24 de Sep de 2021

Cultura

La ruta del Barú, hasta lo más alto

Es uno de los puntos en el país desde donde se pueden ver ambos mares en un día despejado.

La ruta del Barú, hasta lo más alto
La ruta del Barú, hasta lo más alto

Dormir en la cumbre del Volcán Barú es una experiencia única, pero no es algo que recomendaría para la mayoría de la gente, ya que se puede poner muy frío. Llegar a tener esa experiencia requiere de algo de práctica previa, planificación y equipo adecuado. Pasar la noche en la cima puede tornarse muy peligroso si entra un mal tiempo. De hecho, puede ponerse peligroso en cualquier momento si entra una tormenta con lluvia y vientos fuertes, que generalmente van de la mano. Fácilmente la temperatura baja a cero grados centígrados y el factor de enfríamiento del viento hace que se sienta mucho más frío aún.

Otro detalle importante, muy importante, es que puede que no encuentren agua en el camino. Lo que vayan a tomar deben llevarlo desde el principio del recorrido. En donde encuentren agua, deben rellenar todo lo que hayan consumido hasta ese momento. Arriba del Volcán Barú no hay ni una gota. Por suerte, arriba no hace calor y no hace falta tomar tanta agua, pero cometer el error de no llevar suficiente agua puede hacer que la experiencia pase de excelente a horrorosa. Pasar sed no es nada agradable y es incluso peligroso.

Subir el Volcán Barú es una de esas rutas que “hay que hacer” en Panamá. Es uno de los puntos en el país desde donde se pueden ver ambos mares en un día despejado. Hay una ruta difícil por la calle de acceso que sube por Boquete, y otro más difícil por el sendero que sube de Volcán. Esta ruta sube por Volcán y baja por Boquete. Con buenas condiciones físicas, se puede hacer toda la ruta en un día, haciendo un esfuerzo.