28 de Nov de 2021

Cultura

Hélène Breebaart, un herencia de la moda que exaltó la identidad panameña

'Dio un giro con sofisticación al uso de la mola', y mucho más. En esta entrega, recogemos la trayectoria de la fallecida diseñadora francesa radicada en Panamá. Quienes la conocieron y lucieron sus creaciones cuentan algunas anécdotas sobre la esencia de la artista

Hélène Breebaart, un herencia de la moda que exaltó la identidad panameña
La última vez que Breebaart se presentó en el Panama Fashion Week fue en 2020, en la edición virtual.Cedida

“Hélène Breebaart fue la combinación perfecta entre el estudio y la inspiración. Tuvo un talento enorme para representar su arte a través de la pintura; ella propuso el artesanado (mola) para la alta costura, esto no había ocurrido previo a la existencia de Hélène. Su legado más grande es el giro que le dio a la artesanía panameña llevándola a otros países y ciudades. Panamá tuvo presencia en medios internacionales gracias a ella”, expone Marie Claire Fontaine, directora del Panama Fashion Week, quien conoció a Breebaart en 1983.

La diseñadora de origen francés falleció este 5 de noviembre. Se casó y se estableció en Panamá desde 1971. Su trabajo es recordado por quienes lo vieron de cerca.

“Empecé a trabajar con ella en las producciones de los fashion shows a partir del año 89 con las producciones que hacíamos en ese momento. A lo largo de los últimos 20 años del Panama Fashion Week, ella estuvo presente en casi todas las ediciones, excepto en la de este 2021”, señala.

Fontaine, quien mantuvo una fuerte cercanía con Hélène, dice que la artista francesa hizo que otros diseñadores miraran al artesanado como un producto de lujo y hoy gracias a ello las nuevas generaciones de creativos exploran y trabajan con estas piezas.

Hélène Breebaart, un herencia de la moda que exaltó la identidad panameña
Patrizia Pagan de' Paganis laboró junto a Breebaart por 15 años.Cedida

“Hélène Breebaart, aparte de ser una diseñadora era una artista que dibujaba y pintaba. Esos factores diferenciaron su trabajo del resto de los diseñadores que laboraban con la mola. Ella llevó su arte al oficio de los artesanos de una manera interesante. Un aspecto que la caracterizaba era que ella investigaba mucho antes de hacer sus propuestas artísticas”, afirma.

Su lado investigativo lo corrobora Patrizia Pagan de' Paganis, quien laboró con Breebaart durante aproximadamente 15 años y de este proceso creativo rescata que sus ojos siempre estaban puestos en las tendencias. “Ella investigaba de manera rigurosa antes de hacer cada proyecto”.

Pagan, quien trabajó para Vogue Italia por muchos años, conoció a Hélène en 2005. “Comencé a colaborar con ella en el tema de las pasarelas y nuestra amistad a lo largo de los años se hizo cada vez más profunda. Recuerdo que me contó que cuando llegó a Panamá era muy joven y poco a poco se enamoró del arte de las gunas, en su taller había de cuatro a cinco gunas trabajando junto a ella”.

En ese sentido, Fontaine afirma que hasta hace algún tiempo Breebaart fue una “llanera solitaria” en el trabajo de la mola y la alta costura; sin embargo, hoy eso ha cambiado ya que “cada vez más creativos incorporan a sus artes la mola” y “Panamá ya está hablando ante el mudo entero con el trabajo artesanal y es una pena que Hélène no esté para ver eso. Sin embargo, el trabajo que hizo con pasión hará que su obra perdure para siempre”.

Hélène Breebaart, un herencia de la moda que exaltó la identidad panameña
Breebart implementó la monocromía en el uso de la mola.Cedida

La última vez que la diseñadora francesa participó en el Panama Fashion Week fue en 2020, en la edición virtual. “Esta fue una de las colecciones más importantes en su carrera. Hizo una investigación sobre los 'Guerreros de oro' de Coclé que fue una población indígena que existió en esa zona. Se introdujo en la historia y recuperó grabados antiguos. Presentó su trabajo magistralmente entre la pintura y la mola”.

Agrega que las piezas que creó para esa colección se “podían usar con facilidad”, pero no dejaba atrás ese acabado de lujo. “Su apuesta artística trascendió tanto que le pedí un saco y lo busqué un día antes de que fuera hospitalizada. En este último proyecto se entregó con el corazón”.

Fontaine recuerda con afecto su última conversación con Hélène: “Me dijo que estaba trabajando en una colección que lanzaría en marzo de 2022, pero se quedará esa magia de su trabajo para el cielo”.

La directora del Panama Fashion Week recuerda a Breebaart como una dama generosa y abierta a compartir sus conocimientos.

Hélène Breebaart, un herencia de la moda que exaltó la identidad panameña
Artesanas gunas que trabajaban en el taller junto a Breebaart.Cedida
“Breebaart marcó un antes y después en el uso de la mola. Antes solo se veía la mola en los cojines y en una que otra pieza, pero no se le daba esa sofisticación que ella le dio. Siento que a partir de eso se le otorgó más valor. Utilicé sus camisetas famosas que tenían una piña con diseño de mola. Su trabajo era sencillo y elegante. Ella vistió a niñas y a adultas. Hélène hizo de Panamá su país y lo enalteció a través de la moda”, VIVIAN FERNÁNDEZ DE TORRIJOS, COMISIONADA EXPERTA ANTE EL COMITÉ DE LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD.

En 2019, su labor la hizo merecedora de la condecoración 'Chevalier de l'Ordre des Arts et des Lettres' (Caballero del Orden de las Artes y las Letras) de parte del Ministerio de Cultura de Francia. “Hélène hizo un camino de relación entre Panamá y Francia con su excelente trabajo”.

El diseñador panameño, Jaime Luna expresa que cuando habla de Hélène piensa en la imagen de “la piña trabajada en mola”.

“Ella llevó este ícono a la alta costura; se convirtió en una celebridad de la moda panameña, no siendo panameña. Ella se enamoró de Panamá y fue una gran exponente para nuestro país”.

Para Luna el estilo de Breebaart era “exquisito y único con una moda depurada” y agrega que también implementó la monocromía en el uso de la mola y utilizó otros tipos de textiles como la organza de seda y el chifón que “no fueron tan fáciles de trabajar al inicio, pero se preocupó por adoctrinar a un grupo de originarias gunas para que trabajaran esa técnica que, en la actualidad, es aplicada por varios grupos de la etnia ”.

Hélène Breebaart, un herencia de la moda que exaltó la identidad panameña
Hélène se casó y se estableció en Panamá desde 1971.

Breebaart no solo exaltó su arte a través de bellos vestidos, sino que también creó moda para la decoración del hogar y una serie de artículos que fueron canalizados a través del intelecto y la creatividad única de esta insigne artista. “Recuerdo que en vida ella decía: 'Yo nací en Francia, pero mi corazón, cuerpo y espíritu están en Panamá”.

Vestidas por Breebaart

Para la cocinera Cuquita Arias de Calvo, el arte de Breebaart siempre estuvo presente en su vestimenta. “Bordó todas mis camisas de chef; algunas las utilicé cuando fui a París, a Mónaco, a Washington, incluso me bordó la camisa que usé cuando fui a conocer al Papa Francisco”.

Hace 25 años, Cuquita lanzó su primer libro y en ese entonces le solicitó a Hélène que le hiciera una mola con diseño de mar, frutas tropicales y vegetación.

“Siempre me he identificado con su trabajo porque me encantan sus colores; ella le dio un toque de sofisticación a la mola. Admiré su trabajo no solo por su creatividad, sino también por su generosidad”, indica.

La cocinera panameña recuerda que Breebaart velaba por el bienestar de quienes trabajaban a su lado y que era una excelente cocinera y buena anfitriona. “Siempre fue un ser alegre y atento”.

Por su parte, Vivian Fernández de Torrijos, comisionada experta ante el Comité de la Organización de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, relata que durante su etapa como primera dama de Panamá (2004-2009) lució algunos de los diseños de Breebaart.

“Ella marcó un antes y después en el uso de la mola. Antes solo se veía la mola en los cojines y en una que otra pieza, pero no se le daba esa sofisticación que ella le dio. Siento que a partir de eso se le otorgó más valor. Utilicé sus camisetas famosas que tenían una piña con diseño de mola”.

Además, “su trabajo era sencillo y elegante. Ella vistió a niñas y a adultas. Hélène hizo de Panamá su país y lo enalteció a través de la moda”.