Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Cultura

Panamá Viejo: una ruta histórica

El primer asentamiento español en América cumple 500 años de fundación este 15 de agosto. En el sitio se pueden observar las ruinas de la Torre Mayor, conventos e iglesias, además de piezas arqueológicas halladas en el lugar

Contar hoy día con estructuras históricas de la primera ciudad española fundada en el litoral Pacífico de Panamá, el 15 de agosto de 1519, por Pedro Arias de Ávila es un hecho notable y de admiración. Y es que, en solo 17 días la ciudad de Panamá cumplirá 500 años de fundación y 348 años de haber sido destruida y saqueada por el pirata inglés Henry Morgan, el 28 de enero de 1671.

De este primer asentamiento europeo aún se puede observar varias ruinas de riqueza incomparable, como la Torre de la Catedral, el Puente del Rey, el Puente del Matadero, así como también los conventos de La Concepción, San Juan de Dios, San Francisco, La Merced, la Compañía de Jesús, Santo Domingo, San José y la iglesia principal, conocida como Nuestra Señora de la Asunción, además de piezas arqueológicas halladas en el lugar.

De hecho, Panamá Viejo fue declarada, el 22 de diciembre de 1976, Conjunto Monumental Histórico, con el objetivo de resguardar la historia colonial y conservar sus ruinas. En 1995, se creó el Patronato de Panamá Viejo con el propósito de restaurar la ciudad.

Por ese gran valor histórico, cultural y arqueológico, el lugar se ha convertido en uno de los sitios turísticos más visitados en el país, tanto por nacionales como por extranjeros.

Paseo por la historia

El recorrido desde y hacia el Museo de la Plaza Mayor y el Parque Arqueológico empieza en el Centro de Visitantes desde las 8:30 a.m., de martes a domingo.

‘En ese tiempo, siglo XVI, la ciudad de Panamá tenía hasta el momento de la batalla aproximadamente unos diez mil habitantes',

SANDRA PINEDA

GUÍA DEL PATRONATO

Un guía y un transporte interno dirigen esta travesía por el sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2003.

Igualmente, si el visitante lo prefiere, puede hacer la excursión por las diferentes áreas monumentales a pie, tomando en cuenta que las calles son de piedra caliza y tierra.

‘La ruta por el Conjunto Monumental tiene una extensión aproximada de un kilómetro, por lo que es preferible visitar primero el museo de la Plaza Mayor, ya que de esta forma el viajero comprenderá la historia de Panamá', afirma la guía turística Sandra Pineda.

Una vez dentro del museo —inaugurado el 10 de agosto de 2017—, el recorrido comienza con la exhibición de las diferentes piezas históricas —halladas en el sitio— que utilizaron los habitantes originarios de esa época, los indígenas de lengua cuevas, para cazar o defenderse, así como también para la agricultura, cocinar, pescar. ‘Incluso se han encontrado restos humanos', detalla Pineda.

La muestra también incluye una maqueta que te invita a imaginar cómo era la ciudad de Panamá antes de ser destruida por los piratas ingleses en 1671, ‘un combate —entre los defensores de la ciudad colonial y corsarios ingleses— que se conoció como La batalla de Matasnillo', explica la joven guía.

El gobernador de la ciudad en aquel momento era Juan Pérez de Guzmán y fue quien mandó a incendiar la ciudad y colocó barriles de pólvora en puntos estratégicos para protegerla de Morgan y su tropa, explica.

‘En ese tiempo (siglo XVI), la ciudad de Panamá tenía hasta el momento de la batalla unos diez mil habitantes, entre españoles, esclavos, sirvientes e indígenas', agrega Pineda.

Según cuenta la historia, en el lugar funcionaban siete órdenes religiosas, cada una con su respectivo convento e iglesia. ‘Debido al alto sentido religioso, y la influencia española, además por ser un lugar de paso a otros territorios, el establecimiento acogió a las diferentes órdenes religiosas que influyeron en América', describe Pineda.

‘A un costado de la catedral estaba la iglesia principal llamada Nuestra Señora de la Asunción. Esa torre también sirvió como punto de vigilancia, ya que era la más alta de la época', señala. A raíz de la demolición de la ciudad, en 1673 esta fue trasladada al Casco Antiguo, que desde 1997 fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad.

La última parte del recorrido es la casa colonial, un espacio que muestra cómo era la vivienda de los españoles de clase alta: los dormitorios y las piezas religiosas que poseían; también el tipo de comedor con evidencias de cómo eran los utensilios que usaban; un salón de costura, principal labor que realizaban las mujeres, y el baño.

Qué más visitar

En el lugar existe además una tienda de recuerdos, ubicada en la planta baja del Museo de la Plaza Mayor, y una librería con cuentacuentos para los niños en la entrada principal. Si el turista lo desea, también puede visitar el Mercado de Artesanías Nacionales, que está ubicado en un edificio moderno a un costado del Centro de Visitantes.

La tarifa de entrada para nacionales es de $10 dólares; $15 para extranjeros; $5 para estudiantes extranjeros con carné. La tarifa incluye el Parque Arqueológico, el Museo de la Plaza Mayor y el Mirador de la Catedral.

Como es tradición, el último domingo de cada mes el Patronato desarrolla la Jornada de Puertas Abiertas, para que visitantes nacionales y residentes lleven a los niños y conozcan acerca de la historia de estas vetustas ruinas.