Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Cultura

Mujica asegura conmovido que Viglietti sembró utopía por una humanidad mejor

"Es un día triste y el mejor homenaje (a Viglietti) es tratar de adentro de nosotros remover lo mejor que nos pueda quedar", añadió

Mujica asegura conmovido que Viglietti sembró utopía por una humanidad mejor
El expresidente y senador de Uruguay José Mujica asiste hoy, martes 31 de octubre de 2017, al velatorio del cantante y compositor uruguayo Daniel Viglietti, quien falleció este lunes en Montevideo a los 78 años de edad debido a complicaciones durante una intervención quirúrgica, en Montevideo (Uruguay). El compositor, cantante y guitarrista nació en Montevideo en 1939 y es considerado uno de los mayores exponentes del canto popular uruguayo y un referente para varios cantautores de América Latina.

El expresidente de Uruguay José Mujica dijo hoy con los ojos llorosos que el músico Daniel Viglietti, fallecido este lunes en Montevideo, sembró "semillitas de utopía" por "un hombre y una humanidad un poco mejor".

"Este hombre y esta guitarra, y este decir y este cantar durante 40 y pico de año, estuvo sembrando semillitas de utopía, de tradición y de sueño de un hombre un poco mejor, de una humanidad un poco mejor", dijo un conmovido Mujica a la prensa al acudir al velatorio de Viglietti, que se lleva a cabo en Montevideo.

"Es un día triste y el mejor homenaje (a Viglietti) es tratar de adentro de nosotros remover lo mejor que nos pueda quedar" expresó el expresidente.

Mujica dijo también que Viglietti, que nació en Montevideo en 1939, pertenece a una época de la que ya van "quedando muy pocos" y expresó que "tal vez la sociedad uruguaya, en el terreno de la cultura, esta pagando el precio de la dictadura (1973-1985)", durante la que el músico estuvo exiliado.

Viglietti falleció a causa de unas complicaciones durante una intervención quirúrgica.

Está considerado uno de los mayores exponentes del canto popular uruguayo y de América Latina, con canciones como "A desalambrar" (1969), que se convirtió en un himno internacional contra el latifundio y la propiedad privada.