor inicial. Sus colores originales reemplazados, los elementos del parque —pérgolas, balaustradas, bancas o la concha acústica— se encontraban deteriorados, el asta de la bandera trasladado a otra ubicación y la fuente sellada. En su lugar se erigían los bustos de distintos próceres de la nación.

INVESTIGACIÓN DE RESTAURACIÓN

En julio de 2015 se dio inicio a las obras que llevarían a la restauración del parque, considerado Monumento Histórico de Panamá, para retornarlo a su estado original; una labor ejecutada por el Consejo Nacional de Desarrollo Sostenible (Conades).

La empresa PANCO, S.A., contratista que obtuvo el contrato mediante licitación pública comisionó a Decordanny Multiservicios los trabajos de restauración. Este equipo incluyó a Daniel J. Irumluig, el arquitecto Joel Ceras, el arquitecto restaurador Carlos Mateo y el restaurador Jesús Serrano.

Las fotografías históricas fueron buenas aliadas del equipo. A través de ellas se pudo determinar la configuración del parque en sus primeros días, con sus detalles.

Los colores, sin embargo, se escapaban de las imágenes antiguas. ‘Para determinar cuáles eran se raspó hasta encontrar el primer nivel de pintura', detalla Mateo. Se encontraron con que, históricamente, lo que hoy era blanco había sido amarillo, verde aguamarina y blanco.

A través de la investigación se conoció que en 1956 se había instalado una estatua de Simón Bolívar, el cual desplazó el asta original sobre la que ondeaba la bandera patria. Como parte de los trabajos de restauración, la base del asta se recuperó de la Calle 16 y se trasladó nuevamente al parque. El mástil desaparecido se tuvo que reemplazar con uno de altura aproximada.

Al año siguiente, en 1965, se colocaron algunos bustos de próceres en la esquina suroeste del parque. Según Ceras, su colocación sobre la fuente ocurrió después del Golpe de Estado de 1968, aunque sin certeza del año específico.

El contrato de restauración implicaba la reconstrucción de la fuente, sin el conocimiento de que esta aún se conservaba. Al comenzar a desmontar los bustos y excavar, el equipo descubrió los mosaicos de la fuente antigua que se escondían debajo.

CON RESPETO AL ORIGINAL

Una de las instrucciones para el equipo era restaurar con exactitud, respetando la tecnología utilizada en los años cuarenta de ser posible.

Esto se logró con la reconstrucción de las bancas, balaustradas y elementos decorativos. Se tomaron como molde los originales que se mantenían en buen estado y se hicieron todas las réplicas individuales requeridas.

‘Se hizo con el mismo sistema constructivo medio artesanal, porque no se trata de una

‘TODAS LAS QUE SE PUDIERON RESTAURAR SE RESTAURARON; ESA ES LA MÁXIMA DEL RESTAURADOR. PERO A VECES NO HAY MANERA DE HACERLO',

CARLOS MATEO

ARQUITECTO RESTAURADOR

producción en serie', indica Mateo, asegurando que no puede detectar la diferencia entre los elementos originales y los nuevos.

En el caso de las bancas, eran 97 en total. Al deteriorarse algunas, habían sido reemplazadas por alcaldes anteriores, pero con modelos distintos. Estas se retiraron y se colocaron nuevas con el modelo original. Otras solo requerían la restauración de sus patas o asientos.

En cuanto a las pérgolas, se restauraron hasta donde se pudo. No obstante, muchas de las vigas superiores tuvieron que reemplazarse por su grado de deterioro. ‘Estuvieron por mucho tiempo cubiertas por enredaderas que mantenían la humedad y el concreto estaba muy deteriorado', admite Mateo. ‘Todas las que se pudieron restaurar se restauraron; esa es la máxima del restaurador. Pero a veces no hay manera de hacerlo'.

RESCATE DE LA CONCHA

Una foto histórica revela a un personaje ofreciendo un discurso en un podio. En 2015 este ya no formaba parte de la concha acústica.

Como parte del proyecto, se logró construir uno nuevo con la geometría original, aunque de un material más resistente.

La tarima de la estructura también requirió de medidas especiales, pues la inspección reveló que no existía posibilidad de restauración: estaba a punto de desplomarse. Por las frecuentes inundaciones de Colón, el sótano era muy húmedo. Esto provocó los daños en la tarima y una serie de filtraciones en la concha.

‘Hicimos la tarima en concreto armado para protegerla de la humedad y le abrimos ventanas para ventilación', enfatiza el arquitecto restaurador.

Las luces originales de la concha, que tampoco funcionaban, fueron reemplazadas por iluminación LED.

FABRICACIÓN DE MOSAICOS

Un porcentaje de los mosaicos de la fuente habían desaparecido y se tuvieron que fabricar nuevos. Era complicado hacerlos con la misma técnica porque en Panamá no hay fabricantes de mosaicos de esas características.

Por cuestiones de tiempo, el equipo los fabricó en el parque, con una técnica similar. Le tocó replicar tres modelos: rombos, cuadrados y paralelepípedos; y tres colores. Estos se utilizaron no solo para la restauración de la fuente, sino también en el piso de las pérgolas. Con el tiempo, dice Mateo, cuando la climatología haga su efecto, será difícil diferenciar los nuevos de los antiguos.

PAISAJISMO DE ANTAÑO

La jardinería del Parque 5 de Noviembre estaba descuidada. Los árboles históricos no podían rescatarse por un informe de la Sinaproc que recomendaba su poda, pues corrían el riesgo de caerse.

Con un equipo de jardinería se recuperó el diseño del paisajismo, con plantones nuevos en los sitios originales.

‘La jardinería y las flores se ha tratado de hacer con un trabajo de investigación', dice Mateo. ‘A través de fotografías, los jardineros vieron qué tipo de planta se debía poner'.

Asimismo se hizo con cuatro diseños de estrellas hechos a base de flores. Estos aparecían en fotografías antiguas del parque desde las alturas, pero habían desaparecido y se volvieron a diseñar.