La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Cultura

Educación socioemocional, tema por incluir en el debate presidencial

Debe ser enseñada en todos los niveles educativos, incluido el preescolar. Su objetivo es lograr el desarrollo integral del individuo que, de verse obstaculizado en la infancia, repercutirá en la seguridad de su vida adulta. Se debe dotar a educadores y a estudiantes de técnicas pedagógicas

El pasado mes de febrero asistí al debate presidencial con la finalidad de conocer cuál es la propuesta de plan de gobierno de nuestros dirigentes políticos que aspiran a ocupar la silla presidencial.

Consideré atinados los temas desarrollados en el debate, incluso oportuno que se haya iniciado por el tema de la educación como eje fundamental para el desarrollo del país. Sin embargo, ningún candidato mencionó nada sobre abordar el desarrollo de la educación socioemocional como método para mejorar las deficiencias de nuestro sistema educativo y orientar la educación nacional a alcanzar la calidad y equidad necesaria.

En primera instancia, la educación de calidad es un derecho humano y uno de los objetivos de desarrollo sostenible. Por años nuestro sistema educativo ha priorizado la inteligencia lógica o académica; las situaciones actuales demandan de nosotros el desarrollo no solo de habilidades cognitivas, sino también emocionales.

¿Y qué es la educación socioemocional? Es un elemento importante para el desarrollo de todo individuo y de la sociedad. Señala Augusto Cury, médico psiquiatra brasileño, psicoterapeuta, educador, escritor y creador de la Teoría de la Inteligencia Multifocal (TIM), que es la necesidad de preparar personas no solo para desafíos académicos, sino también para desafíos de la vida, del mercado laboral y de las relaciones interpersonales.

Por ello, el sistema educativo debe dotar a educadores y a estudiantes del siglo XXI de técnicas pedagógicas y herramientas conductuales que le permitan enfrentarse al sistema social al que se encuentran expuestos, donde convergen la violencia social, los conflictos familiares, las crisis laborales, el consumo de alcohol y drogas, los trastornos emocionales, el bajo rendimiento académico y sus propios conflictos existenciales.

La educación socioemocional debe ser enseñada desde preescolar y en todos los niveles educativos, ya que la misma busca lograr el desarrollo integral del individuo que, de verse obstaculizado en la infancia, influirá en la seguridad del adulto.

Un estudio realizado por la Universidad de Michigan, Estados Unidos, reveló que el 50% de los estudiantes se autoevalúan como menos empáticos que los jóvenes de hace treinta años; es decir, que hay una población que tiene gran dificultad de colocarse en el lugar del otro.

El doctor Daniel Goleman, psicólogo estadounidense, profesor de la Universidad de Harvard y autor del libro Inteligencia Emocional , indica que gestionar las emociones potencializa el proceso educativo.

La gestión emocional podríamos definirla como la capacidad que debemos tener los seres humanos de administrar nuestras emociones, que son influenciadas por estímulos internos y externos que inciden sobre nuestro comportamiento. Evidentemente, si construyo pensamientos positivos, se verá reflejado sobre mi estado de ánimo y me permitirá pensar antes de reaccionar.

Los centros educativos son la plataforma diaria donde se pueden promover estos cambios y desarrollar estos métodos, con que una vez a la semana, dentro de la currícula, se enseñe a construir relaciones saludables. En definitiva, estaremos formando a una persona emocionalmente madura para una pacífica convivencia social, capaz de debatir ideas que le permitan relacionarse y coordinar distintos puntos de vista y, primordialmente, desarrollar la capacidad de superar pérdidas y frustraciones que formarán seres humanos y autores de su propia historia.

El reto del sistema educativo consiste en desarrollar niños y jóvenes con proyectos de vida, solidarios y emprendedores; es invertir en promover la formación de pensadores, en educar la emoción, en incentivar el placer de aprender, en formar la personalidad y en mejorar la calidad de vida de la comunidad educativa.

Para transformar la sociedad primero debemos innovar en la educación y nuestro sistema actual demanda la educación socioemocional para lograr el desarrollo humano.

ADICTO DEL SUFRIMIENTO

MARISOL GUIZADO

Los seres humanos siempre nos estamos preocupando por lo que nos va a pasar en el futuro, queremos adelantar cosas que no han pasado y nos olvidamos de disfrutar nuestro presente. ado. Ese apego al pasado sOtros se quedan atados al pasurge por experiencias que nos lastimaron y que muchas veces dejan una herida abierta. Leyendo un poco sobre el tema, pude ver que un estudio revela que las principales anclas del pasado son nuestras relaciones con los demás. El estatus social nos preocupa más que cualquier otra cosa. Si se analiza, los seres humanos siempre necesitamos pertenecer a alguna cosa o sentirnos aceptados y agradar a los demás. Por supuesto, por el sentido de sentirte útil y ser reconocido. Nuestros recuerdos más atesorados siempre nos dan armonía; en mi caso, muchos de ellos se remontan a mi niñez o a toda mi vida con mi papá o abuelita, que ya no se encuentra conmigo, u otros acontecimientos que te marcan en tu vida...

Pero los recuerdos que más daño provocan son los que conllevan ataques, discordia, separación, traición o pérdida. Para mí, herir a una persona causa mucha tristeza y un dolor emocional muy fuerte. Pero la buena noticia es que la ventaja de ser adultos nos da la madurez de ver los toros desde la barrera.

La verdadera reconciliación con nosotros mismos es cuando aceptamos que el pasado tenía que suceder y esas enseñanzas no están sujetas a cambios en nuestro presente. Que muchas cosas que nos pasaron estaban fuera de nuestras manos. Justo en ese andar está la razón de nuestros complejos o sufrimientos. Lo que creo que me ha servido a mí y les puede servir a ustedes, se lo comparto en este escrito. Contempla que esos asuntos que te ponían mal no son tan serios como pensabas; no todo el mundo gira alrededor de ti. Luego de un tiempo que ya estás curado dices: ‘eso era todo'. Recuerda que solo existe el ahora, no nos perdamos de vivir lo que tenemos enfrente y concluir nuestras metas. No sabes el tiempo que nos queda aquí. Apreciemos lo que tenemos y seamos agradecidos de las experiencias vividas; sin ellas no seríamos lo que somos hoy. Es parte de la vida y siempre vas a tener nuevas enseñanzas. Depende de ti cómo lo mires y tener un cambio de actitud. Sé agradecido y tu vida será mejor. Espero sus comentarios.