Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Gastronomía

Sostenibilidad ambiental desde el plato

La gastronomía sostenible es sinónimo de una cocina que tiene en cuenta el origen de los ingredientes, cómo se cultivan y cómo llegan a la mesa

Agricultura Sostenible
Agricultura SosteniblePixabay

A quién no le gusta degustar una exquisita comida. Carnes, pollo, verduras, guisos, fritura, ensaladas, verdura o pastas. Las preferencias son variadas.

A la gastronomía a veces se la denomina el arte de preparar una buena comida. También puede hacer referencia a un estilo de cocina de una determinada región. "Pero suele definirse como los alimentos y la cocina de un lugar. La sostenibilidad implica realizar una actividad (por ejemplo, la agricultura, pesca o incluso preparación de una comida) sin desperdiciar nuestros recursos naturales y poder continuarla en el futuro sin perjudicar el medio ambiente o la salud", señala las Naciones Unidas.

Por lo tanto, agrega la organización internacional, la gastronomía sostenible es sinónimo de una cocina que tiene en cuenta el origen de los ingredientes, cómo se cultivan y cómo llegan a nuestros mercados y, finalmente, a nuestros platos.

"La comida no debería ser una amenaza para la sostenibilidad, sino una fuente de desarrollo sostenible", afirman los maestros cocineros Joan, Josep y Jordi Roca, quienes han llevado este ideal a su misión de luchar contra la pobreza, junto al Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en calidad de embajadores de Buena Voluntad de Naciones Unidas, señala la organización.

Prestigiosos chefs, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), están aprovechando su popularidad para instar a los consumidores, empresas y legisladores a ayudar a reducir la malnutrición en todas sus formas, disminuir el desperdicio de alimentos, mejorar la nutrición y respaldar los sistemas sostenibles de distribución y preparación de los alimentos.

La FAO cita al chef Alfredo Oropeza es una de las figuras culinarias más reconocidas en México, los Estados Unidos de América, Centroamérica y América del Sur, como uno de los cocineros que se dedican a promover sanas acciones en la cocina.

Oropeza aprovecha su popularidad para promover la agricultura sostenible en pequeña escala como clave para mejorar la nutrición y los medios de vida rurales.

"Otro paladín de la reducción del desperdicio de alimentos en la cocina es el chef Bertrand Simon. Bloguero, escritor y profesor en su Francia natal, Simon es muy popular en Internet por colgar recetas gratuitas que invitan a usar ingredientes frescos de origen local, combinando alimentos sencillos y saludables, y menús elaborados con productos que suelen tirarse a la basura", recoge la FAO en su portal web.

El desperdicio de alimentos se ha convertido en un problema global. Cada año se pierden o desperdician 1,300 millones de toneladas de alimentos en el mundo, lo que equivale a un tercio de todos los alimentos producidos para el consumo humano.

Al igual que Simon, el chef Katsuhiro Nakamura, también está enfocado en mostrar a los consumidores cómo reducir el desperdicio de alimentos cuando cocinan. “Esto es especialmente importante para Nakamura, ya que en su país de origen se desperdician hasta seis millones de toneladas de alimentos al año”, apunta la FAO.

La intensión de los chefs es sensibilizar a los consumidores y responsables de la toma de decisiones de los países sobre el valor de la gastronomía sostenible, pues desde la cocina también se puede contribuir con el medio ambiente.