Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Cultura

El desafío de elevar la educación preescolar

En Panamá y América Latina la enseñanza infantil se enfrenta a tres grandes retos. Especialistas abordan el tema

‘Grande ha sido la lucha para que la primera infancia tenga visibilidad en la políticas públicas y en los objetivos mundiales', afirma Mercedes Mayol Lassalle, vice-presidenta Regional para América Latina de la Organización Mundial para la Educación Pre-escolar (OMEP).

En 2015, nace la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible en la cual países, incluido Panamá, se han comprometido entre otros puntos, a generar un mundo más igualitario, de mayor convivencia siendo una de las herramientas de trasformación la educación.

‘Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos', es la cuarta meta.

En el marco de la meta , y teniendo en cuenta que lo más importante en la educación de un ser humano ocurre en los primeros años de vida, la vice-presidenta Regional de la OMEP destaca que ‘las organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, tenemos la obligación por un lado de contribuir a que se cumpla (la meta), pero también tenemos la obligación de abogar por el niño y reclamar a los Estados que cumplan sus compromisos. Todos sabemos que la educación se inicia en la infancia, desde el mismo nacimiento del niño'.

‘Hay que garantizar que todos los niños tengan la posibilidad de acceder a la educación infantil, esto significa que tiene que haber más escuelas, más jardines'

MERCEDES MAYOL LASSALLE

VICEPRESIDENTA REGIONAL PARA AMÉRICA LATINA OMEP

‘Uno de las maneras de contribuir es creando espacios para abordar el tema con sus diferentes especialistas', apunta Mayol, invitada del Primer Congreso Investigativo ‘Ambiente Saludable y de Aprendizaje en la Primera Infancia', organizado por la OMEP Panamá.

La vice-presidenta Regional de la OMEP, consultora oficial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y docente, apunta que ‘varios y grandes son los retos en la educación pre-escolar'.

ÁREAS DÉBILES EN LA EDUCACIÓN DE INFANTES

En este sentido, la docente señala que en Panamá y América Latina ‘existe específicamente tres problemas en la educación de la primera infancia'.

‘El acceso. Hay que garantizar que todos los niños tengan la posibilidad de acceder a la educación infantil, esto significa que tiene que haber más escuelas, más jardines, en definitiva más educación infantil de 0 a 8 años', afirma la consultora de la Unesco.

Esto representa, agrega Mayol ‘que en aquellos lugares en que no es posible o deseable tener instituciones que reciban a los niños para la educación infantil, el Estado debe ofrecer a las familias apoyo para que los niños tengan educación en las comunidades'.

No todas las familias quieren institucionalizar la educación de los niños, especialmente entre los 0 y 3 años. Pero ‘el Estado siempre tiene la obligación de ofrecer opciones, sobretodo en un continente donde el 41% de los niños están en situación de pobreza, lo que indica que las familias tienen pobreza cultural, lo que va a marcar la crianza del niño, su presente y futuro en la adquisición de la cultura', declara la docente.

Otra problemática que aqueja la educación en la primera infancia en Panamá es el fraccionamiento. Es decir, ‘hay circuitos para niños pobres, que están separados de aquellos circuitos o instituciones para niños privilegiados que tienen todos los materiales, las maestras especializadas, los lugares dignos , la proporción entre adultos y niños es baja entonces ese niño puede estar bien atendido', explica.

No alejada del fraccionamiento está la calidad. ‘Para que haya calidad tiene que haber financiamiento, no se puede jugar en espacios vacíos sin materiales adecuados, sin espacios adecuados, sin libros, sin juguetes seleccionados que realmente provoquen al niño y motiven su creatividad', señala la docente.

Agrega que la calidad de los educadores también juega un rol importante. ‘Tienen que ser formados y actualizarse. Tienen que estar bien pagados, motivados para hacer de su profesión una profesión desafiante como lo que es'.

OMEP PANAMÁ

En este sentido, Ulina Mapp, presidenta de OMEP Panamá, apunta que ‘asumiendo los desafíos del momento la organización busca asociar esfuerzos interinstitucionales, que aportan al bienestar, atención, educación y cuidado infantil'.

Añade que el congreso ‘Ambiente Saludable y de Aprendizaje en la Primera Infancia' dirigido a docentes de pre-escolar busca propiciar un espacio de diálogo y reflexión para la generación de compromisos de acción y energías de los diferentes sectores involucrados en programas de atención con enfoque integral para la educación inicial'.

Otro aspecto importante en el universo de la educación pre-escolar, según explica Mapp, es que los docentes puedan comprender los primeros años de vida, su curso y evolución, así como la formación de los menores de seis años, teniendo como eje el desarrollo de ambientes saludables para los niños.

La presidenta de OMEP Panamá afirma que ‘de igual forma, el juego en la educación inicial, como vía de adiestramiento, formación, educación y adquisición de saberes, tiene un rol relevante'.

Mientras que Mayol asegura que ‘el ser humano tiene posibilidades de cambiar durante toda su vida y de reparar muchas cosas que a lo mejor fueron dañadas en las primeras etapa, sin embargo creo que podrías partir, hacer un círculo nuevo y más seguro y feliz para los niños si empezamos correctamente desde la infancia'.