Temas Especiales

04 de Aug de 2020

Cultura

Pablo Herrán, un autor español que busca normalizar el tema LGBTIQ

El escritor llegó a Panamá a presentar su libro 'Manuel Bergman', en el que aborda la identidad, inmigración y multiculturalidad; mezcla la historia con ficción y realidad. Durante la entrevista, Herrán comentó sobre los avances en la comunidad LGBTIQ y cuestionó la discriminación que existe en algunos países

Pablo Herrán de Viu nació en Mallorca, España, en 1986. Con veintiún años, recién licenciado en Comunicación Audiovisual, se trasladó a Nueva York para estudiar 'Realización de Cine'. Allí ejerció como guionista, director y editor, y fundó el Screen Loud Film Festival, centrado en la inmigración.

Herrán próximamente presentará su segunda obra titulada “Mientras pudimos”.Cedida

En 2017 debutó en el mundo de las letras con su novela Manuel Bergman, con quien obtuvo el premio Apolo al mejor libro LGTBIQ. También fue seleccionado para el programa 10 de 30 de la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, quienes se encargan de escoger a escritores menores de 40 años, para promocionar la literatura española en el exterior.

En su paso por Panamá Herrán realizó talleres de escritura creativa y presentó su primer libro. De acuerdo con el escritor, la trama se sumerge en identidad, migración, multiculturalidad y soledad. Mezcla una pizca de ficción y un toque de realidad.

¿Qué tanto de realidad hay en el libro?

Hay muchos aspectos reales y ficticios. Mi trabajo va relacionado con vivencias personales, con mi entorno y con cosas que voy observando. La novela parte de un punto muy personal y reflexiones que fui teniendo en esos ocho años que estuve en Nueva York. Aquí proyecto mis impresiones sobre la ciudad y los personajes que aparecen están inspirados en gente real que conocí durante ese tiempo.

¿Cómo se conecta usted con el personaje principal?

Llegué a Nueva York a los 21 y salí a los 28 años. Esta época fue importante para mi crecimiento personal y traté de reflejarla con la máxima honestidad posible. Las experiencias de Jorge parten de un punto muy real de lo que viví.

En el libro, el valor de la amistad se vuelve uno de los factores más importantes para Jorge, el personaje principal, ¿por qué?

Nueva York es una ciudad muy salvaje y difícil, a diferencia de España, que es un país, donde se crean vínculos más fuertes. En Nueva York es todo lo contrario, la gente tiene una visión muy pragmática porque llegan allá con un objetivo y no quiere que nada le distraiga, por eso que el amor y la amistad parecen temas ajenos a esa ciudad. Para Jorge, la amistad es una brújula que le ayuda a buscar orientación en medio de sus adversidades. En el camino se va encontrando con personas que influyen en él. Se vuelve una esponja y va aprendiendo de ellos para bien y, en otros casos, para mal.

También se lee un vínculo fuerte entre Jorge y Eva, ¿qué hace esta unión tan especial?

Parte desde la admiración porque para él encontrarse con ella es estar con su mentora. Es una mujer que ha logrado realizarse como dramaturga. Poco a poco se va transformando en una amistad de ternura por ambas partes. Eva tiene 84 años, ya no está volcada en el trabajo y no tiene esa energía por su edad. Luego de todo esto, ve su vida y se da cuenta de que no se ha casado, no tiene hijos. Jorge en la historia se transforma en el hijo que no tuvo Eva y ella se convierte en una madre para él en ese momento.

¿Qué ocurre con los lazos tóxicos a los que se enfrenta Jorge?

El capitalismo en Nueva York es fuerte, donde el tiempo es dinero y parece que el objetivo es hacerse rico. Se confunde mucho el tema de lograr tus sueños con lucrar, entonces allí se crean personajes deshumanizados, crueles y fríos como es el caso de 'Xenia', que intenta convencer a Jorge que se aproveche de su relación especial con la dramaturga y le dice que es una mujer sola, anciana, con dinero y que consiga su herencia. Es cierto que este tipo de gente existe, sin algún tipo de moralidad y simplemente ven el lado de cómo triunfar de la manera más fácil y rápida.

“En España la orientación sexual no condiciona el entorno laboral, incluso es absurdo, y si hay casos son personas que viven en otra realidad porque este tema está en el día a día de todos. Sin embargo, 
en Emiratos Árabes está penalizada la homosexualidad”,

PABLO HERRÁN DE VIU
ESCRITOR, GUIONISTA Y DIRECTOR

Otro aspecto dentro de su novela es la inmigración, ¿qué tan difícil considera que es vivir en 'la gran manzana', siendo extranjero?

Esta ciudad está compuesta de inmigrantes. Durante mis ocho años puedo contar con los dedos de la mano los neoyorquinos que conocí. Las cosas no son fáciles para los inmigrantes, existen muchos obstáculos y procesos complicados como en el que se ve envuelto Jorge, de sacarse una documentación falsa que es la de 'Manuel Bergman' para poder trabajar 'legalmente'. Durante mi tiempo allí, vi que las identidades falsas era algo común, pues la gran mayoría de las personas que residen en Nueva York han pasado por esto. Allí se vive una lucha constante para salir adelante, cueste lo que cueste.

¿Qué lleva a Jorge a crearse una identidad falsa?

Él tenía dos años en Nueva York ocupando la casa de su novio Fabio y siente que allí ha perdido todas sus ambiciones. Luego que él rompe su relación, más tarde sale, y empieza un proceso de búsqueda de sí mismo, esto le implicó estar vacío y no tener las ideas claras. Entonces en el camino se va encontrando con diversas personas, donde él empieza a actuar como camaleón y copia todo lo que hacen y muchas veces corre peligro porque llega a estar rodeado de gente que lleva una forma de vida extraña, pero al estar desorientado replica todo lo que hacen los demás y en ese momento pierde su identidad dejando ser Jorge para convertirse en 'Manuel Bergman'.

Desde su publicación la obra tuvo buena aceptación, pero ¿cuál fue el objetivo al escribirla, visibilidad para la comunidad LGBTIQ?

La temática de la novela no se centra específicamente en la comunidad LGBTIQ, habla sobre personas con diferentes conflictos que puede ocurrirle a cualquiera. Mi objetivo era que la novela partiera de un chico homosexual, como pudo partir de un chico heterosexual, porque la orientación sexual del personaje no condiciona la novela, el fin de este libro es normalizar este tema. Vemos que en la comunidad ha habido un gran cambio, especialmente en España, así como Nueva York, que no hay problema si vas agarrado de la mano con tu pareja. Ya hemos pasado la época en que nos manifestamos. Ahora creo que el siguiente paso es normalizar.

¿Cree que la sociedad condiciona al individuo por su orientación sexual?

He estado en gira en estos últimos 20 días por Centroamérica, antes de venir aquí estuve en Emiratos Árabes, adonde me invitaron para una feria del libro y por el proyecto 10 de 30. Ellos me llamaron para que presentara mi obra y he visto que el tema LGBTIQ varía en cada país y en algunos falta un recorrido inmenso. En España, la orientación sexual no condiciona el entorno laboral, incluso es absurdo, y si hay casos son personas que viven en otra realidad porque este tema está en el día a día de todos. Sin embargo, en Emiratos Árabes está penalizada la homosexualidad nadie puede decir en público que es gay, ni crear relatos de ficción en el que exista el ingrediente LGBTIQ. En Centroamérica está más avanzado, pero aquí hay que andar con cuidado a la hora de manifestar muestras de afecto en público. Creo que cada país necesita una lucha diferente.

¿Cómo fue la recepción de la novela en Emiratos Árabes, si ellos no aprueban a la comunidad LGBTIQ?

Fue curioso y no entendía cómo me invitaban a un país homófobo. Mi novela está publicada por la editorial 'Dos Bigotes', que se centra en esos temas. No fui con los ojos cerrados, llamé al representante diplomático español que trabaja en ese país. Recuerdo que le comenté “para qué me lleváis ahí si mi libro no va a ser aceptado” y ellos me dijeron que lo ocultara “cuando expliques la novela, intenta omitir ese tema, plantea otras cosas”, para mí no tenía sentido hablar de mi novela dejando de tocar ese punto muy importante. El objetivo de esta visita era que se traduzca mi texto y tarde o temprano lo van a ver. Esa sensación fue muy agridulce, sentí que estaba disimulando mi libro, fue muy frustrante. Ese país tiene muchas ganas de abrirse a la cultura internacionalmente, pero por otro lado tiene estos ideales tan antiguos y extremos.

Herrán traerá a Panamá su libro 'Manuel Bergman', que estará a la venta en diversas librerías del país. Próximamente presentará su segunda obra, “Mientras pudimos”, sobre autoficción.