Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Planeta

Islas Galápagos: plantas intrusas

ECUADOR. Restos de fósiles han demostrado que ciertas plantas halladas en las islas Galápagos, que se pensaba eran especies intrusas tr...

ECUADOR. Restos de fósiles han demostrado que ciertas plantas halladas en las islas Galápagos, que se pensaba eran especies intrusas traídas por los seres humanos, en realidad han crecido allí al menos durante un milenio.

Determinar qué plantas son oriundas del archipiélago, y cuáles provienen de intrusos, es esencial en los esfuerzos de conservación.

Desde que el obispo de Panamá desembarcó allí en 1535, muchas personas trajeron al sitio cabras, hormigas, moras, y gran cantidad de especies. Eso ha alterado un ecosistema que es valioso tanto para los biólogos como para los amantes de la naturaleza.

Las especies

Las 825 especies introducidas en las islas superan a las 552 plantas que son oriundas. Hay también 62 especies de plantas clasificadas como "nativas dudosas", pues los científicos ignoran si estaban presentes antes de la llegada de los seres humanos.

"Cada vez que alguien realiza estudios en una isla uno de los factores más importantes es determinar de dónde vino una especie, como llegó a cierto lugar, y cuándo", dice Conley McMullen, un botánico de la universidad James Madison en Harrisonburg, Virginia, que ha trabajado en las islas Galápagos.

Mediante un examen de restos fósiles en muestras de sedimento en la isla de Santa Cruz, Emily Coffey, egresada de la universidad de Oxford, en el Reino Unido, ha logrado confirmar que al menos cuatro de esas cuestionables especies nativas, incluida una especie de hibiscus, existió en la isla hace 1.000 años. Coffey está colaborando con investigadores que examinan del polen fósil y se cree que más especies serán reclasificadas en el futuro como nativas.

"Trato de entender a cabalidad qué es lo que han hecho los seres humanos", dijo.

Coffey presentó los resultados de su investigación en una reunión anual de la Sociedad para la Conservación de la Biología en Chattanooga, Tenesi.

CONVIDADOS DE PIEDRA

Los científicos suelen evaluar el origen de una especie particular de planta estudiando su distribución. Se cree que aquellas diseminadas en una isla son nativas. Pero las congregadas en torno a asentamientos humanos suelen ser intrusas.

Las muestras

"La única manera de estar seguros es examinar los registros paleoecológicos", dice Keith Bennett, un científico de la universidad Queen en Belfast, Irlanda del Norte, que elogió el trabajo de Coffey.

Para recolectar muestras, Coffey y sus colaboradores viajaron a las mesetas de Santa Cruz. Allí perforaron en turberas, donde el sedimento se ha asentado por más de un milenio. Pero en otras islas no tuvieron suerte. Por ejemplo, en la isla Pinta, "había una turbera, pero las cabras la destruyeron", dice Coffey.

La cifra de especies intrusas identificadas en las islas Galápagos se ha acrecentado en el último par de décadas. En parte, eso se debe a que existe una mejor identificación de plantas intrusas. Y también, al incremento del eco turismo.

Johannah Barry es la presidenta de la Sociedad de Conservación de las islas Galápagos en Fairfax, Virginia.