Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Cultura

El #BlackoutTuesday y el sueño de libertad afroamericana

Después del asesinato de varios hombres y mujeres afroamericanos, en los últimos meses, las calles de Estados Unidos se han llenado de manifestantes que luchan contra el racismo y exigen mejores sistemas de seguridad que involucran a policías

En 1963, el pastor y activista por los derechos civiles de los afroamericanos, Martin Luther King Jr., se levantó tras un púlpito en el Lincoln Memorial (Washington, EE.UU.) y proclamó en su discurso de Tengo un Sueño: “Cien años después [de la firma de la Proclamación de Emancipación], el negro todavía no es libre. Cien años después, la vida del negro todavía está tristemente paralizada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación. Cien años después, el negro vive en una isla solitaria de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material.

Las protestas en ciudades estadounidenses han bajado su nivel de agresión, luego de que cientos fueran heridos por las autoridades.Insider

Cien años después, el negro todavía languidece en los rincones de la sociedad estadounidense y se encuentra exiliado en su propia tierra. Y así, hoy hemos venido aquí para dramatizar una condición vergonzosa”.

Más de 50 años después la población afroamericana pareciera estar congelada en el tiempo, atrapada dentro de las mismas palabras que expresó una de las figuras más importantes de la lucha por los derechos civiles de la nación estadounidense. El aumento en los índices de violencia, la pobreza, el desempleo y las limitaciones sociales son algunos de los obstáculos que están pavimentados en el camino de los más de 36 millones de afroamericanos en Estados Unidos, y que muchos han podido superar, pero no todos corren con esa ventaja.

Las protestas antirracismo han resurgido en EE.UU. tras la muerte del afroestadounidense George Floyd, el pasado 25 de marzo, cuando se hallaba bajo custodia policial en Minneápolis (Minnesota); allí sufrió de brutalidad policiaca al ser oprimido por el oficial Derek Chauvin, que posó su rodilla sobre el cuello de Floyd por más de ocho minutos hasta que este falleció, según informó The New York Times en una reconstrucción en video. Este hecho avivó la llama del enojo e injusticia que se ha mantenido encendida en la comunidad negra por siglos, haciendo que millones de personas (de diversas razas) salieran a las calles de más de 100 ciudades en Estados Unidos.

El pasado 2 de junio las redes sociales se inundaron de cuadros negros simbolizando un 'apagón' virtual en diversas plataformas digitales. El hashtag de la iniciativa, #BlackoutTuesday, fue ideado originalmente por Jamila Thomas (Atlantic Records) y Brianna Agyemang (discográfica Platoon), como parte de su campaña 'The Show Must Paused' ('El Show debe detenerse') para llamar la atención en la industria musical y hacer valer la voz de quienes protestan contra la violencia hacia los negros. Pese a que agradecieron el apoyo en sus redes sociales, instaron a las personas a no utilizar el hashtag 'Black Lives Matter' ('Las vidas de los negros importan') a menos que fueran publicaciones con información importante de apoyo a la causa estadounidense. “Si no lo estás usando en ese sentido, utilízalo sin hashtag, así no silenciamos sin querer un diálogo vital en un mar de recuadros negros”, indicaron en su cuenta de Instagram.

Miles de personas –entre celebridades famosas y ciudadanos comunes– se unieron en redes sociales con publicaciones en apoyo a los afrodescendientes en Estados Unidos, Reino Unido y Latinoamérica utilizando los hashtags descritos con información de donación a organizaciones sin fines de lucro, hospitales y diversas fundaciones de ayuda a la comunidad negra.

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama expresó en un video presentado por The Guardian, que es clave que los jóvenes se mantengan “activos, motivados y educados en materia de leyes y votación”, lo que puede traer “grandes cambios”. Sin embargo, hizo un llamado a detener la violencia, el vandalismo y la agresión entre los jóvenes durante las protestas. “Muchas veces la violencia ha venido de personas que debían servirles y protegerlos. Quiero que sepan que sus vidas importan, ustedes importan y sus sueños importan”, puntualizó.

El actor John Boyega ha contribuido con fundaciones y marchas en contra del racismo en Reino Unido y EE.UU.Redes sociales

“Hay un cambio de mentalidad que se está llevando a cabo y no es resultado de discursos políticos, sino directamente de las actividades de personas jóvenes que se ponen en la brecha en pro de una diferencia social”, concluyó.

El impulso de las protestas

Si bien, George Floyd ha sido el rostro de las protestas en los últimos 11 días, otros casos de violencia y racismo han salido a flote; entre ellos, un adulto mayor de 75 años fue agredido por dos oficiales de policía en Nueva York el pasado 4 de junio, como se destaca en un video circulado en las redes sociales de una radio local sin identificar. El alcalde de Buffalo (Nueva York), Byron Brown, dijo que el hombre estaba en una condición estable pero grave, y los medios locales informaron a The Guardian que sufrió una “laceración y una posible conmoción cerebral”.

Brown indicó a diversos medios que los dos oficiales habían sido suspendidos sin paga mientras se investigaba el ataque. Mientras, en Washington, nuevos videos de prueba surgieron en cuanto al homicidio de Manuel Ellis, un padre de familia afroamericano de 33 años que fue golpeado por policías mientras se mantenía esposado. “No puedo respirar” fueron sus últimas palabras antes de fallecer aún estando en custodia de la autoridades el pasado 3 de marzo en Tacoma (al suroeste de Seattle); el pasado 3 de junio, Rich O'Brien, investigador de la oficina del forense del condado de Pierce, informó a The Washington Post el reporte de muerte de Ellis: “causado por hipoxia y la restricción física”.

En el estado de Kentucky, el nombre de David McAtee se unió a la lista de fallecidos a manos de autoridades en protestas por la muerte de Floyd. El pasado 1 de junio, McAtee se encontraba cocinando carne para las multitudes reunidas en la intersección de Broadway y la calle 26 en Louisville, una zona en la que predominan los negros. Pasada la medianoche, dos autos de la policía local llegaron para disipar la multitud con gases lacrimógenos y otros artefactos, cuando McAtee salió de la cocina a ver la conmoción encontró a los oficiales; un video de vigilancia provisto por la comisaría de Louisville muestra a McAtee desarmado salir, levantar los brazos y luego correr hacia atrás tras ser impactado por un tiro. Pese a que la policía dijo que McAtee disparó un arma, en el video provisto no se encontró prueba alguna del hecho, según informó The Guardian.

Este acontecimiento hizo aumentar la acción civil de las comunidades negras de Kentucky al traer a la mesa la muerte de la joven médica de 26 años, Breonna Taylor, quien fue impactada por ocho balas tras la entrada de oficiales que estaban cumpliendo una orden de allanamiento en una investigación de narcóticos. Kenneth Walker, su novio, al no oír a los oficiales anunciarse pensó que estaban siendo víctimas de una invasión al hogar, consiguió su arma y disparó una vez, hiriendo a un oficial en la pierna; seguido, los demás oficiales dispararon más de 20 veces, incluso traspasando las paredes del apartamento, según informó el abogado de la familia Taylor, Ben Crump al diario inglés.

Tras el arresto de Walker –bajo los cargos de intento de homicidio a un oficial y asalto en primer grado–, los oficiales no encontraron drogas en el apartamento de Taylor y estos siguen bajo investigación. La muerte de la joven afroamericana es resonada por el homicidio de Ahmaud Arbery, de 34 años, y también negro, quien fue asesinado por Gregory McMichael y su hijo Travis McMichael, quienes lo persiguieron hasta dispararle el 25 de febrero en South Georgia. Ambos fueron arrestados bajo el cargo de asalto agravado y homicidio.

Voces de justicia

Tal como pronunció Luther King Jr. aquella tarde de 1963: “Sería fatal para la nación pasar por alto la urgencia del momento. Este verano sofocante del descontento legítimo del negro no pasará hasta que haya un vigorizante otoño de libertad e igualdad”. Siguiendo la línea del activista, John Boyega se unió a la protesta de Black Lives Matter en Londres, Inglaterra, el pasado miércoles por la tarde.

“Gente negra: los amo. Los aprecio. Hoy es un día importante. Estamos luchando por nuestros derechos”, expresó Boyega en un video circulado en Twitter. “Estamos luchando por nuestra capacidad de vivir en libertad”. Boyega, quien nació en Inglaterra, indicó que los esfuerzos de los protestantes son “representación física del apoyo” a los jóvenes y adultos negros asesinados en las últimos meses.

Boyega es uno de los tantos famosos que han brindado sus pensamientos y palabras de aliento por la causa de antirracismo alrededor del mundo en tiempos de lucha y separación por el Covid-19. “Necesito que comprendan lo doloroso que es esto”, dijo Boyega, siendo recopilado por Insider.

Breonna Taylor, una médica de emergencia de 26 años fue asesinada en marzo.Redes

La lucha contra el racismo ha sido una guerra alrededor del mundo desde hace siglos, en palabras de Luther King Jr.: “En el proceso de ganar el lugar que nos corresponde, no debemos ser culpables de hechos ilícitos. Debemos conducir nuestra lucha para siempre en el plano superior de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra protesta creativa se degenere en violencia física”.