Temas Especiales

30 de Mar de 2020

Planeta

El programa científico Nagoya motiva a los jóvenes a investigar

Con un proyecto piloto en una comunidad pesquera, sin luz eléctrica, el biólogo Luis Cubilla Ríos pudo comprobar que los niños pueden ser motivados a investigar

Cuando Luis Cubilla Ríos llegó por primera vez a la comunidad playera de Pixvae, en el corregimiento de Las Palmas, se sorprendió de la rústica belleza del sitio, dedicado principalmente al turismo y a la pesca, pero sin electricidad ni ningún tipo de comodidades modernas.

Cubilla, químico y biólogo investigador y líder panameño del proyecto Nagoya (ver en este mismo artículo), había ido hasta este lejano poblado por un camino de tierra, acompañado de un equipo de microbiólogos, químicos y botánicos, para hacer una investigación sobre la fauna marina del lugar.

Al convivir varios días con los moradores, se dio cuenta de que en la escuela pública contaban con un pequeño laboratorio, cuyo único instrumento eran unos destartalados microscopios.

Parecían inservibles, pero uno de los miembros del equipo que lo había acompañado sugirió que él los podía poner a funcionar.

Pocos días después, uno de sus compañeros mostraba al científico una fotografía que le llenaría de satisfacción: era el grupo de niños de Pixvae alrededor del microscopio, esperando su turno para observar un contra luz.

La experiencia de Pixvae le confirmó al investigador y docente lo que él sospechaba: con las guías apropiadas, los niños de entre 7 y 10 años podían desarrollar una fuerte curiosidad por conocer y comprender el mundo que les rodea. En Pixvae había nacido un grupo de investigadores.

ELECTRICIDAD

El interés de los jóvenes motivó a Cubilla a pedir fondos al programa Nagoya para colocar paneles solares en la escuela de Pixvae con el fin de generar electricidad para el laboratorio.

Posteriormente, al comprobar que los jóvenes pixvaeños mantenían el interés, Cubilla solicitó más fondos para extender su radio de acción a otras comunidades del país, siempre con la idea de motivar a los estudiantes de escasos recursos a interesarse en la ciencia y la investigación.

‘La educación en ciencia y en matemáticas en el país no es nada buena, así que pensé que trabajando personalmente con los jóvenes podía hacer una diferencia', dijo Cubilla Ríos a La Estrella de Panamá.

Hoy en día, Cubilla Ríos asegura haber involucrado a unos 2000 estudiantes panameños en actividades de investigación.

PROTOCOLO DE NAGOYA

El químico, biólogo y catedrático de la Universidad de Panamá Luis Cubilla Ríos, fiel convencido de los beneficios incalculables que se pueden derivar del estudio de la ciencia y de las actividades de investigación, es miembro fundador del Sistema Nacional de Investigación.

También es colaborador del proyecto Nagoya, al que Panamá fue uno de los primeros países latinoamericanos en unirse. Este protocolo otorga fondos para tres objetivos: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de recursos genéticos.

El primer país en recibir los fondos de este protocolo fue Panamá, gracias a las iniciativas promovidas por Cubillas y otros científicos.

Los fondos que otorga el proyecto se dividen en el Instituto Smithsonian; Luis Cubilla, como representante de la Universidad de Panamá, e Indicasat, un laboratorio que se encuentra en la Ciudad del Saber, adscrito a la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología.

==========

‘A través de la investigación podemos transmitir conocimientos',

LUIS CUBILLA RÍOS

INVESTIGADOR Y CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ