Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Curiosidades

Las máquinas de pinball renacen en un museo de Hungría

La colección de Pálfi incluye rarezas que ha recopilado de 16 países diferentes, incluidos Bélgica, Francia y Estados Unidos.

Por solo ocho euros, los visitantes del museo de pinball más grande de Europa pueden disfrutar de un día entero para jugar ilimitadamente. El coleccionista húngaro Balazs Pálfi creó este paraíso del pinball, que se ha convertido en una de las mayores atracciones de Budapest.

Desde niño, Pálfi ha sido aficionado a los juegos y espera salvarlos de la extinción.

“Las máquinas de pinball comenzaron a desaparecer en Hungría a principios de los 90. De las 20.000 máquinas que podías encontrar a mediados de los 90, hoy en día con suerte ves 300 en bares, pubs y otros lugares”, señala Pálfi.

Pálfi empezó a coleccionar máquinas de pinball (o ‘flippers’, como se las conoce en Hungría) hace seis años, a través de una web de subastas, y ahora exhibe más de 140 aquí.

El museo tuvo un éxito inmediato desde su inauguración, el año pasado, y recibe a unos 400 visitantes por semana.

La colección de Pálfi incluye rarezas que ha recopilado de 16 países diferentes, incluidos Bélgica, Francia y Estados Unidos.

“Este es un juego infantil que data de 1871. Puede considerarse el primer pinball. La innovación es la manija liberada, como puede ver. La palabra ‘pin’ se refiere a los pequeños pasadores y las bolas cruzan de uno a otro”, agrega.