03 de Dic de 2021

Cultura

Lección para padres: ¿cómo enseñar a los niños a dibujar?

En esta guía práctica, Aristides Ureña Ramos, maestro de la plástica en Panamá destaca la ruta para sembrar en los niños el amor hacia el dibujo y estimular su creatividad a través del arte; así como transmitir el conocimiento adquirido a las nuevas generaciones

Lección para padres: ¿cómo enseñar a los niños a dibujar?
La cultura siempre sentará las bases de sociedades más justas.

Hay una felicidad muy placentera cuando vemos a nuestros hijos aprender a dibujar, filtrando a través de los primeros trazos su realidad fantasiosa y esa imaginación que llevan en su profunda inocencia. Aunque debemos estar claros en que no todos los niños están interesados, o atraídos, por estas aventuras artísticas, y muchas veces son los estímulos equivocados los encargados de alejarlos.

Aquí les traigo unos consejos simples, frutos de las experiencias de mis laboratorios con los pequeños futuros creativos, para que compartan junto a ellos:

1. La capacidad para dibujar llega a través del constante juego-ejercicio, que alcanza a desarrollar la habilidad satisfactoriamente y de manera placentera para el niño, a través de la observación de la realidad con la finalidad de reproducirla. Por lo que, seguir al niño en su dibujo no debe transformarse en una actividad coercitiva y mucho menos intimidatoria, más bien en un juego educativo a realizarse junto a los adultos.

Muchos niños se sienten contentos solo cuando el dibujo ha sido terminado o completado, sin considerar este juego un verdadero ejercicio, por eso puede ser interesante hacer comprender que se está aprendiendo a dibujar, exactamente como aprendemos a tocar un instrumento musical y, por ejemplo, se cumplen ejercicios como los juegos de escalas y arpegios que sirven para adquirir una mejor técnica con la finalidad de ejecutar pasajes musicales siempre más complejos.

Lección para padres: ¿cómo enseñar a los niños a dibujar?
Para aprender el contorno se requiere de práctica constante, superando las perezas momentáneas.

Los (as) niños (as), (tendencialmente), deberían aprender a dibujar “Dal Vero” copiando la realidad, sin necesidad de copiar de otro dibujo presentado como un modelo, porque en esta primera fase del desarrollo confundiría la interpretación personal de su realidad individual, engañado con la perspectiva de la realidad de otro autor y de ajenas soluciones. El objetivo es no confundir sus mentes frágiles e impresionables.

Tenemos que proteger el potencial creativo del niño (a) que se encuentra en crecimiento, puesto que son los justos estímulos y la maestría didáctica infantil los que nos brindan la posibilidad de cumplir con su sano desarrollo intelectual.

Naturalmente, la representación de la realidad resulta muy difícil, pero lo que no se nos puede olvidar es que no tenemos que intervenir directamente sobre sus dibujos.

3. Algunas técnicas que ayudan a la compresión de la adquisición espacial y de las proporciones de los objetos - porque es este nuestro primer objetivo- son:

Lección para padres: ¿cómo enseñar a los niños a dibujar?
Iniciar con la enseñanza de la simetría ayuda a los niños a conocer los volúmenes necesarios del dibujo.

3.1. Utilizar el tacto: es útil contornar el perfil de los objetos con los dedos y hacer contornar a los niños con lentos movimientos las siluetas que se ha decidido copiar. De esta manera se adquiere la conciencia representativa de los volúmenes y formas, pasando a la fase de ejecución sin intervenir en la representación que el niño realice, más bien ayudarlo a ser patrón de un proceso. Las correcciones nunca se harán sobre el trabajo del niño, más bien sobre el objeto que estamos representado, porque se focaliza la atención al proceso visual-interpretativo; solo así la enseñanza es más efectiva.

3.2. Para estimular al niño a representar objetos o paisajes de modo realístico a través del agudo instinto de la observación, es útil ayudarlos a describir con palabras el objeto que van a dibujar, guiándolos con preguntas como: “¿Esta forma es recta o curva? ¿Cuán grande es la casa respecto al automóvil?” Y así continuamos...

Para los dibujos particularmente elaborados se puede proceder varios días con zonas diversas, de manera que el (la) niño (a) no se sienta oprimido (a) o cansado (a). Al final, cuando el dibujo sea completado, la satisfacción será mayor porque ha crecido junto a la paciencia y las pequeñas perezas superadas con estimuladas tenacidades y férreas voluntades.

3.3. Todos los dibujos de un pequeño niño contienen errores, y es útil saberlos prever y justificar, para que el niño pueda sentirse más satisfecho de lo que funciona y no desilusionado de sus pequeños errores. La práctica y el aprendizaje se cumplen cuando existe una buena dosis de satisfacción personal.

Lección para padres: ¿cómo enseñar a los niños a dibujar?
La enseñanza del dibujo a niños y niñas debe ir acompañada de pasos prácticos y paciencia.Cedida

Porque lo importante es verificar el constante mejoramiento, sin olvidar que no es la PERFECION el objetivo buscado.

“Los conocimientos son la herencia para quienes extenderán esos conocimientos, superándonos en valentía y creatividad”.

3.4. Para ayudar al niño a mejorar, pude ser útil comprender cómo percibe su propia representación (su imagen, su cuerpo) y esto se logra a través de una conversación verbal. Por ejemplo, he encontrado niños que tienen miedo a dibujar figuras grandes y tienden a dibujar las figuras u objetos muy pequeñas; es aquí donde tenemos que incitar a aumentar siempre más las dimensiones de los objetos o figuras en modo de librarlos de sus temores.

El análisis interpretativo de los dibujos del pequeño (a), debe ser realizado con mucha calma después de adquirir una cantidad importante de trabajos. Estos serán examinados con metodología y seriedad, para seguir al grupo a través de las individualidades.

La práctica del contornar

Esta es aquella que necesitamos ejercitar cuando están muy pequeños. El contorno va practicado muy lentamente de manera que cada elemento pueda ser previsto e incluso, una frecuente práctica del contorno es un buen modo para disciplinar la mente y desarrollar la capacidad de observación del niño

Hay que poner mucha atención en los errores, debido a que todos esos errores no pueden ser considerados malos. Muchas veces algunos detalles fallidos son el fruto de ideas creativas que confieren al dibujo expresividad y espontaneidad; para saberlos detectar tenemos que estar dotados de una buena base artística y conocer las fases del proceso creativo que más adelante explicaré.

Consideraciones prácticas para una buena didáctica

Esta metodología presentada es más funcional para los niños que están dando sus primeros pasos en el aprendizaje de las proporciones corpóreas. Para los adultos, es necesario hacer un trabajo de preparación sobre “las proporciones” para que sea más eficaz su entendimiento.

Quien acompañe al que aprende, deberá dibujarse una raya central en la cara, que le divida armónicamente (usar lápiz para pintar cejas). Lo que se busca es comprender que el cuerpo está dividido en dos partes simétricas.

Es importante crear situaciones fuera de las rutinas usuales como: colocarse uno frente al otro (de dos en dos) en posición sentados; pintarse la raya (central) dividiendo la cara en dos partes (ambos participantes); usar cuadernos para dibujar (con muchas páginas) y usarlas como cuaderno de apuntes donde registren todo el proceso desde su inicio a manera de “apuntes íntimos”; comentar todas las experiencias, estimulando el conocimiento de las zonas armónicas.

Por ejemplo: ¿Cómo es el ojo izquierdo? ¿El ojo derecho? ¿La forma de los labios? Y así sucesivamente.

Reflexión

En estos días me he sentido honrado viendo y recibiendo trabajos inspirados en esta utopía de la pintura que he propuesto por más de 40 años, en la que represento nuestra panameñidad, investigando temas de identidad, migración y la integración de culturas. Ya comenzamos a ver los frutos del “trabajo duro bajo el sol para poder descansar bajo las sombras”.

Quienes hemos tenido la oportunidad de prepararnos intelectualmente, tenemos así mismo la grandísima responsabilidad de compartir con las nuevas generaciones esos conocimientos que, más allá de ser nuestro baúl personal de tesoros escondidos, son la herencia para quienes extenderán esos conocimientos, superándonos en valentía y creatividad.

Por hoy nos queda agradecerles a todos los lectores de Café Estrella por su atención y paciencia en seguirnos en nuestras tertulias de inicio semana.