Temas Especiales

25 de May de 2020

Curiosidades

Sacarnos la ropa a la hora de dormir logra un sueño plácido y profundo

Irse a la cama desnudos favorece el sueño reparador y tiene efectos positivos en la salud

Dormir
Dormir con ropa o sin ropa, es una cuestión de preferencias, pero sin duda la ausencia de ella trae beneficios.Pixabay

En casa o en la oficina, la vida actual es cada vez más activa y después de largas horas de trabajo el cuerpo requiere y merece un sueño placentero. Regularmente vamos a la cama con pijama pero, ¿qué pasaría si en lugar de ponernos ropa de dormir nos metemos a la cama tan desnudos como el día en que nacimos?

Según el urólogo Brian Steixner del Instituto de Salud de Urología en Atlantic City, Estados Unidos, en el caso de los hombres dormir desnudo favorece la salud reproductiva. “Dormir sin ropa tiene un efecto positivo en el esperma de los hombres, pues el mantener la temperatura corporal ideal contribuye al buen estado de los espermios. Además, el exceso de calor provoca un descenso en la producción de testosterona”.

De hecho, la temperatura corporal es un factor  importante para las personas que padecen algún tipo de insomnio, lo cual imposibilita conciliar el sueño o permanecer dormido durante la noche.

Dormir desnudo hace que el cuerpo se enfríe y ayuda al cerebro a regular la temperatura corporal. Es decir, cuando dormimos sin ropa de manera natural la temperatura corporal desciende, pero al ponernos pijama se reduce este beneficio.

El doctor W. Christopher Winter, del Hospital Martha Jefferson de Charlottesville, Estados Unidos, especialista en sueño, lo afirma. Señala que el cuerpo necesita enfriarse unos grados para dormir mejor.

Según publica la revista Muy Interesante, el Instituto de Estudios del Sueño de Los Angeles (EE.UU.) confirmó que dormir con pijama, con el consecuente aumento de temperatura corporal, no solo afecta al ciclo de sueño sino que también inhibe la llegada del sueño profundo. Dormir desnudo ayuda pues a regular la temperatura corporal y que el sueño sea plácido, reconfortante y de paso se refuerza la memoria en esta fase ya que nuestro cerebro trabajará tranquilamente.

Para lograr ese sueño profundo y reparador se debe experimentar cada una de las etapas del dormir. Los especialistas aseguran que las etapas del sueño pueden dividirse en dos categorías: movimiento ocular rápido (REM, en inglés) y sin movimiento ocular rápido (NREM, en inglés).

La etapa NREM representa alrededor del 75% del tiempo de sueño total y abarca la fase de sueño más liviano, cuando se pierde la consciencia de lo que pasa alrededor y el sueño profundo y reconstituyente que se considera la fase más importantes para tu salud.

La etapa REM se caracteriza por alta actividad cerebral, y es cuando aparecen los sueños. Según los expertos tiene una duración de 10 minutos aproximadamente. Este ciclo de sueño NREM a sueño REM continúa durante la noche, y trabajan en conjunto con el fin de relajar y recomponer el cuerpo mientras descansas, por ello es importante que el cuerpo tenga una temperatura ideal.

Sacarnos la ropa a la hora de dormir también favorece a la piel, pues el estar desnudo permite que esta respire, lo que provoca que descienda el riesgo de sufrir problemas cutáneos e irritaciones, recoge la literatura especializada.

No solo la piel es beneficiada con la usencia de ropa a la hora de dormir, la práctica también contribuye la salud de la zona íntima. En los hombres, según la literatura universal ayuda a la circulación mientras que en la mujer, al ser una zona húmeda, puede servir como un momento de ventilación evitando infecciones por hongos vaginales.

El experto Austin Ugwumadu, ginecólogo del hospital St George’s de Londres (Reino Unido) dice que "este hongo (hongos vaginales) ama los ambientes cerrados y cálidos, así que es recomendable usar ropa suelta o preferiblemente no llevar nada”.

Dormir con ropa o sin ropa, es una cuestión de preferencias, pero sin duda la ausencia de ella trae beneficios y propicia una buena noche de sueño necesaria para revitalizar y restaurar el cuerpo.