Temas Especiales

24 de May de 2022

Planeta

Gestión ambiental en talleres panameños

PANAMÁ. La industria automotriz genera uno de los mayores porcentajes de la contaminación ambiental a nivel mundial. Las emisiones proce...

PANAMÁ. La industria automotriz genera uno de los mayores porcentajes de la contaminación ambiental a nivel mundial. Las emisiones procedentes de los escapes de los vehículos contienen monóxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno que son liberados a la atmósfera en importantes cantidades. Actualmente, más del 50% de las emisiones que proceden del sector transporte son producidas por los coches.

Sin embargo, hay compañías automotrices como Toyota y Volkswagen, que realizan acciones notorias en el área de gestión ambiental para minimizar este impacto.

La empresa automotriz Toyota, por ejemplo, estableció sistemas de manejo medioambiental en todas las regiones del mundo y en todas sus áreas de operación para promover e implementar las acciones que busquen la minimización del impacto que su actividad genera en el medio ambiente.

En este sentido, en el año 2004, la compañía japonesa estableció un programa denominado DERAP (Dealer Environmental Risk Audit Program), que dispone como prioridad la reducción de los riesgos ambientales en sus talleres de servicio.

Volkswagen, por su parte, ha desarrollado sistemas de gestión ambiental que incluyen principios que buscan incrementar la compatibilidad ambiental de sus automóviles y que sus plantas de producción sean sometidas a un proceso continuo de mejora.

Como resultado de ello, en México, la planta de camiones y autobuses de Volkswagen recibió un certificado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente que la avala como Industria Limpia.

En este caso, los aspectos evaluados fueron: el control de las emisiones a la atmósfera, el manejo de residuos peligrosos y de residuos no peligrosos, la gestión de aguas residuales, la disposición de sustancias químicas y el control de riesgos ambientales.

¿Y EN PANAMÁ?

En Panamá, la contaminación emitida por los vehículos automotores genera el 78% de los hidrocarburos y el 98% del monóxido de carbono que llega al aire, según un estudio realizado en el 2009 por el ingeniero ambiental Jorge Lee.

Sin embargo, hay empresas como Ricardo Pérez, S. A. que han decidido incluir la gestión ambiental como parte primordial de sus acciones de Responsabilidad Social Empresarial.

Es así como en el 2007, Ricardo Pérez, S. A. implementó el programa de gestión ambiental de Toyota en sus talleres, convirtiéndose en la primera distribuidora de Toyota que ejecuta un programa de este tipo en Latinoamérica.

Como parte de su novedosa gestión ambiental, la empresa ha realizado una importante inversión en sus talleres, con el fin de adecuarlos para ejercer un estricto control de residuos y reutilización de recursos.

Entre esas adecuaciones, se destaca una planta de tratamiento encargada de separar el aceite del agua, con el propósito de reciclar el agua y reutilizarla, la cual opera a través de tres fosos que separan el agua del aceite, después la filtran y finalmente la descargan para ser usada nuevamente en la operación del taller.

Los talleres también cuentan con una máquina recuperadora de aire acondicionado que recicla el gas emitido por los aires acondicionados de los vehículos, con separadores de residuos de cartón, residuos de eliminación y con depósitos para desechos peligrosos para evitar cualquier percance con el personal.

De igual manera, en los talleres se encargan de reciclar las llantas, baterías y aceites provenientes de los autos de los clientes, con el objetivo de evitar que se conviertan en residuos tóxicos.

Por esta gestión, en 2007 Ricardo Pérez, S. A. obtuvo, en los Premios Ambientales otorgados por la ANAM, una certificación de producción más limpia por reducir en un 40% su carga medio ambiental, y en 2010 fue merecedor del primer lugar en los mismos premios.