La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Cultura

Un ‘tour' por el lado más oscuro de lo humano

Declarado patrimonio mundial por la Unesco en 1979, Auschwitz se ha convertido en un símbolo funesto. Una visita de seis horas que puede cambiar la vida

A diferencia de Varsovia, Cracovia no sufrió daños durante la Segunda Guerra Mundial, pero sí fue lugar de los más crueles tratos humanos en la historia.

La mejor manera de aprender sobre la funesta historia local es tomando los free walking tours que se ofrecen en varios idiomas. Los guías saben muchísimo y viven de las propinas que les das al final de los recorridos.

Arribé de noche después de visitar el encantador pueblo de Gdansk. La primera noche me quedé en un hotel en Cracovia, pero como estaba sola decidí mejor mudarme a Mosquito Hostel. Los hostales son buenos lugares para conocer a otros viajeros y hacer planes en conjunto. Con ellos coordiné mi tour a Auschwitz-Birkenau.

Auschwitz-Birkenau queda a 75 kilómetros al oeste de Cracovia. El viaje en tren o bus puede tomar de hora y media a dos horas.

‘Cuando llegaban, las personas recibían un tatuaje de prisionero, les rasuraban la cabeza, las desinfectaban y les daban un uniforme. Confiscaban sus pertenencias, que aún se pueden ver en el sitio, incluyendo maletas, anteojos, zapatos, cepillos y otros'.

Más de dos millones de personas visitan este lugar cada año. Al entrar a Auschwitz, te recibe el famoso letrero que dice ‘Arbeit Macht Frei', que traducido al español significa: ‘El trabajo te hará libre'.

Gran mentira. Aunque Auschwitz sí empezó como un campo de concentración, a medida que creció se transformó en un campo de exterminio. Fue establecido en junio de 1940, unos diez meses después del inicio de la guerra.

En el sitio, un cartel recuerda que Auschwitz fue el campo de concentración más grande de los nazis. Entre los años 1940-1945, mandaron a 1,300,000 personas a este lugar. De esas, 1,100,000 eran judíos; 150,000, polacos; 23,000 gitanos; 15,000 prisioneros soviéticos y 25,000 prisioneros de otros grupos étnicos. Murieron 1,100,000 personas, la mayoría en las cámaras de gas; 90% eran judíos.

INHUMANIDAD

Al arribar, las personas recibían un tatuaje de prisionero, les rasuraban la cabeza, los desinfectaban y les daban un uniforme. Confiscaban sus pertenencias: maletas, anteojos, zapatos, cepillos y otros.

Sin duda, el lugar más espantoso fue el Bloque 10, llamado ‘Krankenbau' o la barraca del hospital. Sus ventanas eran negras para esconder los experimentos que hacían los famosos doctores Josef Mengele y Carl Clauberg. El Bloque 11 era la prisión del campamento donde hicieron la primera cámara de gas. Entre ambos bloques hay una pared donde ejecutaban a los prisioneros con rifles.

En el borde del campamento hay un sitio donde estaba la Gestapo para interrogar y torturar a prisioneros que eran sospechosos de ser parte de la resistencia. Muchos murieron en ese sitio, incluyendo el comandante del campo Rudolf Hoess, que fue ahorcado el 16 de abril de 1947, luego de ser condenado por el Tribunal Nacional Supremo de Polonia.

La visita usualmente incluye Auschwitz y luego Birkenau, que queda a diez minutos de distancia. En la entrada todavía se percibe el sitio por ea que pasaba el tren que transportaba a miles a su fin. Muchos morían antes de llegar, en un carro sin ventanas, comida ni agua.

PLANEA TU VIAJE

Situado en Oswiecim, a unos 75 km al oeste de Cracovia, Auschwitz fue el mayor centro de exterminio en la historia del nazismo.

Duración del vuelo: 15-21 horas a Cracovia

Costo del vuelo: $1,450 (sale mejor volar a Europa y tomar un vuelo interno)

Horario: GMT+1 / 6 horas más que Panamá

Costos en destino: económico

Visa: no

El nombre ‘Polonia' se origina del nombre de la tribu ‘Polanie', que significa ‘personas que viven en campos abiertos'.

Cuatro enormes cámaras de gas tenían capacidad de ‘solucionar' a 6,000 personas por día utilizando ‘Zyklon B'.

Birkenau fue diseñado para mantener 125,000 prisioneros de guerra, pero albergó hasta a 1.1 millones, en barracas sin calefacción y con planchas de madera que servían de colchón.

LIBERACIÓN

Desde agosto de 1944, los alemanes movieron 65 mil prisioneros fuera de Auschwitz para trabajar como esclavos. Empezaron a destruir evidencia de sus crímenes como los registros de los prisioneros y las pertenencias valiosas. Desmantelaron todas las cámaras de gas y crematorios, excepto uno.

Las tropas soviéticas entraron a Cracovia en enero de 1945; los alemanes movilizaron a 56 mil personas a pie o en ferrocarril al oeste. Estas vías estaban repletas de cuerpos humanos que fallecieron por el frío, cansancio o fusilados. El costo en vidas de la retirada fue alto: 9 mil de 56 mil personas murieron. Sólo 7 mil prisioneros sobrevivieron para ver la liberación de los campamentos.