19 de Ago de 2022

Familia

La autoridad crea un vínculo de confianza

La buena relación familiar se caracterizapor la existencia de líneas abiertas al diálogo que permiten conocer a los hijos

Uno de los errores más comunes de los padres es creer que la etapa de la adolescencia es el momento indicado para crear confianza o una amistad con sus hijos.

Los hijos buscan una autoridad, una guía, una orientación, no una amistad. Ellos buscan que sus padres les den un voto de confianza, la oportunidad y posibilidad de tomar sus decisiones de ser responsable de su vida, explicó Ana María Florez, presindenta de la Asociación Panameña de psicólogos y coordinadora de la Escuela de Psicología de la Universidad Latina.

Según confirmó un estudio científico realizado en cuarenta países europeos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la comunicación entre padres e hijos es una de las formas más eficaces en que la familia puede transmitir a los niños y jóvenes los valores para enfrentar situaciones de riesgo y ponerlos a salvo de las malas influencias,

Por su parte, Florez manifestó que en la actualidad lo que estamos haciendo en mucho de los casos es resolverle la vida a nuestros hijos para que le sea más fácil. Cuando van a la vida real es otra cosa y estos no saben enfrentarse a la situaciones y mucho menos salir adelante, dijo.

Lo que es importante es crear un vínculo de confianza con los hijos, que ellos tomen decisiones y sepan que puden contar con sus padres en cualquier situación.

La confianza se caracteriza por la existencia de líneas abiertas al diálogo que permiten un conocimiento pleno de los hijos, gracias a la comunicación, al trato cercano y a las orientaciones pertinentes, todo esto hace parte del ejercicio educativo de los padres, muy diferente a la dinámica que llevan los amigos.

Un buen manejo de la autoridad a largo plazo, va creando esa confianza entre los hijos. La autoridad es horizontal, no es vertical donde se marca de manera rígida y sin consideraciones quién es el hijo y quién es el padre, indicó Florez.

Muchos padres temen corregir pues creen que pueden perder el afecto de sus hijos, respecto a esto la psicóloga manifiesta que no se gana afecto evitando el rol de autoridad y poniéndose como amigos. La afectividad se gana, se mantiene y persevera en el tiempo.

Una vez los padres y demás miembros de la familia hayan comprendido que la amistad es peligrosa entre padres e hijos es importante que tanto como papá y mamá trabajen en una misma dirección.

En relación a la madre, el estudio de la OMS determinó que la facilidad de comunicación pasa por un diálogo realmente interactivo en el que se puedan abordar temas de manera libre, sin una actitud de censura y en la que ella sea percibida como una persona confiable.

Mientras que la comunicación con el padre es considerada en general menos íntima y más orientada a objetivos específicos o al desarrollo de ciertas habilidades.

Pese a las diferencias que pueden existir en la comunicación en cuanto al padre y la madre, estos tienen que ir en la misma línea, puntualizó Florez.