La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Spreng: Uno pinta siempre el mismo cuadro

Toda obra es ‘una investigación constante del yo', según el artista Sebastián Spreng. Su muestra ‘Natural Digital' se exhibe en Arteconsult

Un artista pinta eternamente el mismo cuadro. ‘Es como el poeta que escribe siempre el mismo poema: una investigación constante del yo interior', afirma el artista argentino Sebastián Spreng, autor de la muestra ‘Natural Digital', que inauguró el pasado miércoles en Arteconsult.

El árbol es protagonista en algunos de sus cuadros. Durante los últimos quince años, este rasgo ha sido el sello del pintor autodidacta nacido en Santa Fe.

La otra parte de la colección ilustra el nuevo carácter del artista. El árbol desaparece. Los colores trasladan su energía al universo abstracto. Emana ritmo, parcialmente concebido en la monocromía. Por eso cuesta creer que Spreng sigue pintando el mismo cuadro. Ni siquiera la herramienta que utiliza para crear es la misma: ahora, pinta con una tableta.

‘Tengo distrofia muscular. El hecho de estar enfermo me ha impulsado a irme hacia la abstracción', dice el artista de 61 años, quien se valió de un iPad para pintar su nueva serie de cuadros.

‘No quiero incurrir en la sofisticación de la pintura digital. Quiero rescatar la imagen que pintaba antes, sobre digital',

SEBASTIÁN SPRENG

ARTISTA

Tres décadas antes de esta conversación, Spreng pintaba nadadores. Luego sucedieron los árboles como elemento fundamental en sus cuadros. Hoy, se adentra cada vez más en lo abstracto a través de la mancha.

‘No quiero incurrir en la sofisticación de la pintura digital', advierte el argentino, residente en Miami. ‘Quiero rescatar la imagen que pintaba antes, sobre digital. Nada extremadamente rebuscado', agrega.

Pintar con la tableta es mucho más fácil que hacerlo con pintura real. El error muere en el botón ‘deshacer'. ‘Se puede tornar una cosa muy fría', admite el autor de ‘Natural digital', pero contrasta: ‘Yo trato de olvidarme todo lo que dice el iPad y hacer nada más lo que yo siento'.

El primer artista que le dio jerarquía a la tableta en el arte fue David Hockney. Antes de él, comenta Spreng, el iPad era solo para jugar. ‘Después de cinco o seis dibujos que hice, empezaron a aparecer las texturas de mis cuadros', recuerda.

‘Pintar abstracto es mucho más difícil de lo que parece', reflexiona el argentino. ‘La transición va muy lento'.

Spreng solía raspar con una navaja de afeitar el exceso de pintura sobre la superficie de sus lienzos y obtenía un acabado liso. Ahora, cuando se sienta a pintar con la tableta, el artista confecciona múltiples capas para lograr un acabado similar al de sus cuadros anteriores. En la galería Arteconsult se pueden visitar hasta el final de enero. Todas las piezas fueron creadas en iPad e impresas sobre papel algodón.

‘La realidad virtual es perfecta. Todo es ilusión. El colmo de la ilusión es la realidad virtual. Y con el iPad uno puede transformar esa realidad. Es increíble: son manchas de color que cobran vida, sin materia', concluye Spreng.