18 de Sep de 2021

Gastronomía

¡Un secreto cada vez más conocido!

Secreto Pop Up es el nombre del emprendimiento de la panameña Anamaris Cousins en la ciudad de Houston. Con cenas a domicilio, servicio de catering y clases de cocina, destaca los sabores latinos

¡Un secreto cada vez más conocido!
Cena virtual - MéxicoCedida

Anamaris Cousins nació y se crió en la ciudad de Panamá y a muy temprana edad conoció el trabajo de la cocina. Su madre, Patricia de Cousins llevóa delante un local llamado El cake de la novia y en la cocina, al lado de su mamá, se fue empapando de todo lo que conlleva manejar una cocina.

"Ella siempre estaba investigando sobre la cocina de otros países, siempre tenía alguna cena que inventaba para sus amistades, cualquier celebración mi mamá era la que preparaba la comida, los postres, todo eso", recuerda. Los domingos, después del servicio en la iglesia, siemrpe había algún invitado en casa y no solamente se trataba de comer. "Era importante el festejar con otras personas, atenderlas bien, lo que se llama entertaining: Tener una cena bien puesta, varios platillos, asegurarse de que todos los asistentes están pasando un buen rato, que se sientan que los están tratando de forma muy especial", agrega.

Aquello se tornó tan importante para Anamaris, que al mudarse a Estados Unidos sintió la falta de convivencia alrededor de una buena comida.

¡Un secreto cada vez más conocido!
Pernil asado con toque mexicanoCedida

El empleo en la última empresa en que que Anamaris trabajó incluía hacer viajes frecuentes a Sudamérica y parte de Centroamérica. Eso le dio la oportunidad de conocer más sobre la comida de los diferentes países que visitaba, más allá de los platos emblemáticos que se pueden encontrar en un sitio turístico y bueno, siempre está la cocina de casa para ensayar esos platos, parte de la comida diaria de los países de nuestra región.

El emprendimiento

Pero hace unos ocho años, Cousins decidió llevar adelante un proyecto en paralelo a su trabajo. Organizar en casa cenas o brunches para las cuales vendía las entradas. Los interesados asistían a casa de Cousins a cenar con un grupo de personas que no conocían. "Lo hacía más que nada para satisfacer ese lado creativo y esa pasión por la cocina y por compartir con las personas cuando están disfrutando de los platos que presento, esa es mi parte favorita", reconoce.

¡Un secreto cada vez más conocido!
Benedict Pana-mexicanoCedida

La cocinera se ha dedicado a resaltar a través de estas reuniones, la gastronomía latinoamericana. “ Yo vivo en Houston, que es una ciudad bastante diversa, tenemos representación de casi todos los países, aunque no tenemos restaurantes panameños, pero tiene restaurantes de casi todo Latinoamérica y lo que he notado es que siempre sirven los mismos platillos: si es Brasil es churrasquería si es peruano, todo es ceviche y no de dan cuenta de la enorme diversidad que cada país ofrece. Mi interés fue presentar lo que no se ve, la comida diaria que se consideraría comida de pobre pero que puede ser muy especial cuando se prepara bien, cuando entiendes el ingrediente, conoces la tradición y eso es lo que yo hago", explica.

Su emprendimiento, Secreto pop up, además de ofrecer espacios en cenas ya fuese basadas en la gastronomía de un país específico en la residencia de la chef, también daba la posibilidad a interesados de que la cocinera preparara una cena para un grupo de invitados en casa del contratante. También ofrecía clases de cocina. "Les explico sobre los diferentes platillos, hablaba un poco sobre la cultura de cada país, les daba sugerencias para vino o cervezas que ellos traían para acompañar y pasábamos un buen rato", destaca.

Pero como a muchos, la pandemia cambiaría la vida de Anamaris. En medio de los planes de reestructuración de empresas, debido a la nueva realidad económica, en pleno 2020 se encontró sin empleo. "Me dije, 'esta es mi oportunidad', porque he estado hablando de hacer esto por años, pero cuando tienes un trabajo fijo y sabes que te llega un cheque cada quincena es difícil soltarlo y tomar ese riesgo, así que tomé la oportunidad porque si no lo hacía en ese momento, no lo hacía nunca", comenta.

¡Un secreto cada vez más conocido!
Aperitivo de camaronesCedida

El emprendimiento ocasional tomó ribetes de formalidad, pero algunos detalles debieron cambiar por las circunstancias. "Como no podíamos estar en el mismo espacio, empezamos a hacer las cenas virtuales. Preparo las comidas, las personas la recogen, la llevan a sus casas, entrábamos a zoom, yo les explicaba cómo recalentar y cómo emplatar, se habla de los ingredientes, la cultura del país. A esto se sumó otro servicio que había iniciado antes de la pandemia, pero que fue tomando fuerza con las medidas de confinamiento y el tele trabajo.

"Empecé a ofrecer el servicio de comida preparada durante la semana, para que la gente tenga la oportunidad de solo servir y no tener que preocuparse por cocinar. Y hace poco empecé a ofrecer nuevamente las clases de cocina". Esta oferta debió suspenderse por la dificultad en distribuir algunos ingredientes que por específicos no se encuentran en cualquier tienda. "Ahora, en lugar de entregarles los ingredientes les doy una lista y como la gente está comprando todo por internet, puedo entrar a la página del supermercado y darles fotos para que identifiquen los productos que deben comprar. Ha funcionado", afirma.

La clientela

Cousins considera que hay un genuino interés por la cocina latina en Estados Unidos, especialmente en Houston, porque en su población hay representación de muchos países. "El hecho es que el americano está acostumbrado a cierto tipo de comida y no comen como nosotros en Panamá, por ejemplo, las menestras, una presa con hueso, las salsas... pero la comida se está haciendo más accesible para ellos. Lo que yo he visto es que aunque duden si les va a gustar o no, quienes gustan de la gastronomía y están abiertos a probar se atreven. Y si les sirves algo bueno, quedan encantados", asegura. "No es tanto que no estén dispuestos a experimentar, sino que no saben dónde ir o no hay opciones disponibles donde regularmente van". De acuerdo con Cousins, sí hay un hambre por probar cosas diferentes, por una comida con buena sazón. Lo que más les llama la atención es que la comida no es picante con piensan.

¡Un secreto cada vez más conocido!
Chef Anamaris CousinsCedida

"De mi clientela, entre el 65 y el 70% son americanos. Tengo algunos de México, Puerto Rico. las  islas del Caribe y un par de Brasil, pero la mayoría son americanos", indica.

Al momento el servicio de catering es el que lidera la demanda, aunque con la reactivación de las reuniones, las cenas en casa vuelven a despertar el interés.

¡Un secreto cada vez más conocido!
Ropa vieja y tortillasCedida

Perspectivas post pandemia

Si bien ya ha despegado la actividad comercial en muchos países, todavía no hay nada claro con respecto a la evolución de la pandemia, por lo que no se hace sencillo establecer un camino específico a seguir. Cousins estudia si es conveniente establecer un restaurante pequeño, idea que la intimida, aunque reconoce que la retroalimentación que recibe de sus clientes es muy buena. Y está también la opción de realizar cenas a domicilio. En ambos casos hay que estudiar el flujo de clientes. Lo cierto es que con el crecimiento de la demanda, la cocina de Cousins ha quedado chica y ha llegado el momento de evolucionar. Lo único que tiene claro es que no se plantea volver al mundo corporativo.

¡Un secreto cada vez más conocido!
PostreCedida

"No extraño el tener que jugar la política de la compañía, manejar en el tráfico de Houston y lidiar con gente que nunca están contentos… no lo extraño. Extraño la seguridad, el cheque constante pero aparte de eso, nada más", confirma.

También está consciente de que su negocio está en sus manos. "Todo depende de mí. Si es un éxito es por mí, si falla es por mí, así que ahora tengo que decidir qué quiero hacer y hacer lo necesario para lograrlo", dice decidida.

¡Un secreto cada vez más conocido!
Benedict con 'hojalda'Cedida

Cousins ha dado seguimiento a la carrera de varios chefs en Panamá y se siente complacida al ver el trabajo de quienes honrar la tradición panameña pero al mismo tiempo la han modernizado. "Trato de hacer lo mismo acá, sobre todo, para hacerlo más accesible para el americano, y que sea más sofisticado, pero con todos los sabores de mi tierra. Representar mi tierra es un orgullo, llevo viviendo aquí más tiempo que el que viví en Panamá, pero si me preguntan si soy americana les digo que naturalizada, pero 100% panameña".