Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Cultura

La musicoterapia, herramienta de sanación y aprendizaje

El IX Simposio Latinoamericano de Musicoterapia se llevará a cabo del 11 al 22 de enero durante la primera edición virtual del Panamá Jazz Festival en 2021

En años anteriores el aforo del evento había sido estimado en 500 asistentes. En esta ocasión, durante la virtualidad se esperan más de mil.Cedida

En la novena edición del Simposio Latinoamericano de Musicoterapia –su primera virtual– que se llevará a cabo durante la primera edición virtual del Panamá Jazz Festival del 11 al 22 de enero, estarán presentes ponentes de Estados Unidos, Argentina, España, Uruguay, Brasil, Austria, Chile, Reino Unido y demás países alrededor del mundo, con profesionales que darán charlas sobre cómo utilizar la musicoterapia en niños durante el confinamiento, en docentes, en estímulo del lenguaje, y en migrantes y sus familias.

La directora ejecutiva del Panamá Jazz Festival y profesional de musicoterapia Patricia Zárate conversó con La Estrella de Panamá sobre el programa del simposio, el que describió como “el más variado y especial que hemos tenido hasta ahora”, lleno de temas que se tratarán con profesionales internacionales, entre ellos la música Ciara Mosser (Austria), quien tiene discapacidad visual y se desenvuelve en la orientación y capacitación de otros músicos con discapacidades.

A Mosser la acompañarán otros ponentes como Cecilia Di Prinzio (Argentina), Diana Castillo (Colombia), Carine Ries (Reino Unido), Diego Alejandro Torres (Colombia, David Gamella (España), entre otros.

“Tendremos un programa dedicado a realzar la importancia de la música en la vida de la población y cómo esta puede mejorar nuestro ánimo y ayudar en el tratamiento de enfermedades o complicaciones de salud mental”, enfatizó Zárate.

El simposio también servirá de plataforma para fortalecer los planes de implementación de la musicoterapia dentro del sistema de salud pública nacional, donde todavía no está presente. Ante esto, Zárate y demás profesionales de la musicoterapia fundaron la Asociación Panameña de Musicoterapia (Apamu) durante la pandemia, como respuesta “a la gran crisis que hemos vivido”.

Dentro de los planes de la recién nacida fundación se encuentra la implementación de la musicoterapia como herramienta de salud pública, así como la integración de la carrera universitaria en el plano de la educación superior nacional.

“La musicoterapia ayuda en el dolor físico, emocional, funciona en todas las edades, desde bebés recién nacidos hasta adultos mayores”, comentó Zárate, “ya existe el chupete musical que consiste en ayudar a los bebés recién nacidos; es aprender a chupar el biberón para alimentarse y salir del hospital en óptimas condiciones. Así mismo, los efectos de la musicoterapia son muy efectivos en adultos mayores; es conocido su beneficio en aquellos que sufren enfermedades como parkinson, demencia, alzheimer y demás complicaciones de salud mental”.

Para la musicoterapeuta y profesora asistente en el Berklee College of Music, el experto en musicoterapia debe “conocer de salud y de música y demás herramientas”, además de tener habilidades multidisciplinarias, por lo que considera necesario llevar a cabo un plan universitario que se centre en esta carrera dentro del plan de futuros profesionales de la salud. “La musicoterapia es igual a cualquier otra carrera de la salud y ahora, más que nunca, las personas necesitan conocer de lugares especializados donde puedan hallar los escritos de profesionales en esta carrera, conocer sobre los progresos y prácticas para mejorar la calidad de vida”, dijo, e instó a las personas que requieran estos servicios y conocimientos a visitar la página web oficial del Centro de Musicoterapia Global (musicoterapiaglobal.org).

Pese a que no hay un género o estilo musical que sea más o menos efectivo en la práctica de la musicoterapia –ya que cada reacción del paciente es diferente ante la música–, su misión está enfocada en el proceso de la experiencia musical.

“Esto depende de la meta que se tenga, que no siempre es educativa; puede ser de movilidad, emocional, cognitiva, y eso dependerá del grupo de personas que esté bajo esta práctica con un profesional; sin embargo, los resultados apuntan a que la música tiene características especiales que permiten mejorar las condiciones que sufran los pacientes”, explicó.

Durante el evento virtual los asistentes podrán ver el festival desde una nueva perspectiva, con mayor hincapié en el rol de la música y las artes en el futuro postpandemia y aún durante el tiempo de confinamiento preventivo. “Las personas podrán ver el festival en un ambiente virtual sin límites. Dentro del simposio se educará acerca de diversas formas en las que la musicoterapia puede ayudar a la población a sobrellevar las circunstancias actuales”.

Con la virtualidad, el festival integró un sistema de donaciones que aplica al Simposio Latinoamericano de Musicoterapia. Como explicó Zárate, el costo “generalmente se colocaba alrededor de $200, pero este año, dada la virtualidad, tendremos la posibilidad de dar un marco de donación de los asistentes que podrán ofrecer la cantidad que decidan sin afectar su economía personal, aun si no puede pagar, no se le restringirá el acceso”. Las ponencias se podrán ver gratuitamente a través de la página web oficial del festival (panamajazzfestival.com), pero “instamos a las personas a que si está en sus capacidades, puedan donar a la organización para seguir llevando a cabo programas culturales y educativos en el futuro cercano”.

La importancia de reconocer la musicoterapia como una herramienta de sanación es evidenciada en la creación del simposio y de la Asociación Panameña de Musicoterapia (Apamu), así Zárate destacó que “la música puede darnos el empujón que necesitamos en medio de la pandemia”.

En años anteriores el aforo presencial ha sido estimado de 500 asistentes. Actualmente la directora ejecutiva espera superar esta cifra para obtener un mayor alcance nacional e internacional.