Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Cultura

Domaine de Labourdonnais, ventana al Mauricio de ayer

Entre el 2006 y 2010 fue completamente renovado para transportar a los visitantes a la vida en Mauricio durante el siglo XIX. Un recorrido que permite remontarse a las fastuosas plantaciones de la época

La isla de Mauricio queda en el Océano Índico, al igual que la isla de Reunión. Ambas fueron colonias francesas durante el siglo XVIII. Estas islas producían comida para los locales, al igual que comodidades para los pudientes. Si quieres un pantallazo de cómo era la vida en aquellos tiempos, no hay mejor sitio para visitar que Domaine de Labourdonnais.

Debes atravesar un jardín hasta arribar a una avenida con árboles masivos de ambos lados que enmarcan la Château de Labourdonnais. Es igual que las plantaciones de South Carolina, Louisiana o Georgia.

CHÂTEAU DE LABOURDONNAIS

La mansión fue construida en 1856 y ha sido la casa de la familia Wiehe por 150 años. En esos tiempos Christian Wiehe, de cincuenta años, estaba en la cima de su éxito y construyó la casa para mostrar su posición social. A los 32 se casó con una prima lejana de 16 años que le parió ocho hijos. Ella heredó Domaine de Labourdonnais de su familia.

Entre los años 2006 y 2010 fue completamente renovada para remontar a los visitantes a la vida en Mauricio en el siglo XIX. Una grandiosa terraza envuelve los dos pisos de la casa pintada de morado y crema. Como es típico de áreas campestres, la terraza servía como zona de estar.

La vida de la casa dependía de la bodega que estaba ubicada al lado izquierdo de Château de Labourdonnais. En las edificaciones de madera, era muy peligroso tener una cocina adentro.

En la pared se encuentra una alacena de madera con artículos como potes de terracota para guardar comida seca, balanzas, botellas de vidrio y vajillas. Una despensa con puertas y rejas protegía los alimentos perecederos. Había recipientes con agua y aceite para mantener lejos a los insectos. Una jarra glaseada con sal preservaba el puerco y el pescado.

Dos escaleras suben a la parte superior: una espiral de hierro en la terraza y una de madera más tradicional en la parte de adentro. Arriba estaban las alcobas. Solo queda una que muestra la vida tradicional. Junto a la cama hay vestimentas de la época que parecen más propias para climas fríos que tropicales.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Pasando la habitación encontrarás un pequeño museo que cuenta la historia de la familia y de la isla de Mauricio. Los holandeses se asentaron en la isla hasta el 20 de septiembre de 1715, cuando el capitán Dufrense d'Arcel tomó posesión llamándola ‘Isla de Francia'. La ínsula fue administrada por la Compañía Francesa de las Indias Orientales y era un punto de parada en ruta a las Indias.

Bertrand François Mahé de La Bourdonnais nació en 1699 y empezó sus aventuras marinas a los 10 años. En noviembre de 1734, lo nombraron gobernador de la Isla de Francia y la de Bourbon (hoy conocida como isla de Reunión). Cuando llegó, ambas islas eran un desastre, sin soldados, marineros o trabajadores. Tampoco habían plantaciones.

Trabajó por 11 años sin parar, organizando el lugar. Cuando se fue había creado carreteras, mejorado el puerto y pueblo de Port-Louis, construyendo molinos, fortificaciones, hospitales, acueductos, galeras, etc.

Se montó un sistema de explotación de tierra basado en concesiones. Los colonistas recibían tierra a cambio de mejoras agrícolas con la ayuda de esclavos. Muchas familias exiliadas de Francia decidieron adoptar la isla como su nuevo hogar. La ínsula se llenó con una sociedad de personas intelectuales y ambiciosas. En 1767 se disolvió la Compañía Francesa y creció el comercio entre Francia y su colonia. No todo fue bueno, ya que tuvieron muchos problemas, incluyendo huracanes, enfermedades, revoluciones, etc.

ACTUALIDAD

Las tierras de Domaine de Labourdonnais fueron concesionadas en 1774. Allí se estableció una refinería de azúcar. El nombre actual ‘Labourdonnais' surgió en 1839.

PLANEA TU VIAJE

Las tierras de Domaine de Labourdonnais fueron concesionadas en 1774. Allí se estableció una refinería de azúcar. El nombre actual ‘Labourdonnais' surgió en 1839.

Duración del vuelo: Unas 24-33 horas a Mahebourg

Costo del vuelo: $2,400-$3,000

Horario: GMT+4 / 9 horas más que Panamá

Costos en destino: Bajos

Visa: No

Dato importante: El país comprende las islas de Mauricio, Rodrigues y las islas exteriores de Cargados Carajos Shoals y Agalega.

Desde su inicio Domaine de Labourdonnais fue una plantación y refinería de azúcar. Desde la mansión se observa la chimenea y el antiguo molino. En 1920, Adrien Wiehe solicitó que se introdujera la variedad BH 10 de caña a Mauricio. Hoy en día cubre el 45% de la tierra cultivada.

Se utilizó un método revolucionario con bandeja de vacío para producir azúcar y que ganó premios en la Feria Mundial de París. Siguieron creciendo hasta 1957, ganando el récord por la mayor producción de azúcar de Mauricio. Al final no pudieron mantener el molino y se quedaron con solo 540 hectáreas. Se sigue sembrando azúcar en 350 hectáreas, que producen anualmente 35,000 toneladas de caña para obtener 2,800 toneladas de azúcar.

En una huerta de 50 hectáreas producen 1,000 toneladas de frutas. Los cítricos incluyen mandarinas, calamondinas, naranjas, pomelos y limones; al igual que frutas tropicales como piñas, guavas, papayas y lichis. Se puede visitar las plantaciones a través de un tren, en un tour de 45 minutos.

En 2008 abrieron una destilería de ron. En las islas del Océano Índico se toma ron con frutas. La mejor parte de la visita es la degustación, donde se provee de una lista con los diferentes tipos de ron, al igual que bebidas tropicales y gomas de frutas. Puedes probar cuantos quieras, las veces que quieras.

Aparte de los frutales también encuentras rones con vainilla y café. Puedes comprar los productos y también puedes hacer tu propio ron, si reservas un grupo con más de seis personas. Cuentan con un restaurante y una boutique al lado del espacio de degustación. Si algún día viajas tan lejos y arribas a Mauricio, asegúrate de pasar unas horas en la hermosa plantación de Domaine de Labourdonnais.