Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Planeta

El misterio kuna acerca de las aves

PANAMÁ. Una indígena kuna cosía una mola de un loro sentada en el asiento de un autobús. Con destreza y dedicación, metía y sacaba la ag...

PANAMÁ. Una indígena kuna cosía una mola de un loro sentada en el asiento de un autobús. Con destreza y dedicación, metía y sacaba la aguja para darle forma al animal. ¿Por qué escogió diseñar un ave y no otra cosa en la colorida blusa? Una sonrisa se dibujó en el rostro de la mujer, pero no paró de coser ni un instante. ‘Las aves son como un amuleto para nuestra etnia’, contestó.

Para los kunas, los pájaros ‘son mensajeros de alegrías e infortunios’, aseguró Mónica Martínez, antropóloga y profesora de la Universidad de Lleida, en España, que lidera en Panamá un estudio, financiado por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT), sobre los nativos de la comarca Kuna Yala.

‘De generación en generación, la naturaleza ha estado ligada a los rituales, mitología y vida de este pueblo’, explicó Martínez.

El mar, por ejemplo, les ofrece lo necesario para subsistir. Allí pescan, se sumergen en busca de langostas, admiran las crecidas de los ríos, contemplan los delfines saltando y aseguran ver las sirenas. Por su parte, la tierra les da la oportunidad de cultivar otros alimentos para su dieta —plátano y coco—.

Asimismo, las aves son protectoras de los hombres en los bosques. El martín pescador cantando en la selva es un mal augurio. ‘Algo malo podría ocurrir’, dice la antropóloga. Pero, el mismo pájaro como alimento puede convertir a un hombre en un gran pescador.

La paloma, por su parte, es símbolo de santidad, la ingiere el ‘Candor’ —jefe de ritual— para purificarse y afinar la voz antes de celebrar la ceremonia de llegada a la pubertad.

En el mundo de los indígenas kunas hay algunas aves que son más sagradas que otras. La guacamaya es una de ellas. Los indígenas no la pueden tomar como alimento. El tono rojo en su plumaje indica que tiene la sangre muy fuerte para el organismo humano, aseguran.

El gavilán es sinónimo de guerrero. Los hombres en Gardi lo han adoptado como un símbolo tras la Revolución Tule que lideraron los indígenas el siglo pasado por la conservación de sus tierras y sus culturas.

Durante esta lucha, los varones de este pueblo fueron como gavilanes guerreros que se levantaron para defender a sus hermanos, cuenta la leyenda indígena.

Pero, hasta nuestros días los indígenas que viven en esta área son reconocidos como hombres valientes y viven bajo la protección del gavilán.

Así como las aves son importante, hay otros animales que también lo son. ‘Para muestra, un botón’, los nativos se abstienen de comer el tiburón, no por tener mal sabor, sino por ser un animal muy bravo. Al comerlo podrían experimentar las mismas propiedades.

La investigadora ha recogido información para revelar el misterio que envuelve a los nativos acerca de las aves. Además, contempla realizar un inventario de las especies que han hecho del paraíso kuna su hogar permanente o de aquellas que temporalmente lo visitan.

Hasta ahora, el conteo en campo demuestra que hay un gran potencial para el desarrollo de la observación de aves. Se ha llegado a identificar 273 especies de aves, y se espera que para diciembre del 2011, cuando termine la investigación, hayan más de 300.

La tutora espera recoger en un texto inédito los datos sobre la avifauna del sector occidental de Kuna Yala, que sirva como fuente a los indígenas para el desarrollo del ecoturismo y el manejo de sus recursos naturales.