La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Cultura

Los niños mariposa

Anoche tuve un sueño extraño, no puedo decir que fuera premonitorio o simplemente un sueño de esos que parecen película

Los niños mariposa

Anoche tuve un sueño extraño, no puedo decir que fuera premonitorio o simplemente un sueño de esos que parecen película, pero yo lo viví como si lo fuera.

Estaba entrando a un templo, uno normal, uno de esos que pueden estar en cualquier barrio o pequeño pueblo de la ciudad. Al entrar mi primera sorpresa fue que no había feligreses, o sí los había, pero tenían forma de paquetes o sobres. Todos ellos estaban muy concentrados rezando o quizás soñando que alguien los enviaba a algún sitio y que su dios era una estampilla o algún sello de esos modernos con código de barras. Ellos no me miraban ni se metían conmigo, estaban muy entretenidos escuchando al cura que estaba dando la homilía.

Al ir acercándome al centro de la iglesia cual fue mi sorpresa que quien estaba dando la misa era el mismísimo arzobispo de Panamá, monseñor Ulloa. Hasta aquí nada raro, pues los paquetes también son hijos del Señor, pensé en el sueño. Lo extraño era que monseñor tenía amarradas a su cintura unas cadenas y de estas, varios niños con alas de mariposa. Quedé un momento parado casi al frente de Ulloa escuchándolo con su voz peculiar hablar de la corrupción, de la malversación de fondos y de que la iglesia era libre de pecado. Al ver que me acercaba, él comenzó a alzar la voz, como si estuviera perdiendo la paciencia. Yo no comprendí muy bien el porqué hasta que vi mi reflejo en uno de los vitrales de la iglesia. Yo era Jesús, pero vestido de negro, cutarras y túnica completamente negra. Al verme así comprendí todo y fui acercándome cada vez más al monseñor, quien se ponía cada vez más inquieto al verme. Los paquetes seguían pendientes de las palabras de Ulloa, al punto que casi nadie notaba mi presencia hasta que monseñor comenzó a hablar de los falsos profetas que llegarían y me señaló. Misericordiosamente me acerqué un poco más al centro de la iglesia, le di la espalda a Ulloa y mis palabras fueron directas, sinceras y precisas. ‘La iglesia de mi padre está basada en la verdad, quien miente y usa la palabra de mi padre para sacar ventaja personal, no solo no es digno de mi padre, sino no pertenece a su iglesia.

Fuera de aquí, alma ponzoñosa escondida en el clóset de tu propia mentira', grité.

En ese momento, los niños que estaban encadenados a monseñor se soltaron convirtiéndose en mariposas que volaron por toda la iglesia hasta escapar por las ventanas. Todos los paquetes y sobres presentes se convirtieron en personas y monseñor Ulloa, arzobispo de la ciudad de Panamá, quedó convertido para siempre en un clóset de madera de caoba de esos tallados que tenía mi abuela.

ECONOMISTA Y AFICIONADO A LA ESCRITURA

ALFREDO BELDA

Poeta y gestor cultural

Miembro activo del Kolectivo.

De formación economista, actualmente se encuentra explorando todos los géneros literarios, cuento, novela y ensayo.

Tiene planeado lograr ‘un documental sobre la lucha contra la torre financiera'.