Temas del día

28 de Feb de 2020

Cultura

El discurso urbano, entre arte e historia

La ciudad rinde homenaje a figuras que simbolizan distintos valores y momentos de la historia local y mundial

Desde tiempos remotos, los pueblos perpetúan la memoria de quienes se han distinguido en algún momento de la historia, llevándolos a la inmortalidad a través de un monumento, la mayoría de ellos, estatuas, que nos permiten mantener viva la imagen de aquellos cuya vida y logros fueron significativos para el país.

Algunos de ellos han sido preservados, otros han dejado atrás sus mejores años y lucen desteñidos, sucios y hasta deteriorados, sin poder exigir a sus custodios un mejor trato.

‘Los monumentos cumplen la función de narrar la historia, los hechos más relevantes de Panamá desde su fundación', señala Miguel Ángel Candanedo, director del Departamento de Filosofía, de la Universidad de Panamá (UP).

ESCULTURAS CONTROVERSIALES

‘CUANDO UN CIUDADANO PASA FRENTE A UN BUSTO O ESTATUA NO LE PONE ATENCIÓN A QUIÉN ES EL PERSONAJE, POR ESO ES NECESARIO HACER ACTIVIDADES ALREDEDOR DE LOS MONUMENTOS PARA HACER EDUCACIÓN'

EDUARDO FLORES

RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ

Sin embargo, ‘hay monumentos muy controversiales como el de Arnulfo Arias Madrid (ubicada en Balboa), una figura polémica desde su juventud. Desde su participación como gestor del primer golpe de Estado, el 2 de enero de 1931. Sus concepciones y políticas ideológicas son consideradas por algunos, fascistas', destaca Candanedo, al ser cuestionado sobre la oportunidad de los monumentos que se van acumulando en la ciudad y tras afirmar que este tema ‘tiene que ver con las preferencias'.

El filósofo y profesor de Historia considera que ‘así como hay bustos que representan a personalidades muy controversiales, igualmente el país tiene una deuda con algunas de sus figuras más representativas'.

‘Hay hechos históricos polémicos como el nacimiento de la República de donde han surgido diversos bustos. Debo aclarar que nadie discutiría el homenaje a Justo Arosemena', cuyo busto esta ubicado en los predios de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, dice Candanedo.

Pero ‘también hay panameños meritorios del siglo XIX, XX y XXI que hubiesen merecido un busto, por ejemplo Ricaurte Soler, Gil Colunje, y Mateo Iturralde '.

Destaca que ‘si Justo Arosemena fue el teórico indiscutible de la nacionalidad del siglo XIX, Ricaurte Soler, personalidad virtualmente desconocida para los panameños, es el teórico de la nacionalidad del siglo XX'.

Frente a este panorama, ‘habría que hacer una revisión histórica para determinar quienes merecerían el homenaje y si hay algunos bustos que no lo merecen', apunta.

PERSONAJES Y MEMORIA HISTÓRICA

Panamá, América y el mundo rinden homenaje a esas personalidades que dejan huellas, preservando la memoria histórica de los pueblos. ‘Próceres de la separación de Colombia, poetas, literatos, artistas, héroes nacionales, personajes de la cultura universal que de una u otra manera se entrelazan con la crónica nacional, narran la historia de Panamá en términos generales', indica Candanedo.

Aunque, añade el historiador y filósofo, habría que ver casos de movimientos muy específicos, como el incidente de la tajada de sandia, que no están plasmados en ningún monumento. ‘Quizás porque se personaliza en la figura de José Manuel Luna el vendedor del puesto de fruta, pero no existe foto ni memoria histórica clara, entonces se pierde en la línea del tiempo', dice.

Otro hecho histórico relevante merecedor de monumento, según indica Eduardo Flores, rector de la Universidad de Panamá, es el Incidente de Pershing, en 1919.

‘Cuando las bases militares de Estados Unidos quisieron tomarse la isla de Taboga como base militar, un grupo de estudiantes del Instituto Nacional se enteró de la situación, entre ellos Domingo Henrique Turner y Diógenes de la Rosa. Para la fecha, había llegado a Panamá John J. Pershing, el mayor héroe de la Primera Guerra Mundial. Al trasladarse Pershing a un almuerzo en la Presidencia de la República, en su descapotable los institutores le arrojaron tomates', detalla el rector y catedrático de Física. ‘Este hecho dio como resultado que los Estados Unidos frente a la posibilidad de un levantamiento popular de los jóvenes, desistiera de la solicitud de adherir a Taboga como parte de la zona del Canal', recuerda Flores.

MONUMENTOS EN LA UP

Flores afirma que la máxima casa de estudio de Panamá ‘cuenta con 41 monumentos de diferentes personalidades nacionales e internacionales, siendo las más representativas el monumento a Cervantes y la escultura Hacia la luz', una obra de Angiolo Vannetti de 1951.

Destaca que actualmente ‘hay varias ofertas de monumentos para instalar en la Universidad. Por ejemplo, Rafael Bandeiras Arze, embajador de Bolivia en Panamá, está interesado en que uno de sus héroes nacionales tenga un busto en la Universidad, de igual manera la embajada de Vietnam también nos ha ofrecido un monumento'.

La UP como custodia de estos monumentos es la encargada de preservarlos en buen estado. ‘En la medida de nuestro presupuesto tratamos de darles el mantenimiento adecuado pero siempre nuestro capital es limitado', señala Flores.

EN LA CIUDAD

Del mantenimiento de los aproximadamente 45 monumentos (entre bustos, estatuas y esculturas) distribuidos en el distrito de Panamá y concentrados principalmente en el centro de la ciudad, se encarga el Municipio de Panamá, indica Ennio Arcia T., director de Gestión Ambiental en la Alcaldía de Panamá.

Arcia explica que a través del contrato ‘Mantenimiento, conservación, limpieza y jardinización requeridas para plazas, parques, isletas, avenidas, áreas verdes y cementerios de dominio público de los sectores A, B, C y D del Distrito de Panamá', que incluye el mantenimiento de 614 parques, plazas isletas del distrito de Panamá, se le brinda el manteniendo básico a cada uno de los monumentos urbanos, pero hace falta definir por medio de patrimonio histórico del Instituto Nacional de Cultura (INAC) y sus expertos qué otro tipo de mantenimiento requieren algunos de estos monumentos que sean considerados de valor histórico para el país'.

Añade que ‘el mantenimiento es continuo, pero hace falta definir las necesidades especiales de cada uno de los monumentos histórico, para poder tener claro los criterios técnicos y el Municipio de Panamá no cuenta con personal idóneo para esto y depende de patrimonio histórico del INAC', dice.

Independientemente de quien sea idóneo o no, para brindar información que contribuya al mantenimiento, apunta, lo cierto es que estas edificaciones ‘son parte de nuestra identidad, historia, expresión artística y las estatuas (bustos) buscan resaltar a las personas ilustres'.

Por su parte, el rector de la UP resalta que ‘más que embellecer, son lugares pedagógicos que deben servir para que la sociedad se entere de quiénes son esos personajes y porqué hechos destacaron'.

El director de Gestión Ambiental señala que el monumento más antiguo seria la torre de Panamá la Vieja, bajo la tutela del Patronato de Panamá Vieja. Y el más reciente el Greeting Man, o ‘El hombre que saluda', escultura del coreano Yoo Young-ho donada por la Embajada de Corea, que en un solo gesto resume un acto ‘tan humano y básico' de cordialidad. Se encuentra en la entrada del Corredor Sur, ubicada en urbanización Chanis.

====================

AMPLIACIÓN

Nuevos espacios, nuevas obras

La ciudad de Panamá sigue creciendo, a ella se suman nuevos espacios y estos espacios son escenario de obras con concepciones también nuevas. En ello han contribuido iniciativas como la 1era Bienal del Sur, celebrada en el marco del 5to centenario del avistamiento del Mar del Sur en 2013. ‘Arco del Sur' es el nombre del monumento de la artista plástica Gabriela Batista que está ubicado en la Rotonda de la nueva Vía de Panamá Viejo y que une nuestra primera ciudadela, con las nuevas y modernas construcciones de la contemporánea Ciudad de Panamá.

La construcción de la Cinta Costera, uno de los proyectos viales más importantes de los últimos años y que ofrece nuevos espacios abiertos a los ciudadanos alberga el Paseo de las Esculturas, un ‘homenaje al artista y al talento panameño de las artes plásticas'. El Instituto Nacional de Cultura, la constructora Odebrecht y el Ministerio de Obras Públicas lideraron este proyecto que consta de cinco esculturas ubicadas a lo largo de la Cinta Costera: Toro, de Carlos Arboleda; 'Paloma de Paz', 'La Juana' y' Martín Pescador': son tres obras que se componen como una sola y que fueron creadas por el Maestro Guillermo Trujillo; 'Pantera', de Isabel De Obaldía; 'Rana Dorada', creada por Armando Granja y 'Cromovela', del artista franco-venezolano Carlos Cruz-Diez.

====================

MUNICIPIO

Para erigir un monumento

Dos son los criterios a evaluar para aceptar o no el emplazamiento de un busto, estatua o escultura en Panamá. ‘Depende del valor histórico y del espacio que solicitan para su colocación', afirma Ennio Arcia , director de Gestión Ambiental, de la Alcaldía de Panamá.

El primer paso es enviar una solicitud a la Alcaldía. Luego, ‘se analizan los objetivos, dimensiones, historia del busto, estatua o escultura y se le asigna un espacio, el más adecuado posible, tomando en cuenta la necesidad de dejar de concentrar los monumentos en la ciudad', señala Arcia.

====================

IDENTIDAD

Obras que nacen de la sensibilidad artística

La escultora y pintora Berta Polo detalla que Octavio Méndez Pereira, fundador de la Universidad de Panamá, no solo se concentró en estructurar la parte arquitectónica y funcional de la misma, sino que le dio el sello de identidad artística cuando le solicitó al Italiano Angiolo Vannetti que esculpiera la obra que identifica a la universidad y que tiene como título ‘Hacia la luz'.

Otra obra valiosa producto de la sensibilidad artística de Méndez Pereira, es el monumento dedicado al jurista, educador, diputado y padre de la nacionalidad panameña, el Dr. Justo Arosemena. Esta obra, que se encuentra en los predios de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas y fue realizada por el escultor Victorio Macho, quien fuera amigo cercano de Méndez Pereira. Además de la pieza a Justo Arosemena, Macho hizo otra obra para honrar la memoria de Belisario Porras.

La relación cercana que tuvo Méndez Pereira con Porras se debió a que fue su secretario de instrucción pública. Por esta amistad y por la variedad de logros alcanzados por el ex presidente, Méndez Pereira decidió hacerle un homenaje, para ello y aprovechando la amistad con el escultor Macho le pidió que le hiciera el monumento que hoy se aprecia en el parque que tiene el nombre del eminente jurista.