17 de Sep de 2021

Cultura

Errores que pueden arruinar la entrevista de trabajo

Estar listo para su primera entrevista virtual requiere de nuevas habilidades y preparación especial. Así que le compartiré algunos de los errores más comunes que la gente comete en estos tiempos de pandemia

Evite las chaquetas voluminosas y asegúrese de que el cuello de su camisa está limpio.Shutterstock

Actualmente, las entrevistas de trabajo en video son la norma durante los procesos de contratación. Investigaciones a nivel global develaron que el 96% de las empresas utilizó este método para reclutar a su nuevo personal recientemente.

A medida que se expande el trabajo remoto, este cambio puede continuar durante algún tiempo y, por lo tanto, ahora se hace más importante conocer los matices que este acto conlleva. Por supuesto, todavía necesitamos hacer la preparación típica de la entrevista: investigar al candidato, anticipar las respuestas que se darán, y del otro lado, el candidato debe analizar la empresa, investigar en internet su reputación, etc.

Estar listo para su primera entrevista virtual requiere de nuevas habilidades y preparación especial. Así que le compartiré algunos de los errores más comunes que la gente comete en estos tiempos de pandemia.

Fallos tecnológicos:

Nada detendrá su entrevista más rápido que no estar familiarizado con la tecnología y tener fallas operativas. Asegúrese de conocer la plataforma que se utilizará y, si es posible, pida a un amigo o familiar que realice una sesión de práctica con usted para que se sienta cómodo con las funciones de la plataforma.

Le sorprendería saber que, aunque llevamos un año de pandemia, aún hay personas que nunca han usado Teams, Zoom, Skype, Meet, es más, ni siquiera hacen llamadas de WhatsApp o usan el FaceTime de Apple.

Fondos que distraen:

Entiendo que queramos guardar nuestra privacidad, pero un fondo virtual mal utilizado distrae como no tiene idea. Es mejor encender la cámara con tiempo y observar lo que aparece en ella, elija un área y organícela.

Si hay un bote de basura o una estantería desordenada, límpielos. Un consejo que le doy: quite todo lo que pueda distraer o desagradar. Si es dueño de alguna obra arte interesante o algo que pueda provocar una conversación de fondo, úselo.

Presentación personal:

Es posible que tenga planeado un atuendo espectacular desde la noche anterior, pero antes de la entrevista compruebe frente a la cámara y sentado (a) que todo le queda bien, que no revela nada más allá (si es escote) o que nada se vea abultado, presionado (si es gordito).

Para lucir bien en la cámara, los tonos azules y negros quedan perfectos. Evite las chaquetas voluminosas y asegúrese de que el cuello de su camisa está limpio (más aún si es blanca) o que su corbata no esté torcida... Recuerde esto, lo que ve en pantalla suele estar al revés.

También es una buena idea revisar la iluminación... y esta, en particular, habla mucho de lo detallista que puede ser. A veces y por pereza las personas no quieren montar las luces artificiales que tienen a su disposición y deciden hacer la videollamada cerca de una ventana, ¿el resultado? A veces nos vemos con tonos azules o amarillos en la piel o aparecen sombras golpeantes y no sabemos por qué. Las luces de anillo frontales, en especial las blancas, favorecen muchísimo las videollamadas. Existen versiones económicas disponibles en línea.

Desarrolle simpatía:

Más allá de cómo se vean usted y su entorno, todavía tiene unos segundos para dar una buena primera impresión en su entrevista. Por lo tanto, no se salte esos momentos clave para romper el hielo y establecer una conexión.

Si alguien le pregunta sobre algo personal y puede responder tranquilamente, hágalo como si estuviera en persona, desarrolle una breve charla mientras espera que todos se unan a la entrevista. Esos momentos pueden marcar una gran diferencia.

Señales de incomodidad:

Todos tenemos “señales de incomodidad”. Pueden ser pequeños toques en la cara o cuello, por ejemplo. Estas son señales de estrés normales, pero recuerde esto, aumentan durante las entrevistas frente a una cámara.

Esté tranquilo, no tenga miedo de usar algunos gestos con las manos, ellos pueden reducir las señales de incomodidad. No intente quedarse quieto, no quiera parecer “congelado”. Busque un lugar para descansar las manos, fuera de la cámara de ser necesario.

Encorvarse:

En un video encorvarse es tan visible como en persona y no causa una gran impresión, si es posible, considere estar en una silla de madera recta, lo que podría mejorar la postura, facilitar la respiración si se pone nervioso y aumentar su energía.

Si eso no es posible, siéntese derecho y concéntrese en parecer enérgico y comprometido. No abuse de los almohadones de colores, pues, aunque lo ayuden en su postura, pueden ser elementos distractivos.

Mire la luz:

Muchas veces veremos miradas perdidas en las videollamadas y no se da una conexión visual instantánea como suele ocurrir en persona, esto es porque casi nadie se enfoca en la luz superior de la computadora y solo nos quedamos viendo los rostros que aparecen en la pantalla. Mire la luz de vez en cuando.

El último error:

La leyenda del béisbol Yogi Berra dijo la famosa frase: “El juego no se acaba hasta que se acaba”. Y eso es cierto para las entrevistas en video. Cuidado con hacer muecas o decir algo extraño hasta que esté seguro de que está desconectada la señal. Asegúrese de estar completamente fuera de cámara y de que todo esté apagado antes de suspirar o hacer un comentario. Le sorprendería saber lo común que es escuchar alguna palabrota en el último segundo de transmisión.

Las videollamadas bien pueden extenderse más allá de la pandemia, así que es necesario poner mucha atención a lo que hacemos durante las sesiones. Ya sea que las utilicemos para una entrevista o para una reunión entre familiares y amigos, será beneficioso que nos transformemos en todos unos “pro” para lograr comunicarnos de manera positiva o asertiva, y así no quedar más aislados de lo que ya estamos.