Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Planeta

Alertan del daño económico de la introducción de especies foráneas

Las islas y las economías emergentes serán las más afectadas por la introducción de miles de especies invasoras

Alertan del daño económico de la introducción de especies foráneas
El pez león, una especie invasora que se introdujo en Panamá, ha puesto en peligro la pesca artesanal.

El progresivo aumento de especies foráneas debe frenarse para evitar las ‘graves consecuencias económicas' resultantes de la degradación de los ecosistemas locales, subraya un estudio publicado por la revista Nature Communications , públicó recientemente Efe .

Las especies invasoras son plantas y animales que se reproducen en un lugar y son introducidas en otro territorio al que no pertenecen, mediante diversos medios.

El estudio, en el que participaron 45 investigadores de 18 países, considera que las islas y las economías emergentes serán las más afectadas por la introducción de miles de especies foráneas en otros ecosistemas. Ese fenómeno ha ido en aumento desde hace 200 años y se ha acelerado claramente en los últimos treinta.

El documento, difundido por el Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA) de Francia, atribuye este peligroso crecimiento a ‘la intensificación de los intercambios comerciales'.

SEGUIMIENTO

Migración acelerada de especies invasoras.

En los 200 años analizados, el 37% de las migraciones en todos los grupos de seres vivos, exceptuando los mamíferos y los peces, se concentraron entre 1970 y 2014.

Entre las especies que se han introducido recientemente en ecosistemas ajenos figuran insectos, algas y crustáceos debido ‘al comercio y al transporte de personas y mercancías'.

‘Los organismos introducidos pueden convertirse en invasores y desestabilizar profundamente los ecosistemas que conquistan. Son también la causa de la desaparición de miles de especies, sobre todo en las islas. Estas migraciones pueden tener consecuencias económicas graves', alerta el documento.

En el mismo, se pidieron mejores políticas de prevención y un ‘mejor desarrollo de acuerdos internacionales' para controlar los movimientos de especies animales y vegetales foráneas, que son aquellas que se instalan en un ecosistema que no era el suyo originalmente.

Puso como ejemplo el caso de las abejas europeas, que están ‘presionadas' por la llegada del avispón asiático. También el de la mariposa ‘bombyx disparate' introducida desde Francia a Norteamérica y que se ha convertido en ‘uno de los principales depredadores' de los bosques de la región.

El estudio demandó a países y regiones con reglamentaciones sobre especies foráneas, como Japón, Australia, Sudáfrica, Estados Unidos y la Unión Europea, mejoras en sus sistemas de prevención, y aportó el ejemplo de la legislación de Nueva Zelanda de 1993.

En los 200 años analizados, el 37% de las migraciones en todos los grupos de seres vivos, exceptuando los mamíferos y los peces, se concentraron entre 1970 y 2014.

Entre las especies que se han introducido recientemente en ecosistemas ajenos figuran insectos, algas y crustáceos debido ‘al comercio y al transporte de personas y mercancías'.

En Panamá, desde la época de la construcción del ferrocarril y del Canal de Panamá los visitantes de todas partes del mundo comenzaron a traer algunas especies invasoras tropicales al país, entre ellas: árboles y palmas del Caribe, las cuales hoy muchas son consideras nativas, ha dicho a este diario el biólogo del Instituto Smithsonian de Investigaciones TropicalesI (STRI, por sus siglas en inglés), Stanley Heckadon, quien señala que también se introdujeron plantas de África y Asia.

Una de las especies más agresivas que ha entrado a Panamá, es el pez león. Originario del océano Indico y del Pacífico Occidental, esta especie invasora llegó al país aparentemente, de forma accidental al Caribe, y donde ha causado daños irreversibles, poniendo en peligro la pesca artesanal, la industria pesquera, el turismo, el ecosistema y la biodiversidad marina.