Temas Especiales

14 de May de 2021

Cultura

Panamá pintado en los umbrales del Casco Antiguo

La iniciativa cultural 'The Casco Door Project' cumple su cuarto año de realización con la subasta de 50 puertas restauradas en obras de arte, por parte de 43 artistas nacionales con temática panameña creadas desde diversos estilos de la pintura

'La Casa de Gatos Por Siempre' de Rolo De Sedas mantiene su esencia panameña con colores vibrantes y materiales reciclados.Cedida,

The 'Casco Door Project' es un evento cultural creado por la Asociación de Vecinos y Amigos del Casco Antiguo (Avaca) en 2014 para resaltar el panorama artístico nacional y brindar nuevas obras que destaquen la calidad del arte centrado en transmitir mensajes del Istmo. En su cuarta entrega, la subasta para recaudar fondos que inició el 29 de octubre, se estará realizando hasta el 21 de diciembre en la Casa Pérez Alemán.

Dentro del catálogo de artistas nacionales y residentes que realizaron las obras se encuentran: Rolo De Sedas, Aristides Ureña Ramos, Chechel Rivera, Jairo Castro, Marita Preciado, Maritza Sevilla, Nelson Vargas Castrellón, Osvaldo Herrera Graham, Pascual Rudas, Sharon Him y Scott Crystal, entre otros. Bajo la temática de Panamá, los expertos en arte volcaron sus talentos en trazos que representan la esencia del Casco Antiguo y el Istmo por igual.

El artista Rolo De Sedas, quien lleva una amplia trayectoria como pintor, conversó con La Estrella de Panamá acerca de su participación en 'The Casco Door Project' este año con la obra 'Casa de Gatos Para Siempre' la cual fue creada sobre una puerta antigua con materiales reciclados como vidrios, pedazos de madera y diversas telas, creando una obra texturizada sobre vidriales en la puerta. De Sedas ha participado en tres ediciones de este evento, siendo su primera obra subastada la 'Casa de las Mamis', luego realizó una colección de tres puertas tituladas 'El Palacio de las Sirenas', 'La Escuela del Lenguaje Secreto de las Plantas y Flores' y 'La Casa de la Coronación'.

“Mi estilo siempre está basado en representar a Panamá y para eso utilizo desde la naturaleza, las 'mamis' empolleradas en balcones, animales y otros elementos encontrados dentro del Istmo”, indicó a este diario.

El maestro Aristides Ureña Ramos presentó su obra en puerta antigua, 'Panamá en Azul', la cual destaca memorias y recuerdos del Istmo y su campiña.Cedida

Además, comentó que la subasta “permite que todos los artistas que hemos colaborado y trabajado en las puertas podamos mostrar la gran diversidad que existe en el arte istmeño”, ya que “cada artista es un universo individual y diferente”.

Expresó que cada uno trabajó “con el mismo objeto”, pero “le dimos una vida distinta”. Las obras que ha presentado en los últimos años de su participación llevan una “coherencia general”, dado que no las considera como “una separada de la otra con mensajes individuales”, sino como una colección que desarrolla una narrativa extendida con cada nueva pieza.

“Voy enriqueciendo la colección año tras año con edificios que invento en el panorama de nuestro Casco, naturaleza biodiversa, vestimenta folclórica, peces, entre otros. Cada obra tiene su propia personalidad”, agregó.

Por su parte, la pintora Chechel Rivera expresó que al ser su primer año en el evento, presentar una nueva obra es “una gran oportunidad de exponer el arte panameño”.

Su obra se titula 'Vereda Tropical' y fue realizada con acrílico bajo una temática de naturaleza que destaca “aquellos paseos por el Casco Antiguo, donde las flores silvestres son testigos clave de la evolución de la población a través del tiempo”.

“Considero que cada artista contribuyó a crear un mosaico de ideas que se convirtieron en un ambiente festivo del Casco Antiguo a través de las pinturas en las puertas”, anotó la pintora, “en la exhibición se puede ver esa representación de la naturaleza, la población e historia de este ícono urbano”.

Para Rivera, “el Caso Antiguo es algo muy nuestro, en él somos uno solo, no sientes que eres extranjo y panameño, sino una misma comunidad que se interconecta a través de sus calles, monumentos, sitios recreativos y demás experiencias”.

Así mismo, el maestro Aristides Ureña Ramos entró al catálogo de obras con 'Panamá en azul', una pieza realizada con trazos blancos sobre una superficie azul que cubre la totalidad de la puerta. Entre sus elementos se pueden apreciar la naturaleza y la presencia del interior del país. “Estaba buscando los recuerdos enterrados en esta puerta antigua”, comentó Ureña Ramos, “mi objetivo fue vestir esta puerta con un nuevo propósito, darle un nuevo significado, un nuevo recuerdo”.

“Los obstáculos que nos enfrentan son desafíos que debemos superar, y esta puerta era una oportunidad más para poner al límite mi capacidad creativa”, expresó el artista.

Inversión en el arte

'The Casco Door Project', creado por Avaca, se une a una lista de iniciativas que buscan impulsar el arte istmeño aún en momentos de dificultad por la pandemia. La exposición presente en la Casa Pérez Aleman está abierta para hasta 20 personas por turno, según recomendaciones del Ministerio de Salud (Minsa), como indicó Avaca en una nota de prensa.

Para los artistas, los proyectos culturales deben aumentar en el Istmo, no sólo en la ciudad capital, sino con una mayor movilización de recursos y apoyo para el interior de la república. “Debemos llevar estas iniciativas culturales y artísticas a las provincias con mayor esmero y esfuerzo por parte de las entidades gubernamentales como el Ministerio de Cultura (MiCultura), para que los artistas jóvenes emergentes puedan imprimir su sello en las comunidades y dejar huella de lo que representa cada provincia para el país entero”, anotó De Sedas.

“En Panamá, lamentablemente, no se le da mucha importancia a la cultura, ni a la educación en el arte y demás aristas, porque los gobernantes quieren un pueblo manipulable e ignorante. La cultura es la punta de lanza de la educación. Un pueblo sin cultura está destinado a la autodestrucción y a desaparecer”, agregó.

De Sedas y Rivera afirmaron que es de carácter urgente “invertir más en la educación y el arte, no basta con tener leyes pendientes, sino contar con incentivos de la empresa privada y entidades públicas”.

Hicieron énfasis en que “Panamá no está al mismo nivel en cultura que como se presenta en construcción de infraestructuras, empresas y logística internacional. Hace falta un trabajo intencional del gobierno y la empresa privada para crear un ambiente artístico y cultural que se impulse con el paso de los años, no cada lustro con cada administración nueva que llegue al poder”, expresó De Sedas.

En cuanto al panorama artístico durante la pandemia, Rivera se mantiene optimista de que el confinamiento no cerró las ideas ni la creatividad de la población: “La pandemia ha permitido que las personas que antes no se acercaban al arte y la pintura, ahora se sientan atraídas por las presentaciones de los artistas, eventos culturales, subastas y exposiciones, lo cual ha creado un despertar de nuevos artistas que sacaron a la luz sus pinturas y de quienes no conocíamos nada por la distancia entre provincias o falta de promoción en galerías”.

“Hay artistas jóvenes que están emergiendo a través de las redes sociales, que tienen talento nato y ha sido algo positivo para nuestra cultura que hayan encontrado plataformas donde pueden hacerse conocidos sin ningún tipo de condiciones o ataduras”, señaló.

“Nuestro trabajo como artistas es transmitir sentimientos, sensaciones. Ahora, nos hemos conectado con la situación y hemos dado todo lo que podemos dar”, señaló.

Por otra parte, la pintora hizo hincapié en la necesidad de practicar “el arte de la empatía” a través de las obras, dando mayor apoyo a fundaciones, organizaciones sin fines de lucro y “campañas que aportan a la ciudadanía una mejora en la calidad de vida general”.

“Nuestros esfuerzos, ahora más que nunca, deben ser para promover eventos de apoyo en el interior del país. Quizás sea difícil transportar los cuadros con cuidado, pero los artistas también deben reconocerse en las provincias e incluso si viven fuera de Panamá”, expresó, “después de la pandemia, cuando podamos ver el mundo de afuera con nuevos ojos, vendrán cosas muy buenas para nuestra población, desde la cultura y el arte, hasta nuestra forma de cuidarnos unos a otros como uno”.