Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Destino Estrella

Museo Oceanográfico de Mónaco, un recinto que acoge a la ciencia

Un dato interesante sobre el museo es que Jacques-Yves Cousteau fue su director desde 1957 hasta 1988. En 1989, un biólogo marino francés encontró un parche gigante de algas tropicales llamado Caulerpa taxifolia directamente debajo de las paredes del museo

El Museo Oceanográfico de Mónaco es uno de los museos de ciencias marinas más antiguos de Europa. Fue fundado por el Príncipe Alberto I, el tatarabuelo de H.S.H. Príncipe Alberto II de Mónaco.

Se trata de uno de los lugares más emblemáticos de la región.Ursula Kiener

¡Este edificio es bastante grande, con 6,500 metros cuadrados! Su estilo arquitectónico puede considerarse del Renacimiento Barroco. La construcción duró once años, utilizando 100,000 toneladas de piedra de La Turbie.

El príncipe Alberto I inscribió 20 buques de investigación oceanográfica (de Mónaco y otros países) en la fachada del museo. La fecha oficial de inauguración de este “Palacio íntegramente dedicado al Arte y la Ciencia”, fue el 29 de marzo de 1910.

Cuando estaban desarrollando el espacio, los antropólogos encontraron restos de murallas medievales y una torre de vigilancia. Así como material arqueológico como herramientas, conchas, cerámica y joyería. También se encontraron 50 huesos humanos de un hombre de unos 30 años que vivió en la Roca durante el siglo XIV, en el momento de la llegada de los Grimaldi.

Un dato interesante sobre el museo es que Jacques-Yves Cousteau fue su director desde 1957 hasta 1988. En 1989, un biólogo marino francés encontró un parche gigante de algas tropicales llamado Caulerpa taxifolia directamente debajo de las paredes del museo. Fue una gran controversia ya que fue una de las mayores contaminaciones de algas y afectó la vida marina del Mediterráneo.

Este es uno de los acuarios más antiguos del mundo. Tiene más de 100 piscinas que exhiben más de 6,000 ejemplares. En el exterior cuentan con un nuevo centro de tortugas marinas que fue inaugurado en 2019. Este hogar para tortugas marinas lesionadas está compuesto por cinco cuencas de atención que conforman un espacio total de 550 metros cuadrados. Los cuidadores preparan menús diarios para cada especie y eventualmente son devueltas al mar (si es posible).

Cuando bajes las escaleras encontrarás la laguna de los tiburones. Esta parte del Museo Oceanográfico de Mónaco se realizó para brindar a las personas una experiencia cara a cara con tiburones que tienen una mala reputación injustificada.

Todos los tiburones que tienen son tiburones de arrecife inofensivos. También tienen tiburones cebra y tiburones grises de arrecife (de Australia). Hay una raya nariz de pala y una tortuga carey que fue incautada en la aduana hace más de 20 años.

La exposición del Mar Mediterráneo explica datos curiosos sobre las especies que viven en la zona. Aquí encontrarás morenas y varias especies de medusas .

Otra exposición del acuario es la de Mares Tropicales, donde puedes encontrar peces y corales muy coloridos. Algunos corales tienen fenómenos luminosos sorprendentes que los hacen únicos. Los caballitos de mar vienen en diferentes formas. También tienen especies como el pez payaso, pirañas y axolotl que son endémicas de Xochimilco.

Oceanomanía es el gabinete de curiosidades marinas más grande del mundo. Más de 1,000 objetos se muestran en un espacio de 180 metros cuadrados. Fue creado por el artista Mark Dion, quien encontró algunos de los objetos más raros relacionados con la exploración del océano, incluyendo un traje de buceo que desarrolló Karl-Heinrich Klingert en 1797.

También hay libros, fósiles, quimeras e incluso animales preservados, algunos peces, un delfín, una foca y ¡hasta un oso polar!

La sala de ballenas tiene esqueletos reales de ballenas y otros mamíferos marinos colgando desde arriba. Hay otros 13 mamíferos que provienen de las expediciones realizadas por el Príncipe Alberto I. Se puede ver un cachalote, delfines, ballena de cuvier, falsa orca y un narval. En esta sala hacen un espectáculo de luces con sonidos que hace que parezca que las criaturas están vivas y tú estás en el fondo del océano.

La exposición titulada 'La carrera de un marinero' muestra el trabajo del Príncipe Alberto I, incluido su laboratorio de L'Hirondelle. La investigación realizada en este buque permitió comprender el fenómeno de la anafilaxia, por lo que el Dr. Charles Richet recibió el Premio Nobel de Medicina en 1913.