Temas Especiales

24 de May de 2022

Cultura

Un diálogo sobre los lazos culturales y económicos entre Panamá y Japón

El embajador de Panamá en Japón, Carlos Peré señala que las relaciones entre ambas naciones son fuertes y que el 60% de los buques del país asiático tienen la bandera panameña. También expone los avances en materia cultural y la gestión de becas

Un diálogo sobre los lazos culturales y económicos entre Panamá y Japón
Peré entregó credenciales al emperador de Japón, Naruhito el 13 de marzo de 2020.Cedida

Carlos Peré, embajador de Panamá en Japón, se describe como un hombre humano, apasionado del jiu-jitsu brasileño, el ciclismo y el golf. Nació el 7 octubre de 1974 en Panamá. Es padre de seis hijos. Estudió en Aden International Business School, ha cursado programas de liderazgo en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (Ulacit). También se formó en el campo de la ingeniería industrial. Además, de español, habla inglés y portugués.

En cuanto a su carrera profesional se ha desempeñado como Director Comercial y de Publicidad de Cable & Wireless Panamá. También como director de ventas de Kenneth Cole. En el mundo de los negocios es socio de Franquicias de Athen's Pizza y fue propietario de dos franquicias de Café Unido (2014-2019).

El embajador y cónsul general de Panamá en Tokio compartió en una entrevista con La Estrella de Panamá, en la que contó los avances en materia de relaciones económicas entre ambos países desde su llegada a Japón el 16 de octubre de 2019. Además, dialogó sobre el apoyo económico otorgado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) a Panamá para la construcción de la línea tres del metro, así como también csobre aspectos de su vida fuera de las labores diplomáticas.

Como embajador de Panamá en Japón, ¿qué podría decirnos sobre los lazos económicos y socioculturales entre ambos países?

Antes de responder me gustaría abordar el siguiente aspecto histórico: la relación entre Panamá y Japón empieza el 7 de enero de 1904. Hoy los lazos económicos son muy fuertes entre ambas naciones, este país es el segundo usuario que más transita por el Canal de Panamá. El 60% de los buques japoneses tienen la bandera panameña y en temas de cooperación económica, sabemos que el financiamiento de la tercera línea del metro está siendo ejecutado por el apoyo económico que le dio la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) a Panamá, esta acción le cambiará la vida a aproximadamente a 700 mil personas. En cuanto a lo sociocultural, estamos promoviendo en las escuelas japonesas la historia de Panamá, en este país asiático cuando se menciona el nombre de nuestro país, lo primero que piensan es en el Canal de Panamá y la café geisha, pero para nosotros es importante que los alumnos de estos colegios conozcan más allá, promoviendo otros aspectos, por ejemplo, describir cómo es la cotidianidad de los panameños y que eso les despierte el interés por conocer más sobre el istmo.

¿Desde la embajada manejan algún tipo de programa enfocado en el intercambio cultural y educativo?

No lo manejamos directamente nosotros, pero la embajada sirve como puente entre instituciones. Estamos estableciendo contactos para promover que más estudiantes de Panamá, tengan la oportunidad de estudiar en Japón y viceversa. En ese sentido, hemos hecho contacto con universidades en la Ciudad del Saber y con la Secretaría Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación (Senacyt) para que los alumnos japoneses también vayan a nuestro país. En estos momentos están en proceso de aprobación dos becas de educación agrónoma.

¿Cómo describe la experiencia de ejercer su cargo en medio de la pandemia?

Con todo lo que está pasando no es justo que solo hable de mi experiencia. Desde Japón realizo mi labor con compromiso y gracias a Dios estoy bien y con salud, lo difícil realmente ha sido levantarme todas las mañanas, a 14 horas de diferencia de Panamá, y ver las noticias negativas que aquejan nuestro país con este tema de la covid-19. De esta experiencia, nos toca ver no solo lo negativo, también lo positivo, por ejemplo, la pandemia nos ha enseñado a valorar más el tiempo porque no se sabe cuándo dirás el último adiós o la última vez que hablaras con una persona. Sé que son tiempos duros, pero es importante levantar la frente, no quejarse de la situación y agradecer porque son afortunados aquellos que tienen a sus familiares con vida porque el nuevo coronavirus se ha llevado muchas vidas.

En las últimas publicaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá se han dado a conocer los acercamientos que ha tenido con representantes del ámbito deportivo. ¿Hay algún plan en beneficio para Panamá en este sector?

Pronto se verán los frutos de esas reuniones que tuvimos previas a la pandemia. Nos hemos acercado con las federaciones de judo, boxeo y lucha libre de Japón con la cual, hemos establecido relaciones para que, en el futuro, los atletas y técnicos de Panamá entrenen aquí. También, estamos en reuniones con la federación de surf de este país para fortalecer las relaciones, creo que este deporte tiene un enorme potencial para el istmo por nuestros mares. Panamá cuenta con todas las características para ser un centro de alto rendimiento en la disciplina de surf y todos los deportes acuáticos. Ya hemos hablado de este tema con el director del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes), Héctor Brands.

“Los tres aspectos que los panameños podemos aprender de los japoneses son: la disciplina, la puntualidad y el respeto. Con relación a qué pueden aprender los japoneses de los panameños es: ser flexibles y ese espíritu alegre que nos caracteriza” CARLOS PERÉ, EMBAJADOR DE PANAMÁ EN JAPÓN

Ahora que dialogamos sobre deporte. Con relación a los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos, ¿qué opina de que se hayan realizado en medio de la crisis sanitaria en Japón?

Primero hay que felicitar a Japón por el reto que asumió y como lo ejecutaron. Considero que lo han hecho a la perfección. Por temas de bioseguridad, me hubiera gustado recibir a la delegación olímpica y paralímpica en el aeropuerto, pero la salud de nuestros representantes es primero.

¿Cómo ve el impacto social y económico de ambos eventos internacionales en Japón?

El impacto económico no se logró ya que el estado de emergencia de Japón no lo permitió, y las fronteras están cerradas para todos los extranjeros, pero un hecho es que, en los últimos seis años, este país ha tenido un crecimiento turístico del 6% y creo que, con la realización de los juegos, Japón estuvo en los ojos del mundo y sé que una vez se supere la crisis sanitaria muchas personas vendrán a visitar Tokio. Otro aspecto positivo, no solo será en el turismo, sino también en el tema de la infraestructura deportiva que queda en el país.

Cambiando de tema, supe que es padre de seis hijos, ¿cómo logra ese balance entre sus obligaciones laborales y la familia?

Soy padre directo de cuatro y padrastro de dos, las dos niñas están aquí conmigo y con mi esposa. Mi hija mayor tiene 23 años, estudia en Estados Unidos; el segundo suma 21 años y las dos últimas son mellizas de 7 años y se forman en Panamá; sin embargo, con la tecnología puedo hablar con ellos todos los días.

Fuera de sus quehaceres como diplomático, ¿cómo es Carlos Peré?

Soy un hombre lleno de energía y solidario. También pienso en los demás y en cómo mejorar a diario en lo personal. Me gusta trabajar en equipo y disfruto de que a todo el mundo le vaya bien. Soy muy apegado a mi familia, trabajo duro para mis hijos, ellos son el motor de todo lo que hago y compartir con cada uno es mi mayor alegría, también me llena de satisfacción verlos crecer, que sean independientes y responsables.

¿Qué es lo que más extraña de su país?

A mis hijos, mi familia, mis amigos y el buen humor que nos caracteriza a los panameños. Además, la comida. No cambio a Panamá por nada, lo amo. Sé que no somos el país perfecto, pero tenemos un corazón muy grande y eso vale oro. Fuera de la pandemia y en medio de la crisis sanitaria, Panamá siempre recibe a todas las personas con los brazos abiertos.

No nos despidamos sin antes cerrar con un mensaje de reflexión. ¿Qué considera que pueden aprender los panameños de los japoneses y viceversa?

Los tres aspectos que los panameños podemos aprender de los japoneses son: la disciplina, la puntualidad y el respeto. Con relación a qué pueden aprender los japoneses de los panameños es: ser flexibles y ese espíritu alegre que nos caracteriza.