Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Mia Voces Activas

Janaina Tewaney: 'Durante siglos, las mujeres hemos luchado por nuestros espacios'

Para la Ministra de Gobierno, aunque no existe un cargo o posición en el que la buena ejecución esté determinada por la edad, el sexo o el género, las mujeres han tenido que ir abriéndose espacios en la vida productiva a pulso, a lo largo de la historia

La ministra insiste en que las debilidades del Sistema Penitenciario deben ser analizadas desde un contexto histórico, geopolítico, geoestratégico, regional y socioeconómico.Ministerio de Gobierno.

Janaina Tewaney Mencomo, una abogada de 35 años, aceptó el desafío de dirigir uno de los ministerios más complejos y convulsos del Gobierno Central, que en menos de un año ha tenido tres titulares. En una entrevista concedida a La Estrella de Panamá, muestra que detrás de la ministra con brillos de juventud hay una mujer de carácter perseverante dispuesta a darle la pelea a la corrupción que impregna el sistema penitenciario. Ha prometido reforzar las investigaciones y rastrear los pasos de sus funcionarios, y darle impulso y respeto a la carrera penitenciaria. Tewaney es creyente de la resocialización de los presos. Lograrlo representa el rescate de un talento, una familia reconstruida y un recurso humano valioso para la sociedad. La ministra comparte sus sueños personales y laborales con los lectores de La Decana. En el plano personal anhela ser madre, en algún momento, pero ahora está concentrada en devolverle el dinamismo a su cartera. Simón Bolívar, quien consagró su vida a la lucha por la emancipación hispanoamericana del imperio español, es una de sus fuentes de inspiración. Pero, también admira a sus progenitores y a las mujeres que han roto paradigmas en momentos en que nadie lo esperaba. Ella representa a la mujer y a los jóvenes que aspiran a un espacio político.

¿Cómo se define como mujer?

Me cuesta mucho hablar de mí, de lo personal, pero puedo definirme como una mujer muy empática y perseverante. Yo creo que esas son las dos características que me definen.

¿Cómo comparte sus compromisos laborales con los familiares?

Tengo diez años de casada y no tengo niños. Uno de mis sueños es tener un niño o niña. Siempre trato de tener un balance entre mi trabajo y mi familia. Pero hay momentos en que nos toca prestarle un poco más de atención a algo. Ha habido momentos en mi vida en que le he prestado mucha más atención a mi casa. Ahora estoy en un momento crucial, por ende, le presto bastante atención a mi carrera. Estoy segura de que mi familia entera me apoya, porque sabe que es un reto importante.

“El servicio a la patria es una ganancia, que muchas veces es intangible, es una ganancia interna, que para mí representa mucho”.

¿Qué pensó en el momento en que le proponen el puesto para un ministerio tan convulso?

Dos cosas: en la tremenda responsabilidad que adquiría, pero no solo con el país entero sino también con las mujeres, a las que por siglos nos ha tocado luchar por nuestros espacios. Yo no podía defraudarlas. También con los jóvenes, porque comprendo que muchos no participan de la vida pública por apatía a la política. Para mí, hacerlo bien, es importante para no defraudar a los jóvenes que estuvieron pendientes de mi designación. Lo otro que pensé fue en lo valiente que es el presidente (Laurentino Cortizo) al designar a una mujer joven y abogada en una posición que por muchos años se ha dicho que le corresponde a un hombre con canas. La decisión del Presidente me transportó al pasado, a los años en que en los gabinetes había ministros muy jóvenes, a algunos de los cuales se les dio la responsabilidad de negociar los tratados del Canal de Panamá, que nos devolvieron la soberanía completa.

¿Por qué transitar por la política?

Te voy a responder con una frase del libertador Simón Bolívar, a quien admiro muchísimo, que dice que aquel que lo deja todo por serle útil a la patria no pierde nada y gana en todo lo que se le consagra. El servicio a la patria es una ganancia, que muchas veces es intangible, es una ganancia interna, que para mí representa mucho.

¿Qué piensa de incorporar más jóvenes competentes en la estructura gubernamental?

Para mí no existe un cargo o posición en el que la buena ejecución esté determinada por la edad, sexo y género. Tenemos ejemplos a nivel global, como la primera ministra de Nueva Zelanda, es una muchacha joven, impetuosa... Pienso que el gobierno ha incluido muchísimo a la juventud. Lo ha dicho el Presidente: que quería un balance de la experiencia y la juventud. Es un ejemplo de que apuesta al relevo generacional.

¿A quién más admira?

La respuesta es bien amplia. Si te soy honesta, leo muchísimo biografías de líderes y generales. Pero en la vida uno también admira a las personas que influyen en su formación. Te puedo decir que admiro mucho a mis padres y abuelos. Ellos jugaron un rol muy importante en fomentar el amor a la patria y al servicio público. En la historia mencioné uno, pero sobre todo, admiro a las mujeres que han roto paradigmas en un momento sociocultural, político e histórico. De allí nos vamos desde Cleopatra, Indira Gandhi hasta Margaret Thatcher y otras más.

Hablando de sus padres, ¿qué ejemplos copiaría de ellos?

Hay cosas específicas que valoro de cada uno. Por ejemplo, mi papá es un hombre extremadamente positivo. Es muy difícil que él salga de su visión de que todo en la vida tiene un porqué y que podemos sacar algo muy positivo de todo. Mi mamá es una mujer a la que nada la doblega. Siempre lo he admirado. Quiero creer que he heredado algo de eso. Mientras que mi abuelo fue fundamental en la formación de mi personalidad. Éramos muy cercanos, le fascinaba la historia. Eso me ayudó a mí a formarme y ambicionar a dónde quería llegar.

¿Alguna vez ha transformado alguna tragedia en una oportunidad?

Siempre trato de verle el lado positivo a todo. Creo que eso lo tengo de mi papá.

¿Qué méritos tiene para ocupar la posición de ministra de Gobierno?

Este es un ministerio tan multifacético en el que no existe una carrera que sea la que te convierte en experto en todas las áreas. Tenemos el Sistema Penitenciario. Tenemos instituciones que tienen que ver con la protección de los refugiados. Tenemos el hub humanitario. No existe una carrera específica para ser ministro de Gobierno. Otra vez voy al punto de que un ministerio tan multifacético necesita a alguien con esas cualidades. Allí es donde está el crédito. Yo soy una joven abogada, con experiencia en temas de terrorismo, experiencia en derechos humanos, en temas de geopolítica. He estudiado a los pueblos indígenas, he hecho cosas que en un conglomerado se reflejan en el ministerio mismo.

¿Tiene usted alguna meta impuesta, algún proyecto que pretende dejar como legado de su administración?

El Ministerio de Gobierno es el más antiguo. De hecho, le dicen el ministerio premier. Yo siento también que es el más arraigado a la nacionalidad panameña. Y de aquí puedo decirte que tiene bajo su ala instituciones que han sido históricas y cruciales. Por ejemplo, tenemos los bomberos, el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) y la Banda Republicana. Son muchas instituciones, el Sistema Penitenciario, los refugiados. Y sería injusto hablarte de un solo proyecto estrella, porque son tantas instituciones y quiero causar un impacto en cada una de ellas. Pero quiero impartir mucho dinamismo e innovación y romper paradigmas en esta institución. Tratar de que los proyectos de esas instituciones que tenemos, cuenten con esa huella de innovación y dinamismo, quiero romper el molde.

¿Cómo cambiar un Sistema Penitenciario marcado por corrupción?

Las falencias estructurales, de vieja data, del Sistema Penitenciario deben ser analizadas desde un contexto histórico, geopolítico, geoestratégico, regional y socioeconómico. Una vez se haga ese análisis, podemos entender dónde estamos y hacia dónde queremos ir. La intención de este gobierno es que Panamá se convierta en un país ejemplar en el manejo de los centros penitenciarios. Es importante hacer docencia y explicar a nuestro país lo que implica para nosotros un privado de libertad resocializado, que no reincida, que se integre a la sociedad.

¿Qué implica un preso resocializado?

Implica un ingreso más para el país. Además, representa el rescate de un talento, un ahorro para el Estado, una familia reconstruida y un recurso humano valioso. Nos corresponde involucrar a todos los actores de la sociedad civil para que la resocialización se convierta en un plan del país. El Presidente se refirió muchísimo a la resocialización en su plan de gobierno. Y esto tiene que ir de la mano con un factor que es el combate a la corrupción, que es un problema social que se refleja en todos los brazos de nuestra sociedad. No vamos a erradicar la corrupción a cero, probablemente no, pero sí vamos a hacer todo lo que se requiera para hacerle las cosas difíciles. ¿Cómo hacemos eso? Con la certeza del castigo, es decir, vamos a reforzar la investigación y la vigilancia de nuestro personal. Y, lo más importante, vamos a darle fuerza y respeto a la carrera penitenciaria, vamos a respetar el escalafón.

¿Va a impulsar, mejorar, el proyecto de ley para promover la carrera penitenciaria?

Lo estamos haciendo de la mano de otras instituciones. Yo creo mucho en la colaboración. Estamos analizando el proyecto, estamos dando un matiz un poco distinto. Le estoy agregando otras cosas que creo que son necesarias. Eso se está trabajando desde el día uno en que tomé posesión.

¿Qué cosas está mejorando? ¿Para cuándo presentará el proyecto?

Le puedo adelantar dos cosas. Yo creo mucho en el incentivo y en la educación. Quiero darle profundidad al tema de las becas y el entrenamiento. La normativa está, pero los detalles son mucho más finos. También me interesa mucho la parte de institucionalizar al custodio y el rango del salario. Esos son detalles para darle fortaleza a la institución per se.

¿Cómo lograr la resocialización de los presos con un sistema colapsado y con falta de recursos?

La sociedad tiene que entender que es nuestro beneficio y tiene que verlo como un proyecto país. Yo creo mucho en la autogestión que nos puede ayudar en corto y mediano plazo en el tema de recursos y, obviamente, en el tema de la infraestructura. Ese es el primer paso de la resocialización. Usted tiene que sentirse y vivir como un ser humano. Y allí vamos otorgando habilidades a los privados de libertad, por medio de procesos y clasificación. La autogestión puede ayudar mucho en el tema de fondos.

Tiempos de Covid-19 en las cárceles panameñas, ¿cuál es la situación?

En las cárceles panameñas hicimos un trabajo muy de la mano con el Ministerio de Salud; muy estructurado. Desde el principio, desde que tuvimos un primer caso. A pesar de que tenemos dos centros en los que hay positivos, puedo decir que todos los casos están bajo control. No tenemos nuevos positivos y todo ha sido por la acción rápida que tuvimos en los dos centros para mitigar el virus. Nuestras instituciones han hecho muchísimo trabajo, no solo el Sistema Penitenciario, sino también el Sinaproc, que ha jugado un rol importante en el plan Panamá Solidario y Protégete Panamá. También quiero resaltar el trabajo del hub humanitario, que enaltece nuestro rol y nuestra posición geográfica. Un mensaje dirigido al país entero, sobre todo a las mujeres y jóvenes para impulsarlos a que participen, a que de mi lado siempre van a tener todo el apoyo. Poco a poco vamos ganando nuestro lugar, con mucho esfuerzo.