Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Planeta

Panamá tendrá un plan de protección de tortugas

El desarrollo costero, la contaminación marina y las pesquerías comerciales, así como las alteraciones del hábitat por el cambio climático

Panamá tendrá un plan de protección de tortugas
Panamá tendrá un plan de protección de tortugas

Las tortugas marinas son reptiles muy antiguos. Estos quelonios existen desde hace unos 110 millones de años, lo que nos indica que han sobrevivido incluso a la época de los dinosaurios.

Pero a pesar de su longeva existencia y de los esfuerzos que se hacen tanto en Panamá como en diversos países del mundo por conservarlos, las amenazas persisten.

Caretta caretta (tortuga cabezona o caguama), Chelonia mydas (tortuga verde, blanca o negra); Dermochelys coriacea (tortuga laúd o baula); Eretmochelys imbricata (tortuga carey); Lepidochelys kempii (tortuga lora) y Lepidochelys olivacea (tortuga golfina o lora) son las especies que todavía nadan en las aguas territoriales, pero que están incluidas en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, (UICN) y en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Para evitar que esas especies se sigan extinguiendo en Panamá, la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP) y el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) elaboraron un Plan de Acción para la protección, conservación e investigación de las tortugas marinas en la zona económica exclusiva y territorios de la República de Panamá.

‘Este documento contempla un diagnóstico y caracterización general de las especies presentes en Panamá. Analiza el estado y distribución de las mismas, considera las principales amenazas, toma en consideración el panorama del estado de conservación, así como la normativa vigente y las estrategias para la conservación', informó Marino Ábrego, biólogo y jefe encargado del Departamento de Evaluación de la ARAP.

Ábrego, quien además es delegado de Panamá ante el Comité Científico de la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (CIT) adelantó que el plan aún está en revisión para su aprobación. Fue financiado por Conservación Internacional.

El biólogo mencionó que las principales amenazas que enfrentan los quelonios son: el saqueo de huevos, caza para comercializar su carne y concha, captura incidental, desarrollo costero e infraestructuras, desarrollo de puertos y turístico, introducción de especies exóticas, contaminación, destrucción de su hábitat y cambio climático.

Por otro lado, una investigación de la Humane Society International (IFAW por sus siglas en inglés) achaca el declive de las tortugas a las dificultades que éstas deben enfrentar en su ciclo vida y lo califica como ‘bastante complejo', puesto que ‘en cada etapa de sus vidas, necesitan diferentes tipos de hábitat o ambientes para desarrollarse, y deben recorrer cientos o miles de kilómetros entre las zonas donde se alimentan y las playas donde desovan, lo cual aumenta el número de obstáculos que deben superar para lograr sobrevivir'.

Hasta 2008, Panamá contaba con un decreto ejecutivo que establecía un periodo de veda (desde el 1 de mayo hasta el 30 de septiembre) para recolectar y vender de huevos de tortugas y se prohibía la captura de sus crías, pero éste fue cambiado por la Ley 8 de 4 de enero de 2008, que contiene prohibiciones relacionadas directamente con la captura y comercio de productos y subproductos de las tortugas marinas y aprueba la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de estas especies.

‘El objetivo de esta Convención es promover la protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y de sus hábitat, basándose en los datos científicos más fidedignos disponibles y considerando las características ambientales, socioeconómicas y culturales de las Partes', detalla la ley.

==========

ESPECIES AMENAZADAS

Tortugas en riesgo, pero que aún nadan en aguas panameñas.

Tortuga cabezona o caguama, tortuga verde, blanca o negra), laúd o baula, carey, golfina o lora todavía existen en el istmo, pero están en riesgo.