Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Cultura

Educación emocional y su impacto en el sistema de aprendizaje

Cada día más personas son conscientes de que la inteligencia emocional es fundamental en el desarrollo humano. Es uno de los factores que pueden afectar el sistema de enseñanza en las aulas panameñas

R ecientemente, mucho se ha pronosticado sobre el inicio del año escolar 2019, considerando los resultados revelados por el Ministerio de Educación (Meduca) con relación a las cifras de estudiantes que no aprobaron el año escolar 2018 y que deberán rehabilitar asignaturas como matemáticas, español, inglés, ciencias naturales; y otros que desertaron del sistema educativo.

Muchos pueden ser los factores que inciden para que un estudiante requiera mejorar su aprendizaje. Pensemos en conflictos existenciales: como la ausencia de la figura paterna o materna; los problemas familiares, como la violencia doméstica; las crisis personales como la baja autoestima, el consumo de drogas legales e ilegales, el uso excesivo de redes sociales; asimismo, una sociedad altamente estresante donde se registran niños y jóvenes deprimidos y sin gusto por la vida. A esto se le suma un sistema educativo que requiere ser fortalecido.

¿CÓMO IMPACTARÁ?

Cada día más personas están conscientes de que la inteligencia emocional es fundamental en el desarrollo humano. Según el doctor Daniel Goleman, psicólogo estadounidense, profesor de la Universidad de Harvard y autor del libro Inteligencia Emocional , ser emocionalmente alfabetizado es tan importante como aprender a leer, a escribir e instruirse en matemáticas; asimismo señala, que somos seres racionales, pero nuestras emociones pueden pesar aún más y ser determinantes en el desarrollo, o no, como seres humanos.

Por otro lado, el doctor Augusto Cury, psiquiatra brasileño, psicoterapeuta, educador, escritor y creador de la Teoría de la Inteligencia Multifocal (TIM), atribuye a la emoción un papel fundamental en el aprendizaje, pues cuanto más grande es la emoción, más grande será la apertura de las ventanas de la memoria, porque todas las experiencias con fuerte carga emocional (positivas o negativas) se registran de forma privilegiada en nuestra memoria. El consenso es que las habilidades sociales y emocionales son esenciales en las actividades humanas, incidiendo incluso en el futuro profesional del alumno.

En primera instancia estas habilidades socioemocionales deben ser enseñadas en la familia por su función socializadora, pues las mismas son herramientas necesarias para lidiar con nuestras emociones, para gestionar los objetivos de vida y para mantener relaciones saludables con otras personas.

Estas habilidades son expuestas en el libro Padres Brillantes, Maestros Fascinantes por Augusto Cury, donde determina que el sistema educativo debe educar la emoción, estimulando el desarrollo de las funciones más importantes de la inteligencia: pensar antes de reaccionar, exponer y no imponer las ideas, contemplar lo bello, administrar los pensamientos, tener un espíritu emprendedor y resiliente. Todo esto contribuyendo a formar la personalidad de los estudiantes, enseñándoles el autoconocimiento y a vivir en sociedad.

En el mes de agosto de 2018 y febrero de este año colaboré con el Meduca para que aproximadamente 400 docentes fueran capacitados por cuatro expertos brasileños del Instituto Augusto Cury en el tema de gestión de la emoción. Las herramientas que ellos recibieron referente a las principales competencias y habilidades socioemocionales se concentraron en la gestión del pensamiento, de la emoción y de la conducta, que serán de gran utilidad para gerenciar sus propias emociones y las de sus educandos.

Estoy convencida de que después de estas capacitaciones en muchos salones de clases se hablará un lenguaje más humanizado, donde primero se elogiará antes de criticar; donde se enseñará a superar las ofensas, a proteger la emoción, a superar los obstáculos y adaptarse a los cambios y situaciones adversas.

Nuestro sistema educativo se enfrenta al desafío de motivar a nuestros niños y jóvenes a recuperar el placer de aprender, y a lograr que en la era de la información y de la tecnología se desarrollen las características fundamentales de la personalidad de los mismos mediante las habilidades sociales y emocionales.

Ciertamente, si queremos resultados diferentes en este año escolar 2019, el Meduca debe continuar dotando de recursos que permitan capacitar en técnicas de gestión de la emoción a educadores y a estudiantes, para así fortalecer la educación socioemocional que contribuirá a mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y por ende el rendimiento escolar, las relaciones interpersonales, y la calidad de vida de la comunidad educativa.

LA GRATITUD COMO FORMA DE VIDA

MARISOL GUIZADO

Siempre me he considerado una persona que tiene buen humor la mayoría del tiempo. Pero eso no significa que no tenga problemas en mi vida, o que no haya pasado por situaciones difíciles y dolorosas, todos lo hacemos y es parte de nuestra vida y enseñanzas. Una de las cosas que vengo aplicando de hace un año para acá es que cuando despierto doy las gracias por un nuevo día, a pesar de cualquier situación, buena o mala, que pueda estar atravesando. Esto para mí es como una gasolina, que me activa desde temprano. Quiero decirles que solo por tener la gratitud al despertar por la mañana, mi vida ha cambiado para mejor.

Siento cada vez más beneficios por esta sencilla práctica. Solo es dar las gracias por todo lo bueno que he recibido y por todo lo bueno que vendrá. También es dar las gracias por las malas experiencias vividas y mis malas decisiones, porque de ellas aprendí y tuve maestros necesarios para entenderlas. Sé que el futuro es incierto, pero agradecer por anticipado me ha hecho más fuerte, más consciente de que todo es por algo y para algo. Hagan la prueba, se preguntaran si dar las gracias ayuda, es algo comprobado científicamente. Cuando agradeces pierdes el miedo a las cosas; tienes una mejor actitud ante la vida y lo que está por venir.

Siempre he dicho que es más fácil decirlo que hacerlo, pero tengo que decirte que no tengo una varita mágica para cambiar tu vida si tú no pones de tu parte. Nosotros somos los dueños de nuestra vida, tenemos las respuestas internamente, y solo está en cuestión de actitud y de internarlo, no pierdes nada.