Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Planeta

Avistamiento de ballenas, espectáculo al natural

No importa cuántas películas y documentales de las ballenas haya visto. La experiencia real las supera con creces.

Alas seis de la mañana empieza el movimiento en el Balboa Yatch Club en Amador. De allí a diario salen algunos ferry a diversas islas del archipiélago de Las Perlas, llevando a sus habitantes, funcionarios y turistas que participan en diversas giras que incluyen las de avistamiento de cetáceos.

Es conocido que las ballenas jorobadas visitan las costas del Istmo en busca de aguas más cálidas y poco profundas para atender a sus crías, por lo que no es raro encontrarlas en algunas áreas, incluso cercanas a la costa.

Las Perlas es una de esas áreas, que ofrecen la ventaja de un acceso rápido a la ciudad. El ferry toma poco más de hora y media para llegar a la isla Contadora. De allí, botes locales nos esperan para dar inicio a la gira.

Danilo es vecino de las islas, él maneja uno de los botes que nos lleva a observar estos grandes cetáceos y, por lo que dice, parece que ya los conociera. Con Kathy, nuestra guía, comenta, ‘Ayer vieron a un macho y a una hembra con su cría', dice. También saben más menos en qué área y hacia allá nos dirigimos.

Kathy nos informa que en los últimos días se ha visto una buena cantidad de ballenas. Es el mejor momento de la temporada (agosto) que se extiende hasta octubre.

Los botes toman algo de velocidad y la expectativa crece cuando los responsables dicen ‘allá están'.

Los invitados no vemos nada. Nuestros sentidos no están entrenados para ubicar ese punto en medio del mar. Pero a medida que nos vamos acercando podemos ver con nuestros propios ojos, algo que parece una animada fiesta. Un grupo de ballenas jorobadas retoza como si tuviesen un motivo para celebrar. Ni siquiera habían pasado unos quince minutos desde que nos subimos a los botes.

El trabajo de Danilo requiere de precisión y buenos reflejos. Las ballenas se mueven, no están estáticas y hay que estar muy pendientes de la dirección que toman. No son agresivas, pero su gran tamaño las hace peligrosas. Además, somos los humanos quienes invadimos su territorio.

La gira no es larga y esto tiene una razón lógica. No se debe acosar a las ballenas que, si sienten su espacio invadido, no dudarán en alejarse. Y nadie quiere eso. Qué mejor que ser testigo de unos minutos en la vida de estos animales en plena libertad, sin coreografías, sin redes , barreras ni amenazas para su supervivencia

LAS GIRAS

El avistamiento de ballenas adquiere más fuerza con los años. No es nada nuevo que las ballenas corren peligro de extinción y a nivel mundial se han hecho ingentes esfuerzos para prohibir su caza. Grupos proteccionistas han establecido que las ballenas pueden generan mayores ingresos vivas que muertas.

En Panamá, esta actividad se viene llevando a cabo desde hace ya algunos años. Los sitios preferidos son las costas de Pedasí, el área del golfo de Montijo, de Chiriquí y el archipiélago de Las Perlas.

Contadora Treasure es una empresa que decidió incursionar en algunas actividades turísticas incluyendo el avistamiento de ballenas. Para ello se dieron a la tarea de investigar la situación actual de estas especies.

‘Tienes que conocer las Razones por las que visitan Panamá, la manera de protegerlas; intercambiar conocimiento con los locales ya que ellos han nacido, crecido y vivido junto a las ballenas. Asimismo nosotros podemos aclarar y explicarles de manera científica lo que sabemos, así aprendemos el uno del otro', dice Carina Rickson, gerente general de Contadora Treasure.

La empresa que administra Rickson es una de cinco que se dedican a la actividad en el área de Las Perlas. Ellos trabajan con habitantes de la comunidad. Esto requiere de mucha comunicación e instrucción pues la actividad está reglamentada para mantener la seguridad tanto de los visitantes como de los cetáceos y que la actividad sea sustentable.

La Ley 13 del 5 de mayo de 2005 constituye el Corredor Marino de Panamá para la protección y conservación de los Mamíferos Marinos, y la Resolución ADM/ARAP No. 01 de 29 de enero de 2007 norma el avistamiento de cetáceos en las aguas jurisdiccionales de la República de Panamá.

En el establecimiento de ambas reglamentaciones participó el biólogo marino Héctor Guzmán, investigador del Instituto Smithsonian.

‘Hubo reuniones que desencadenaron justamente en el establecimiento de códigos de seguridad para el avistamiento de ballenas, con el fin de regular la actividad y evitar que los cetáceos sean acosados como está ocurriendo en el área de Bocas del Toro con los delfines y en algunas otras áreas donde se congregan estos animales. Se corre el riesgo que los cetáceos decidan no acercarse a las costas para no ser molestados', advierte Guzmán.

La Organización MarViva ha hecho circular un manual instructivo sobre reglas para el avistamiento responsable. Este documento es el utilizado como preferencia por Contadora Treasure, sin embargo, Rickson admite que no todos toman esto en cuenta. ‘Necesitamos más trabajos de inspección y vigilancia. Observamos grandes yates privados que no siguen ninguna norma de avistamiento responsable', dice.

A esto agrega Guzmán que es irónico cómo ha podido establecerse sin problema alguno, una ruta para las embarcaciones que realizarán tránsito por el Canal de Panamá, para no poner en peligro la integridad de las ballenas.. Sin embargo no ha sido posible poner en regla a pequeñas embarcaciones que acosan a las ballenas.

Y es que a pesar de la existencia de estos reglamentos, no se cuenta con suficiente fiscalización. ‘Realmente no hay quien se encargue de hacer una vigilancia para que estas reglamentaciones se lleven a cabo. En algunas ocasiones nos han puesto quejas de acoso contra estos animales pero, no es menester de los científicos hacer regir las leyes sino de las autoridades', afirma Guzmán.

MÁS VISITAS

Contdora Treasure lleva un registro de visitas de ballenas que ellos llaman ‘El Diario de la ballena'. 'Aquí escribimos cuánto tiempo tardamos en hacer el primer contacto, su comportamiento, si están en grupos, hembra con su cría, etc., pero esto no puede considerarse información científica', indica Rickson.

Al no haber finalizado la temporada, es muy temprano para establecer si más ballenas están visitando nuestras aguas. Es necesario esperar los resultados investigativos de las organizaciones idóneas para esto, una vez culmine la temporada y así tener datos para comparar con el año anterior.

A esto agrega Guzmán que ‘aunque no hay un conteo formal o científico sobre la visita de las ballenas, se les encuentra con mayor frecuencia lo que indica que puede estar creciendo el número de ballenas visitantes'.

Que las ballenas jorobadas sigan frecuentando las aguas panameñas depende del buen desenvolvimiento de la actividad de avistamiento y seguir promoviendo la investigación científica de cetáceos en Panamá.

==========

‘Tienes que conocer las Razones por las que visitan Panamá, la manera de protegerlas; intercambiar conocimiento con los locales ya que ellos han nacido, crecido y vivido junto a las ballenas',

CARINA RICKSON

CONTADORA TREASURE

==========

AVISTAMIENTOS

Reglas que rigen la actividad con cetáceos

  • Mantener el bote de observación en una posición Paralela a la ballena.
  • No perseguir a las ballenas por detrás.
  • No esperar a que la ballena se sumerja, y luego colocar el bote frente a ella cuando salga a respirar.
  • Respetar a la madre ya que ella amamanta y enseña a respirar y nadar a su cría.
  • No tener bocinas con alto ruido ni saltar en los botes cuando ellas se acercan.
  • Prohibido el uso de ecosondas.
  • Mantenerse a unos 250 metros de distancia.
  • No deben haber mas de tres botes de observación de ballenas, junto a un grupo de ellas. No rodearlas con los botes.
  • Se prohibe el uso de kayaks o hacer snorkel cerca de ellas.