Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Cultura

Ellos trazaron el camino del estudio de nuestras raíces

Aunque el universo de la antropología y arqueología panameña incluye personajes anónimos y reconocidos, hay figuras clásicas.

Citar nombres de quienes que han construido los cimientos de la investigación arqueólogica y antropológica en Panamá ‘sería injusto',

El estudio de la cultura (Antropología) y de las manifestaciones culturales de la antropología (arqueología) panameña ‘ha sido un proceso en donde han participado muchas personas, gran parte anónimas y algunos con pequeñas contribuciones', señala el arqueólogo y antropólogo, Carlos Fitzgerald.

Sumado a esto, cada persona eminente que abrió campo en su especialidad trabajó junto a un equipo y sin cuyo aporte no hubiera logrado compilar el conocimiento que le permitió hacer interpretaciones novedosas y que marcaron pautas no solamente en el área científica si no también en la comprensión de los fenómenos de la nación.

No se puede dejar de lado, como explica el arquéologo Fitzgerald, ‘el trabajo anónimo, por ejemplo en la arqueología de Panamá, de gente de las comunidades, los voluntarios, el señor que dio hospedaje y comida. Todo esto ha permitido que estemos aquí hoy'. Por lo que ‘decir nombres sería injusto'.

PERSONAJES EN LOS PRIMEROS TRABAJOS ARQUEOLÓGICOS

La investigación de nuestras raíces marca diferentes estadios en la historia, según explica Katti Osorio, arquitecta restauradora, especialista en Patrimonio de la Humanidad, ‘se inició a finales del siglo XIX con el estadounidense William Holmes, que estudió en Chiriquí el arte precolombino. En 1912 las ruinas de Panamá Vieja fueron declaradas sitio histórico por la Alcaldía de Panamá y Juan B. Sosa realizó los primeros levantamientos de las ruinas'.

‘La habilidad de Reina Torres estuvo en convencerlo para que la dejara trabajar. Y es así como ella se vuelca al estudio del hombre panameño y le da a los pueblos originarios esa importancia que antes se les había negado'

KATTI OSORIO,

ARQUITECTA

A pesar, que citar nombres nos puede llevar a caer en el error de obviar alguno, ‘en nuestra historia republicana antropológica, en el siglo XX, hay figuras clásicas que siempre son mencionadas por sus aportes', dice Fitzgerald. En este grupo están Reina Torres de Araúz y Richard Cooke, coincidiendo con Osorio, y Olga Linares.

El desarrollo del trabajo de la antropóloga y etnógrafa, Reina Torres de Araúz se debió en gran parte gracias ‘a su habilidad de convencer a los militares, específicamente a Omar Torrijos Herrera -en ese momento Jefe de Estado- del valor que había en darle relevancia al estudio del hombre panameño, de la antropología en específico, y con ello del patrimonio del Estado', señala la especialista .

Destaca en aquel entonces ‘a Torrijos le era necesario el estudio del patrimonio del Estado pues buscaba la validación de su revolución, y para validar este fenómeno de la dictadura militar el se referiría a la identidad de Panamá frente a la Zona del Canal'.

‘La habilidad de Reina Torres estuvo en convencerlo para que la dejara trabajar. Y es así como ella se vuelca al estudio del hombre panameño y le da a los pueblos originarios esa importancia que antes se les había negado; resaltando que ellos son realmente parte de Panamá, que Panamá no empieza en el periodo colonial, si no que se inicia miles de años antes con el periodo precolombino. Ese es legado de Reina Torres', detalla la arquitecta.

En su labor cultural, Torres creó la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico dentro del Instituto Nacional de Cultura. ‘Representó a Panamá en el comité de Patrimonio Mundial, única vez que Panamá se sentó entre 21 países como miembro del comité de Patrimonio Mundial', dice Osorio.

Torres, quien estudió filosofía y letras con especialización en antropología en la Universidad de Buenos Aires, Argentina, ‘hizo toda esta gestión de ir a los museos en el exterior a tratar de recuperar las huacas que salieron del país cuando era legal llevárselas', indica Osorio.

La incansable defensora del patrimonio histórico panameño, impulsó la creación de museos como el Museo del Parque Arqueológico El Caño en la provincia de Coclé, el Museo de la nacionalidad de la Villa de Los Santos, el Museo de Arte Religioso Colonial, el Museo Afroantillano de Panamá, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo de Historia de Panamá.

Además fundó en 1976 el Museo del Hombre Panameño, que más tarde sería reubicado y nombrado ‘Museo Antropológico Reina Torres de Araúz' en su honor.

CIENTÍFICO DISTINGUIDO DEL SISTEMA NACIONAL DE INVESTIGADORES DE PANAMÁ

El científico y arqueólogo británico Richard Cooke, quien desde hace más de 40 años estudia sitios precolombinos en Panamá ‘organizó el estudio del territorio precolombino'.

A través de su labor en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales con grupos de estudiantes y es excavaciones muy específicas siguió construyendo sobre las bases establecidas por Reina Torres de Araúz', indica Osorio.

Añade que ‘Cooke tiene la colección de referencia más grande de la región. Es decir, investigadores de la región acuden con sus hallazgos a la colección de Cooke para, a partir de allí, poder ubicar en la historia su hallazgo'.

‘El trabajo anónimo, por ejemplo en la arqueología de Panamá, de gente de las comunidades, los voluntarios, el señor que dio hospedaje y comida. Todo esto ha permitido que estemos aquí hoy'

CARLOS FITZGERALD,

ARQUEÓLOGO

‘También tenemos que hablar del antropólogo Stanley Heckadon' indica la arquitecta, ‘quien se dedicó al estudio de la geología panameña, no solamente desde el tema de los manglares y de lo que representan, si no también las migraciones. Cómo la geografía nacional ha cambiado con las migraciones y a qué se han debido esas migraciones'.

Otra figura clásica es Olga Linares, antropóloga, y arqueóloga panameña-estadounidense, conocida por sus trabajos en la ecología cultural de Panamá, comenzó su carrera como arqueóloga, principalmente centrada en el estudio de Panamá.

Además estudió radiación adaptativa en poblaciones prehistóricas en Panamá Occidental.

También examinó la ecología y las artes en la antigua Panamá. Durante esta investigación, estudió la cultura y el arte de las antiguas poblaciones de las provincias centrales de Panamá. Gran parte de su investigación se llevó a cabo en Sitio Conte.

En memoria de la doctora Linares, en febrero de 2016, el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropical realizó un Simposio Académico. El evento contó con la participación de especialistas que disertaron sobre los distintos trabajos de Linares y su impacto en el campo de la antropología y arqueología.

La labor de los arqueólogos y antropólogos en Panamá continua. Actualmente se realizan trabajos en diversos puntos del istmo, gracias a la labor de profesionales del área, que en su defensa del patrimonio histórico, continúan estudiando nuestra rica herencia arqueológica. Conozca más sobre ellos en nuestras siguientes ediciones.

EL OFICIO DE UN ARQUEÓLOGO

Una vez los profesionales ubican un sitio arqueológico se procede a realizar lo que se denomina excavación arqueológica. Aquí un grupo de personas dirigidos y supervizados por arqueólogos trabajan días y hasta años para poder extraer cuidadosamente y en el mejor estado posible, la mayor cantidad de restos arqueológicos.

Regularmente la historia no registra los nombres de todo el equipo de trabajo, pero en sus manos hay gran responsabilidad y crédito de la labor que se realiza. Tras extraer los restos arqueológicos se debe hacer un análisis de todo lo encontrado.

En un laboratorio limpiarlos, clasificar los materiales y establecer el lugar preciso donde fue encontrado. Los materiales pueden ser hechos en piedra, cerámica o material óseo. También se puede encontrar restos de fogones, construcciones, evidencias de consumo de plantas y animales. Llegado a este paso, los arqueólogos estudian las piezas para poder descubrir cuáles eran las actividades que se realizaban en el sitio. ‘

Estudiar y proteger el patrimonio histórico es un trabajo multidisciplinario y también tiene aspectos transversales', asegura la arquitecta restauradora Katti Osorio. Añade que ‘el trabajo de un arqueólogo se entrelaza con el de un historiador'.