Panamá,25º

10 de Dec de 2019

Cultura

Una invitación a recorrer el paisaje costero de Panamá

La exposición Panamápass agrupa imágenes que el fotógrafo Ramón Lepage ha registrado por más de 10 años en distintas zonas geográficas del país. Es la propuesta de la Alianza Francesa de Panamá para Fotoseptiembre 2019

Cuando comencé a armar la exposición me di cuenta que tengo imágenes que tomé hace más de 10 años, y eso es un lapso de tiempo bastante grande', dice Ramón Lepage, fotógrafo venezolano quien lleva viviendo en el país, más de una década. Lepage atendió la convocatoria cultural que la Alianza Francesa en Panamá abre anualmente. Lepage se interesó porque ‘La Alianza le ofrece un espacio importante a la fotografía', por otra parte, era un buen momento para dar orden y presentar esas imágenes en un momento significativo de muchas celebraciones: los 100 años del Canal, la inauguración de la Ampliación, los 500 años de la fundación de la ciudad de Panamá y el impacto que esta tuvo en todo el territorio.

Más allá de idílicos paisajes playeros, el lente de Lepage nos muestra la cotidianidad en estos espacios, una cotidianidad marcada por la diversidad de la naturaleza y de su gente.

‘Cuando llega a las comunidades y estás viajando buscas eso, la esencia. Obviamente los grandes momentos que suceden te dan buenas fotos, pero también esos momentos bien comunes también pueden ser muy bonitos. Siento que es la esencia, donde está el arraigo de la gente, donde realmente ves la cultura y de qué están hechos', detalla.

Las primeras imágenes que Lepage tomó se llevaron a cabo en un ejercicio de curiosidad, conocer el país donde reside actualmente. Sin embargo, antes de llegar a Panamá, algo ya le había hecho click. ‘Estaba en Venezuela, participando en un taller de desarrollo de proyectos fotográficos y recibí una llamada de mi hijo que en ese momento estaba en Panamá y me dijo ‘estoy en Veraguas, la única provincia que está bañada por los dos mares'. Me dije, ese es un proyecto para desarrollar. Y comencé por ahí. Y formalmente me plantee travesías, saqué presupuestos, agarré un mapa, el Almanaque Azul y me plantee las rutas', cuenta.

Lepage admite que todavía no termina el recorrido, sin embargo, conoce más lugares que el común de los panameños.

‘Lo primero que pensé es que para que el proyecto tuviera éxito, tenía que ir a Guna Yala, porque entrar a la comunidad guna y hacer unas bonitas fotos que los representara era importante. Tuve la fortuna de conocer a Duiren Wagua, quien en ese momento hacía fotos, [ahora es cineasta) y fui con le a Ustupu. Me presenté ante el saila y pedí permiso. Luego ya tuve tres días para hacer las fotos, me dieron completo acceso para hacerlo', recuerda. También contó con la colaboración de guías en el área de Darién, con los emberá y en la comarca Ngäbe. ‘Fui a Cusapín esa parte de la costa es muy bonita, también Bahía Azul. Una vez tuve esas fotos, traté de ir completando, me falta la zona central, Aguadulce y ahí vamos', relata.

La similitud que tiene Panamá con su país, le maravilla, aunque también guarda marcadas diferencias. ‘Es impresionante en el Pacífico, la forma como se retira el mar cuando baja la marea', asegura. Para quien toda la vida ha estado frente al Caribe, donde este fenómeno no ocurre, algo tan común se torna llamativo. Sobre lugares que le han parecido muy especiales, está Garachiné, en el golfo de San Miguel. ‘Todo ese recorrido es fascinante porque las comunidades son una mezcla de afrodescendientes e indígenas. ‘Estuve hace como un mes y fui a hacer dos cosas: una documentación de los diablicos que ellos tienen, en una representación única y también del bullerengue. Quedan pocas personas que hacen las máscaras de madera balsa, hay un señor que está tratando de enseñarle a las nuevas generaciones cómo hacerlas; la parte de las danzas, sí la siguen pero el acordeonista dice que no tiene quien siga con la tradición del acordeón', comenta.

Lo cierto es que cada foto cuenta una historia diferente, las vivencias de cada quien. Aunque lo que diga cada imagen está siempre un poco sujeta al contexto en que esté presentada. ‘A mí me gustan fotografías que cuenten historias y tal vez resumo como un momento decisivo, algunas cuentan varias cosa que suceden a la vez. Hay fotos más complicadas que otras y tienen varios niveles de lectura', asegura.

La muestra

Sobre ese contexto, en este caso la sala de exposición, fue una de las variables que condicionó la selección de imágenes para la muestra. ‘Trabajamos mucho en la selección, la sufrimos, fue divertido y nos abrimos para hacer un montaje diferente, buscando la economía y adaptándonos también a la casa, un espacio donde no puedes taladrar ni montar tradicionalmente. Vamos a tener un montaje diferente y gozamos esa selección de fotos. Quisimos que no fueran imágenes clásicas o bucólicas sino que también tuviese algo de humor, te da algo más que ver.

‘Como fotoperiodista uno trata de resumir todo en una imagen, pero esta selección es un poco más a libre interpretación, es más lúdica. Queríamos que no fuera solo para especialistas. Al final lo resumo como la historia de Panamá en estos los últimos años', asegura.

‘Cuando llega a las comunidades y estás viajando buscas eso, la esencia. Los grandes momentos que suceden te dan buenas fotos, pero esos momentos bien comunes también pueden ser muy bonitos',

RAMÓN LEPAGE

Son veintitrés imágenes que se presentan de forma individual, además de un par de montajes a manera de mosaico.

El catálogo que acompaña la exposición hace gala de creatividad y está muy ligado con el nombre de la exposición. Inicialmente concebida como Espejos del Istmo, el nombre evolucionó a Panamápass, un nombre muy ‘panameño', dinámico y que se relaciona con la condición de hub y de lugar de tránsito donde no necesariamente todo el mundo se va; donde algunos están desde hace mucho tiempo, no terminan de irse pero tampoco de quedarse. Panamápass es ‘un pase' para recorrer las costas panameñas y conocer su gente.

‘Quisimos hacer un buen catálogo que fuese diferente y que la gente lo guarde, porque al final, el catálogo es lo que conservas de la exposición. Es plegable, envolvente, tiene retratos, luego se abre a medio pliego, es muy dinámico', destaca.

El conversatorio

Un conversatorio que se llevará a cabo en la Alianza Francesa, el jueves 19 de septiembre a las 7:00 pm completa el programa de la exposición de Lepage.

El fotógrafo asegura que no busca algo formal y rígido, más bien, un espacio en el que se puedan generar diálogos sobre las imágenes, el oficio y también el país.

Para Sylvia Benassy, directora general de la Alianza Francesa en Panamá, la exposición es otra forma de hablar de Panamá. ‘Nos interesó este año ofrecer una mirada a través de proyectos diferentes que enriquecen la visión de Panamá para los panameños', y un conversatorio es el espacio ideal para compartir estas ideas.

‘El conversatorio permite que la gente vuelva y se pueda armar un diálogo. En la Alianza siempre tratamos de difundir el arte en la forma clásica, pero también queremos que haya diálogos entre los artistas y el público con la finalidad de que haya más conocimiento, instrucción, una forma de formación', sostiene. En el caso de Panamápass, para la directora lo interesante es que ‘se trata de la visión de alguien que vive aquí desde hace cierto tiempo, que podría ser panameño, pero no lo es, es una mirada distinta, de afuera, pero a la vez de adentro que siempre interesa para conversar sobre una realidad'.

Será un momento que se prestará para leer esas fotografías con una mayor profundidad, más allá de las imágenes, con una mirada histórica, geográfica y etnográfica.

Ramón Lepage

ARTISTA

Ramón Lepage es un fotógrafo documentalista graduado en Comunicación en el Emerson College de Boston, con un Associate Degree in Photography en el Art Institute of Boston, USA. Ha asistido a talleres de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Fundación del Nuevo Periodismo Iberoamericano y Somosfoto .

Miembro fundador de la agencia Orinoquiaphoto.

Hasta el momento, ha celebrado cinco exposiciones individuales en Caracas y Boston, participado en 12 muestras colectivas en Venezuela, Estados Unidos y Francia. Parte de su trabajo está en colecciones de arte de su país.

Ha participado en diversos Salones y Bienales latinoamericanas.

Sus muestras individuales más recientes incluyen: Calle Ciega en Armónica Gallery en Panamá en 2016 y Espejos del Istmo en la Sala Cultural Banesco en Panamá en 2015.