Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Cultura

Música para transformar vidas

El quinto Simposio Latinoamericano de Musicoterapia exploró la improvisación musical para mejorar las terapias de los pacientes

En el mundo de la música, la improvisación invita a soltar la creatividad y generar nuevas melodías.

Aquel concepto se ha traído a la musicoterapia, aquella en la que emplea la música para mejorar la calidad de vida de los pacientes que la utiliza.

Por tal motivo, el quinto Simposio Latinoamericano de Musicoterapia, que se realizó esta semana en el marco del Panamá Jazz Festival, dedicó parte de sus ponencias a la importancia de la improvisación musical en las terapias.

El musicoterapeuta canadaniense Colin Andrew Lee en su intervención sobre improvisación clínica, destacó la importancia de escuchar al paciente para seleccionar la música que utilizaran en la terapia y permitir que la persona experimente la música como la sienta.

Asimismo, Esteban Roa, musicoterapeuta del Centro de Musicoterapia de la Fundación Danilo Pérez, señaló lo positivas que han sido sus terapias con niños y niñas en el Hospital del Niños, Hogar Malambo y Ciudad del Niño, y con adultos mayores del Hogar de Ancianos San Pedro Nolasco.

Talia Girton, también del Centro de Musicoterapia señaló que han aumentado los clientes particulares del centro que buscan este tipo de terapias.

La razón es que a través de la música se pueden modificar patrones de conducta que pudieran tener un impacto negativo en la calidad de vida de los pacientes.

Es así que en el caso de los niños, la psicóloga Lucía Betello quiso hacer un estudio piloto de cómo la experimentación con música influía en el comportamiento de los niños.

En su ponencia ‘Efectos del entrenamiento musical en la conducta y bienestar emocional de niños entre 5 y 13 años', Bertello explicó que la carencia de estudios sobre la música y la psicología en Panamá y la región, motivó su investigación .

Aclaró que ella no buscaba estudiar los efectos de la musicoterapia como tal, sino el impacto de un entrenamiento musical en la vida de los niños. De hecho, se ha demostrado que hay un mejor rendimiento escolar cuando se usan recursos musicales en el proceso de aprendizaje.

Para su investigación tuvo el respaldo del INDICASAT-AIP y de la Fundación Danilo Pérez, con la intención cuánto influía la música en los problemas conductuales y emocionales de los niños.

Bertello analizó dos grupos: uno que recibió entrenamiento musical y otro que no, durante 11 semanas.

Los niños del primer grupo formaban parte del Programa Creativo Musical de la Fundación Danilo Pérez y que no habían tenido un acercamiento con la música previamente.

El segundo grupo se seleccionó que acuerdo a las características socioeconómicas de los niños que atendieron al curso.

Bertello identificó que entre las conductas de los niños estudiados estaban desafío a la autoridad, peleas, quejas por dolores de cabeza, ansiedad, retraimiento, conductas agresivas, entre otras.

El estudio de la psicóloga encontró que después de las 11 sesiones, los niños del programa mostraron una disminución en las conductas problemáticas.

‘La música es una herramienta para desarrollar ciertas habilidades en los niños y sirve para que puedan prevenir otros problemas. Creo que se hace importante que en las escuelas los niños estén más expuestos a la música y no disminuirles ese espacio', comentó Lucía Bertello.