Temas Especiales

05 de Aug de 2020

Destino Estrella

Vancouver, entre aventuras, academia y desafíos salvajes

Vancouver está rodeada de moles de montañas. La vegetación es espesa. Se conserva la naturaleza. Pareciera que cada cima invita a iniciar una aventura de senderismo. Estudiar en Canadá ayuda a compartir con diferentes culturas

Vancouver es un desbordante puerto marítimo en la costa oeste de la Columbia Británica y se encuentra dentro de las ciudades de mayor densidad y diversidad étnica de Canadá.Ismael Gordón | La Estrella de Panamá

El puente de Capilano desafía. Sus 140 metros de longitud y sus 70 metros de altura sobre el río pueden dar vértigo. Es uno de lugares más visitados en la ciudad Norte Vancouver, Columbia Británica, Canadá, a solo 15 minutos en autobús. La imponente estructura está en medio de una de las montañas cercanas a la ciudad.

Vancouver está rodeada de moles de montañas. La vegetación es espesa. Se conserva la naturaleza.

Vancouver, entre aventuras, academia y desafíos salvajes

En el medio de la ciudad hay grandes edificios, como en cualquier otra ciudad moderna. Surge entonces la pregunta ¿cómo ambas cosas pueden fusionarse?

Armar un viaje dentro de la ciudad en transporte público es tan fácil que lo puedes preparar desde un teléfono móvil. Solo tienes colocar el destino y el mapa te dirá la hora de llegada del bus o qué línea de tren debes tomar. Hay que ser puntual, porque si llegas unos minutos tarde, perderás tiempo debido a que el sistema de transporte público es tan preciso como un reloj suizo. Usar el transporte va en pro del planeta, porque los buses son eléctricos.

La ciudad está rodeada de mares.

Visitar el imponente puente es parte de lo que se puede hacer mientras uno estudia en Canadá, ya sea en un centro internacional de idiomas o en una de las universidades del país.

Vancouver, una ciudad de la costa Pacífica de Canadá, en la que habitan más de dos millones de personas provenientes de diferentes orígenes étnicos, es un lugar seguro por los bajos actos delictivos. La lengua materna en Vancouver es el inglés; sin embargo, es común escuchar en las calles el mandarín, el cantonés, el japonés y el koreano. No hay necesidad de visitar Chinatown, el segundo barrio más antiguo de América, para compartir con la cultura asiática.

El Capilano está en medio de la montaña.

El pulmón y las playas

El gran pulmón de la ciudad de Vancouver es el parque Stanley. Tiene 405 hectáreas de extensión. Es el más grande de Canadá y uno de los más grandes de Norteamérica. Se puede llegar al parque caminando o en transporte público.

El bosque del parque Stanley está compuesto por cerca de medio millón de árboles. Caminar en el bosque sirve para relajarse y ver una diversidad de especies. Pero si no lo quieres caminar, su paseo marítimo Seawall para los amantes del jogging es una opción. También el patinaje en línea y la bicicleta.

Las montañas en Whistler se unen por una góndola.

En el corazón del parque está el Acuario de Vancouver.

Recorrer el parque en bicicletas puede durar como dos horas, porque hay paradas obligadas para las fotografías, como por ejemplo de los enormes cruceros en Canada Place.

Mientras se recorre el parque en bicicleta se pueden apreciar las playas llenas de turistas nacionales y extranjeros observando cómo llegan las olas. Pensar en ingresar a las aguas es un reto. Sus aguas son muy frías. Hay quienes lo intentan en el verano, por supuesto por las alta temperaturas que pueden alcanzar los 30 grados centígrados.

Vancouver, entre aventuras, academia y desafíos salvajes

Al recorrer una playa a pie te puedes tropezar con un par de animales que custodian o mejor dicho viven en los alrededores, como por ejemplo conejos.

A 30 minutos del centro de la ciudad se localiza la Universidad pública de Columbia Británica (UBC). Gracias a sus avanzados programas de educación e investigación, la universidad, conformada por una población estudiantil de 52 mil alumnos, se ha ganado una excelente reputación internacional que la posiciona entre las mejores 40 a nivel mundial.

A nivel local, este centro de estudios superiores es conocido por ser parte del trayecto obligatorio para llegar a Wreck Beach, una extensa playa a la cual se accede a través de una escalera que atraviesa una sección boscosa, la entrada ideal a un escenario completamente fuera de lo común. La primera advertencia antes de iniciar el descenso es que la ropa es opcional y que las fotografías están prohibidas.

Vancouver, entre aventuras, academia y desafíos salvajes

En Wreck Beach es común encontrar a grupos de estudiantes, familias con sus hijos, turistas y residentes de todas las edades y nacionalidades conviviendo en armonía.

A pesar del entorno relajado y liberal de Wreck Beach, la policía mantiene una vigilancia constante, además la playa se gestiona bajo estrictos parámetros de protección ecológica que garantizan su limpieza y preservación.

Del mar al cielo

Al caminar por las calles de Vancouver, cada día veía un comercial en inglés “The Sea to Sky”. El anuncio desafía a la aventura. Whistler, a dos horas por carretera desde Vancouver, puede ser como estar cerca del cielo.

El pueblo está compuesto por dos montañas y fue la sede de las Olimpiadas de invierno de 2010. Es un lugar solo para hacer turismo o en invierno para los amantes del patinaje sobre hielo.

El recorrido para llegar a Whistler está rodeado de montañas e impresionantes paisajes. Lagos azules, montañas, cascadas y una vía férrea en la que viajan miles de contenedores.

Whistler es un lugar turístico. Tomar una góndola para subir a lo más alto de la montaña te puede costar como unos 60 dólares americanos. En lo más alto se puede ver todo el pueblo y maravillosos paisajes.

Si se tiene suerte, se pueden encontrar familias de osos que comparten en las coposas y frías montañas.